La Fuerza Vital: La Potencia que Todo lo Repara

Nov 02 2013 @ 02:01am
Por: Spencer
Publicado en: Salud
No pases noches felices si te quitan días felices.   -Sentencia   

De cenas, vinos y Magdalenas están las sepulturas llenas.   -Refrán Antiguo

A medida que nuestro cuerpo se fortalece, la enfermedad se debilita.  -M.A

Las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que verdaderamente curan todas las enfermedades   -Hipócrates (Padre de la medicina)   

Ninguna medicina obra en un paciente que carezca de fuerza vital

LA POTENCIA QUE TODO LO REPARA

(3a. potencia del saber vivir)

Existe una potencia maravillosa que pone todas las cosas en orden en el almacén interno de la salud. Puede llamarse la potencia estabilizadora o de la armonía. Cura definitivamente el estrés, logra que las personas eviten errores en el trabajo y aumenten el rendimiento intelectual y físico.

Las personas que carecen de esta potencia se irritan fácilmente, sus organismos no pueden conservar sus energías y se enferman. Todo proceso de sanación necesita de una fuerza inmensa. Lo malo del caso es que la mayoría de las personas no pueden adquirir esa potencia; es muy difícil de ejecutar y requiere de una inversión de tiempo imposible de gastar y exige mucho sacrificio.

¿Cuál es la potencia de la armonía física e intelectual cuya falta ha llevado a tantos a la tumba, y, en cambio, a otros los ha convertido en genios?

Una siesta diaria es el maravilloso secreto mediante el cual el organismo recupera las energías perdidas y pone el interior de la casa en orden.

Media hora de siesta placentera es más reparadora que tres horas de sueño intranquilo. Hacer siesta es ganar tiempo, porque la energía corporal humana aumenta y el cerebro se hace más lúcido; ello evita errores, olvidos y contratiempos posteriores.

Todos los animales hacen varias siestas al día; aprovechan cualquier oportunidad para descansar; no queman el organismo inútilmente. Esto se los enseña la Naturaleza y a eso deben la salud y vitalidad envidiable que mantienen.

Observa a tus mascotas y aprende de ellas.

¿Por qué el hombre no realiza varias siestas en el día? Por ignorancia. El ser humano necesita varias siestas al día, tanto para recuperar la salud como para conservarla. El cuerpo nos avisa, a menudo, que debemos hacer un pequeño alto para poder ejercer funciones muy importantes; pero nosotros le contestamos con un tinto que le dice "arre caballo".

Consecuencia de lo anterior: la tensión, el estrés, el nerviosismo, la indecisión y la baja de defensas corporales, las cuales son tarjetas de invitación a todas las enfermedades. Si comienzas a hacer siestas periódicas, adquieres una potencia más; lo contrario, es una antipotencia.

LA MEJOR MEDICINA NATURAL

Muchas personas se han renovado completamente haciendo siestas. Si quieres adquirir fuerza vital, y a la vez debilitar al máximo la enfermedad, haz lo siguiente:

1) Crea condiciones favorables para tener cómo, dónde y cuándo hacer pequeñas siestas. (Un principio de la AM: pequeñas acciones resultados gigantescos).

2) Ataca la enfermedad varias  veces al día con el cañonazo de una tranquila siesta. El organismo aprovecha para deshacerse de elementos tóxicos, pone en orden y repara el sistema nervioso y alerta el sistema defensivo para que le gane al mal.

3) Durante la siesta no es necesario dormir. Basta con relajar todas las partes del cuerpo. Como es muy difícil dejar de pensar, imagina entonces un viaje dentro de tu cuerpo. Haz un recorrido al extremo de tus pies y te regresas informándole a todos tus músculos que descansen.

4) Aleja los pensamientos negativos, concentrándote en la respiración. Toma conciencia del proceso maravilloso y renovador.

Siente como el aire penetra a  los pulmones, los llena generosamente, y vuelve a salir arrastrando consigo elementos sobrantes, junto con penas y miedos. Practica los ejercicios de respiración al principio de la siesta y llena tus pulmones con oxígeno energético y Prana vital. La enfermedad se retirará asustada.

LA MEDICINA MÁS PLACENTERA DEL MUNDO

La vida se mueve como un péndulo, entre la actividad y el reposo. La siesta corresponde a uno de nuestros ciclos diarios genéticamente heredados y no es cuestión de comidas pesadas.

Quienes no hacen siestas cometen un error genético traducible en estrés y luego en decadencia física.  En cambio quienes las hacen adquieren una capacidad de trabajo sorprendente, mejoran la memoria y la coordinación sicomotriz.

Mantienen una sensación de bienestar, energía, positivismo, buen humor y, además de la regulación de ritmos biológicos, disminuyen considerablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

A los estudiantes, aparte del aumento de memoria, les mejora la capacidad en las pruebas de rendimiento (exámenes). En el Japón empresas como la IBM y Apple, ofrecen salas de descanso para sus empleados especiales. Se ha comprobado que haciendo siestas aportan ideas geniales.

Las damas conservan más su juventud y su belleza haciendo siestas, éste es un secreto de belleza de personas famosas como Sharon Stone y miles más. También era el secreto de la capacidad de grandes hombres como: Wiston Churchill, Carlo Magno, Napoleón, Newton, Edison, Diógenes, Victor Hugo, Kennedy y muchos más; este secreto se encontró en sus historias y, aparte del éxito de sus vidas, se debió al regalo  que le daban al organismo, todo con el placer de una siesta.

