27 Abril 2009: La única opción de Lugo es Casarse, tras Escándalo de Paternidad

Apr 28 2009 @ 05:16am
Por: Manuel
Publicado en: Noticias
Monseñor Claudio Giménez, señaló que no podrá ser analizada la situación del presidente de Paraguay en asamblea de la CEP, ya que nadie nunca lo acusó por escrito.

Un obispo dijo el lunes que el presidente Fernando Lugo debe contraer matrimonio con una de las tres mujeres que le reclamaron la paternidad de sus niños.

``La única salida que tiene Lugo es casarse con una de ellas'', declaró monseñor Claudio Giménez, obispo de la diócesis de Caacupé y miembro de la Conferencia Episcopal Paraguaya, el lunes en la noche a la radioemisora Ñandutí, de Asunción.

El prelado se refería a Viviana Carrillo, de 26 años, Benigna Leguizamón, de 25, y Damiana Hortensa Morán, de 39, quienes en las últimas tres semanas denunciaron ante la justicia y la prensa la paternidad irresponsable del ex obispo y ahora mandatario.

Giménez habló con periodistas del pueblo Caacupé, principal centro de adoración mariana del Paraguay, y uno de los cronistas transmitió sus palabras para la radio Ñandutí. ``Para aquietar las aguas debe casarse, no hay otra salida'', acotó.

Con Carrillo y Leguizamón, según las denuncias de éstas, Lugo concibió sendos niños que ahora tienen 2 y 6 años de edad mientras todavía era obispo de la diócesis del departamento de San Pedro, a 360 kilómetros al norte de Asunción, el más pobre del país.

Al niño Guillermo Armindo, hijo de Carrillo, el jefe de estado lo reconoció públicamente como suyo e, incluso ya consiguió que la justicia accediera a su pedido para que lleve el apellido Lugo.

Leguizamón, en cambio, no logró el reconocimiento del mandatario, por lo que lo denunció ante un juzgado de la niñez en Ciudad del Este.

Morán, por su lado, confesó que no quería nada del presidente pero, según versiones de prensa no confirmadas, finalmente habría cambiado de opinión y podría reclamar la filiación para su hijo Juan Pablo de 16 meses.

Lugo renunció al sacerdocio en diciembre del 2006 y hasta julio del 2008 recibió la dispensa papal.

Con relación a la violación de los votos de castidad por parte de Lugo al mantener relaciones sentimentales y sexuales mientras aún era miembro del episcopado, monseñor Giménez dijo que ``los obispos escuchábamos voces sobre su presunta inconducta pero nunca nadie lo acusó por escrito, por tanto no podría ser analizada su situación en asamblea de la CEP''.