El Poder de la Imaginación

Dec 23 2013 @ 12:40pm
Por: Spencer
Publicado en: Salud
La imaginación es la madre del arte y el arte es una aproximación a lo divino. -M. A.

El hombre está saludable o enfermizo según el retrato que le tome su imaginación. -M. A.

La imaginación puede llegar hasta donde ninguna medicina ha llegado. -Frase antigua

Eres como te imaginas. -M. A.

La fuerza y el poder de la mente se obtienen por el constante ejercicio de ésta. -J. Cruse

Antes de continuar con la fuerza de la imaginación, es bueno recapacitar sobre el porqué estamos afanosamente adquiriendo potencias, las cuales hacen del organismo una fortaleza inexpugnable. Pongamos un sólo caso de una de las miles enfermedades a las cuales tienen que enfrentarse los médicos.

La Hepatitis A afecta a casi todo el mundo, en los primeros 15 años de vida, pero sólo en un 25% se desarrolla la enfermedad. ¿Por qué en los otros casos, no obstante haber estado el virus, se "cansó" y se fue? Los médicos no han dado respuesta, pero ya sabemos que el sistema defensivo se encontraba suficientemente fuerte y venció.

¿Por qué el organismo de unos se encontraba fuerte y el de otros no? Porque se reunieron en el individuo diferentes factores negativos o positivos que lo pusieron en posición de vencer o ser vencido.

¿Cuáles son esos factores positivos o negativos? Las potencias y antipotencias que estamos estudiando.

¿Por qué unas personas, sin haber leído este libro, tenían estas potencias y otros no? Porque las potencias son naturales, las traemos cuando venimos a este mundo; algunos, por varios motivos que les brinda la vida, las poseen en forma natural o por sabiduría; y otras personas las pierden, quizás por el agitado trajín de la vida.

Lo importante, en este caso, es reconocer que no estamos frente a una situación simple sino ante un factor difícil e importantísimo del cual dependen nuestras vidas y las de nuestros seres queridos.

Nos encontramos frente a frente con el dolor y esto es cosa seria.

Continuando con la Hepatitis, tenemos la B. El 15% de las personas infectadas no responde al tratamiento y muere. (¿Por qué no responden al tratamiento? Ya sabemos... cuentan con pocas potencias). La Hepatitis C. es una de las más peligrosas porque el 90% se convierte en enfermos crónicos.

La Hepatitis D la adquieren quienes han sufrido la B y la mitad de los pacientes no responden a los tratamientos... y mueren. Continúan la E, la F, la G, y ya se están agotando las letras para nombrarlas a todas. Los investigadores se "matan" por encontrar las formas de acabar con esos "bichos" y ven con desánimo cómo aparecen nuevos virus a medida que avanza el tiempo.

Las enfermedades aparecen de un momento a otro y los síntomas son muy leves hasta cuando ya queda poco por hacer. De ahí la importancia tan formidable de la Antemedicina. Es mejor estar preparado y fortalecido para no tener que hacer trabajar tanto a los médicos con enfermedades de la A a la Z... y a los sepultureros antes de tiempo.

EL PODER CURATIVO DE LA IMAGINACIÓN
(2.3 potencia del saber pensar)


Nos encontramos ante la más contundente fuerza que jamás se haya conocido, que actúa directamente contra la enfermedad; no encuentra barreras, opera en el campo cuántico y traslada sus efectos al mundo físico.

A ciencia cierta, no se sabe qué es la imaginación. Parece como si fuese la película que el cerebro, por medio del pensamiento, proyecta en la pantalla gigante de la mente haciéndola plasmar imágenes en el mundo físico. La imaginación es algo que, siendo inmaterial, causa efectos reales.

La imaginación es el idioma más práctico con el cual podemos convencer a la mente para que solidifique algo. A toda persona le llega lo que imagina con claridad y persistencia. A todos nos ha ocurrido que, de pronto, se nos viene a la mente una persona que hace tiempo no hemos visto y pronto nos encontramos con ella. No sabemos cómo ocurre; pero sabemos que la imaginación solidifica lo que proyecta en la mente.

La imaginación es más importante que el conocimiento. --Albert Einstein

LA IMAGINACIÓN EN ACCIÓN

Dado que nos encontramos, sin duda alguna, ante una fuerza tan avasallante, utilicémosla inteligentemente para alejar la enfermedad. ¿Cómo hacerlo? Muy fácil: basta imaginarte que estás aliviado.

No es pensar que te vas a aliviar; es verse rebosante de salud como lo eras cuando no tenías el mal que te está incomodando. Puedes ayudarte mirando fotografías anteriores volviendo a revivir esos momentos. Proyecta una película en tu mente; no pienses mucho sino que proyecta muchas imágenes donde te veas ágil y sonriente.

