La administración de los desechos en China y Japón: Una revisión del sector

Nov 25 2011 @ 12:08am
Por: Juan Carlos .
Publicado en: Negocios
Luego de años en los que Japón lideraba sin pugna la carrera de la administración de los desperdicios, hoy en día aparenta que la situación se ha ido compensando. No solamente por lo que respecta a los desguaces en Estados unidos. y la Unión Europea, por otra parte también en lo que se refiere a su vecino: China.

Pero, tampoco se puede negar que Japón todavía se encuentra al frente por lo que a Inversión y desarrollo y seguridad del medio ambiente toca.

Su proyecto de reciclado de motocicletas, único en el mundo, se encuentra generando proporciones de aprovechamiento y reciclaje superiores al 90% del global, a través de la reutilización particular de determinados desechos como el plástico o las baterías.

Al mismo tiempo, la legislación de Japón dictamina una duplicada responsabilidad en la utilización y el proceso de los desperdicios.

La responsabilidad del emisor, que supone la destrucción limpia y la transformación de los componentes aptas de pasar por el procedimiento, y la del productor, que trata de lograr que los fabricantes o distribuidoras de vehículos se hagan juiciosos con lo que sucede toda vez que dichos productos se convierten en desperdicios.

Y esto sólo por lo que toca a las motociclos. Con relación a los coches, desde 2005 se encuentra vigente "La ley de Reciclado de los Automóviles", que se halla generando tasas de reciclaje por encima del 92p.c. del total. Un 8por ciento adicional que el implantado por las leyes internacionales hasta 2015 (el 85%).

Sin embargo a la nación del sol naciente le ha salido un implacable y cercano contrincante. China. Si bien resulta comprobable que el titán asiático posee temas en trámite de solventar aún con las peticiones de la comunidad internacional. Desde hace tiempo, se le continúa exigiendo un compromiso más fuerte con el entorno y con los privilegios de los subordinados.

De cualquier manera, los números se hallan presentes. China ha aparecido como uno de los mercados más fundamentales de cara al sector automotriz, volviéndose el mayor productor y cliente de la industria desde 2009.

De acuerdo con los números presentados por parte del Ministerio de Seguridad Pública chino, cerca de cien millones de automóviles se desplazan a través de las autopistas del país. Y su potencial todavía no ha arribado ni a la mitad.

Debido a que si incluimos igualmente la cantidad de motocicletas, remolcadores y camiones, en 2011 se ha obtenido la cifra de 217 millones de carros. Un 4,8por ciento adicional que en 2010, con unas 11 ciudades de China superando el millón de vehículos.

Sin olvidar que, de acuerdo a la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos (OIA), en China se manufacturan más de dieciocho millones de carros, superando considerablemente los logrados por las factorías que a Alemania, Estados unidos y Japón tienen situadas ahí.

Aunque, aquellas mismas cifras han obligado a China a revisar determinadas cuestiones.

A pesar de que el país aún posee unos cuantos automóviles por número de habitantes (se encuentran 75 autos por cada mil habitantes, de cara a los setecientos de Estados Unidos y los más de quinientos de la Unión Europea), el incremento efectuado ha implicado que las mayores urbes hayan de tolerar terribles atascos y unos altísimos niveles de contaminación.

Por no hablar de la gestión de los residuos. En ese caso, la condición que mayormente intranquiliza es que la vive el sector del desguace de buques, puesto que China se encuentra entre los principales países del mundo del sector.

La ocupación de una mano de obra de poco valor, las pésimas condiciones de trabajo o las pocas medidas de conservación medioambiental componen problemas que la autoridad china debe zanjar.

Pese a que, en la última década, han pasado cierta colección de iniciativas a fin de mejorar la situación del sector de desguaces de navíos y que las compañías alcancen de esa manera la aprobación de las instituciones internacionales.

Una de esas ideas la hizo la empresa P&O Nedlloyd ubicada en Shangai. Se refería a un sistema con el propósito de perfeccionar el sector del desguace a través de la realización de sistemas de administración.

Con es propósito, se seleccionaron dos astilleros de la región. Los empleados recibieron instrucción y se les proporcionó material de protección y descontaminación.

En definitiva, se despiezaron 19 embarcaciones en tres años (2000-2003) atendiendo la inspección y los métodos sugeridos por la sociedad.

Esta singular idea representó al mismo tiempo un punto de partida a modo de que la Asociación Nacional de Desguaces de Barcos en China promocionara una campaña de cara a mejorar la sanidad, la seguridad y la protección del medio ambiente en cuatro de sus astilleros.

La propuesta se tornó todo un suceso y los cuatro astilleros lograron las certificaciones ISO 14001 y OHSAS 18001, que reconocían su preparación para admitir navíos de inmenso tamaño.

En 2007, China dió un golpe más al conformar parte de la "Internacional Ship Recycling Association" (ISRA). Una organización establecida ese mismo año con el fin de promover el intercambio de datos, planes y formación, para emprender a nivel mundial una industria de desguace de barcos cimentada en la destreza y en el respeto al medio ambiente.

Dos años más tarde, en 2009, se avalaba el "Convenio Internacional de Hong Kong para la seguridad y gestión medioambientalmente racional del reciclado de buques". China no sólo se volvió el país anfitrión, sino que además colaboró en la creación del tratado.

Aunque, no lo ratificó. De hecho, apenas se consigue conocer determinado país que lo haya llevado a cabo.

Lamentablemente, y por lo que respecta al sector desguace, todavía hay bastantes países a los cuales el sector les genera prominentes dividendos y no ven manifiesta una transformación la cual, según su parecer, conseguiría hacer que se redujeran los beneficios.

De todas maneras, y pese a los problemas que debe zanjar, China es consciente de que ha de continuar dando pasos en asunto de transformación de desperdicios.

Y es que iniciativas iguales a las que ha efectuado su vecino Japón, vinculando la habilidad con el amor por el entorno, se vuelven el futuro de un sector que tiene un enorme potencial de transformación.
Cherada.com RSS Feeds

Suscríbete!

Feed Chicklet

Cherada en tu correo:

Hazte Fan!

Cherada en Twitter
Cherada en Facebook