Recuerda que una cosa es pensar y otra es imaginar, entonces crea una imagen tan nítida y detallada como te sea posible. Transporta esa imagen al futuro; mírate libre de la enfermedad y luego transporta esa imagen al presente. Ten en cuenta que imaginación todo lo puede. No pienses en nada, simplemente proyecta esas imágenes en tu mente.

Ahora imagina el color rojo, el amarillo y luego el azul. Mira como el arco iris penetra en tu cuerpo con los siete rayos y evacua la enfermedad; siente el proceso y mira cómo ocurre (se advierte que la Antemedicina no asegura que las aguas de colores, rayos y energías misteriosas tengan poder en sí de curación; mas, utilizadas mentalmente, se constituyen en apoyo para la mente y ésta sí cura.

La fe por sí sola tampoco cura pero estimula la imaginación, el pensamiento y la esperanza. Estas últimas son las que sí tienen conexión directa con el sistema inmunológico del cual nadie discute que es el único que cura).

Suelta las riendas de tu imaginación. Al principio será difícil concentrarte; mas, al cabo de algunas prácticas, es difícil detener el vuelo de la imaginación. Comenzarás a ser otra persona y tu enfermedad irá desvaneciendo. Imagina que todo ha sido una pesadilla y pronto despertarás a un estado de salud incomparable.

CUIDADO CON LA ANTIPOTENCIA

A muchas personas se les ha despertado el cáncer con sólo el médico decirles bruscamente: "tú tienes cáncer". La imaginación de la persona de inmediato ve un cáncer gigante que se lo está carcomiendo y puede morir en pocos días.

No solamente con esta enfermedad sino con todas nos sucede lo mismo y la imaginación siempre exagera las cosas negativas; es el defecto que se debe controlar en ella. Es una ley dc Antemedicina: cuando a una persona se le informa la enfermedad que tiene, de inmediato se le vuelve más grave. Es muy posible que la imaginación te haya colocado la enfermedad más grave de lo que corresponde a su realidad. Con la misma fuerza que se ha llegado al fondo, la podemos utilizar para salir de él.

Imagínale saltando. Haz un baile mental y goza en él. La Antemedicina considera que todas las personas están la mitad de enfermas de lo que ellas creen y sienten; con razón, porque toda enfermedad es difícil de soportar y desalentadora; pero no es justo con uno mismo crear antipotencias que lo hundan más, sabiendo que existen potencias que lo pueden sacar de la más dura crisis.

Lo que la M mide con un metro, la AM lo mide con 50 cm solamente; es una realidad porque en toda enfermedad el miedo, el desaliento, la desesperanza, la imaginación negativa conforman la otra mitad. Par tal motivo tú puedes, desde hoy, hacer retroceder, a ciencia cierta, el mal en un 50%; y esto es muy alentador.

Imagínate aliviado completamente, y cada una de un células lo creerá.

Las células defensivas -nuestros valerosos soldados-, también necesitan estímulo. La M sólo les da balas para que, peleen (fármacos). Ellas también requieren un ideal, una bandera que las incite a ganar. Si te imaginas radiante de salud, tu ejército defensivo tendrá una razón justa para luchar.

EL MÉDICO QUE NUNCA FALLA

Repite lo siguiente: imagino una mano poderosa, dirigida por la Omnipotencia infinita. Observo cómo toca mi cuerpo.

Miro cómo penetra en mí y organiza en forma armoniosa todos los desperfectos: los microbios huyen despavoridos y son atacados por células defensoras, hay alegría en mi interior y todos mis órganos deciden cooperar.

La mano poderosa está dentro de mí, la veo tan clara que me atrevería a saludarla. Se está realizando en mí una curación cuántica, la misma que ha curado a millones de personas. Ahora el turno me toca a mí: ya he esperado lo suficiente y no voy a desfallecer esta vez, es mi oportunidad gloriosa.

La Antemedicina, como lo estamos viendo, recoge todos los poderes y acciones de que disponemos; aquellos de los cuales, por craso error, la medicina hace caso omiso. Una sola página de este libro la puede romper un niño con facilidad, el libro completo no lo puede romper el hombre más fuerte.

Por tanto, recoge todas las acciones con las cuales nos liemos venido enriqueciendo. No creas que son pequeñas; cada una tiene su razón de ser. Juntas conforman una fuerza incontenible que produce lo que algunos llaman milagro.

Terminamos este capítulo con las frases del más sabio entre los sabios:

No tengas por pequeña una acción, por simple que parezca.

La acumulación de pequeñas acciones buenas, conforma una fuerza grandiosa. - Buda

(Ver libro Qué fue lo que cl Buda descubrió.)

Volver al Índice del libro: "Cómo Curar las Enfermedades Incurables"