APRENDA A DORMIR

El sueño es el estado natural que necesita el organismo para repararse a sí mismo; es tan necesario como respirar o alimentarse. La posición horizontal favorece al cuerpo para realizar funciones especiales. Por eso dormir bien es también vivir bien. Constituye una potencia y su antipotencia es dormir mal; esto es "revolcarse en la cama", lo cual es un martirio para muchos y causa enfermedades.

La mayoría de personas duerme mal o sea que vive mal y por esto se enferma. Se acuestan preocupados, malhumorados, tensionados y nerviosos; su sueño es intranquilo y, obviamente se levantan cansados y aburridos. Ello enferma y no deja curar. De nada sirve un tratamiento médico si no se incluye el sueño como aliado.

Pero no es con pastillas para "anestesiar" el cuerpo porque también quedan dormidos los procesos depurativos y reparadores que logran el sueño natural. La Am recomienda, para adquirir la fuerza vital, el buen sueño que destierra la enfermedad. Haz lo siguiente:

1) No ingieras comidas pesadas 4 horas antes de ir a la cama. Lo ideal es comer frutas dulces. Puede ingerir leche descremada a quien le "asiente" bien. Algunos alimentos que se consiguen en tiendas naturalistas estimulan el sueño. Lo mejor es una manzana.

2) No veas ni escuches noticias escabrosas, que por lo regular son todas las que presentan  los noticieros; tampoco veas películas de ningún tipo, pues todo tema es intrigante y queda orbitando en el cerebro por muchas horas.

3) Para reemplazar lo anterior es excelente leer libros estimulantes que le ayuden a proporcionar sueños felices. Un libro es la mejor "pastilla" para dormir.

4) No consultes problemas con la almohada. Ésta se hizo para dormir, no es una agenda.

5) Cuando te acuestes, revisa mentalmente cada uno de tus músculos y sugiéreles cariñosamente que se relajen.

6) Levántate una hora más temprano. El organismo te la cobrará a la hora de dormir.

¡Felices sueños!

Quítale un poco el pie al acelerador de tu vida para que no llegues tan rápido a la muerte. -M.A.

Nos encontramos considerando la manera de vivir. Aquí ratificamos que las cosas más simples de la vida, por lo sencillas que parecen, son las últimas que aprenden los humanos. En los animales ocurre lo contrario: aprenden  las cosas simples e imperativas primero y por eso gozan de mejor salud que los humanos.

Casi todo el mundo se rehúsa a hacer cambios en la vida, mas lo que pide La Antemedicina son pequeños cambios que producen resultados gigantescos.

Cuando el plomero es llamado para arreglar la llave de la cocina, es preciso dejar de lavar los platos mientras el plomero la arregla. Cuando el organismo pide unos minutos de descanso en la mañana y en la tarde, para repararse, le dan un tinto bien cargado para acallar la voz de la Naturaleza que requiere unos minutos para poder deshacerse de sustancias tóxicas, reacondicionarse de energía y luchar contra los enemigos químicos y biológicos.

Esta negativa degenera  en enfermedad, aumenta las que ya se tienen y aparecen nuevas. Ningún medicamento, terapia o tratamiento médico reemplaza una siesta porque ésta constituye un imperativo vital irremplazable.

Existe una fórmula natural para vivir una vida feliz rebosante de salud: "Si sientes hambre, debes comer; si sientes sed, debes beber; si sientes la necesidad de ir al baño, debes hacerlo de inmediato y no aguantar; si sientes cansancio, debes descansar; si sientes sueño, debes dormir."

¡Felicitaciones! Haz ganado una potencia más con el mínimo esfuerzo

De esta página en adelante, prepárate para presenciar el milagro más sorprendente que haya podido ver ojo alguno. Verás como la enfermedad ?cualquiera que sea y no importa el avance- va quedándose sin soporte, sin donde asirse, y comienza a ceder desapareciendo rápidamente ante la acción demoledora e implacable de un sistema inmunológico vigoroso, apoyado por las 12 potencias de cuerpo, mente y espíritu juntos.

Prepárate para una curación espontánea, una curación cuántica (como la denomina el famoso Dr. Chopra). Usted ya sabe todo el proceso, sabe por qué obra, lo dirige sabiamente y está absolutamente seguro que los efectos benéficos no se harán esperar.

Llegó la oportunidad de hacer un inventario de cuántas potencias tienes perfectas, cuántas están deficientes y cuántas te faltan para poder alcanzar la salud total. No te contentes con la mediocridad; decídete a disfrutar en su totalidad de las 12 potencias; pero antes terminamos con un cuentecillo, de "esos" de la AM.

O SE GANA O SE PIERDE

Jadir, El fuerte, gobernaba un país próspero. Para asegurar la estabilidad de la nación poseía  una flota de aviones poderosos para atacar, lógicamente desde el aire; tenía miles de modernos tanques para atacar por tierra; los mejores barcos artillados para atacar por mar, y unos submarinos modernos para atacar bajo el agua. Realmente contaba con suficientes potencias para acabar con el enemigo en un ataque relámpago.

Cierta vez Maligno, déspota de un país lejano, le declaró la guerra a Jadir El fuerte. Este último, sabiendo que los ejércitos de Maligno no eran tan poderosos como los propios, no quiso movilizar a todas sus fuerzas y consideró que la superflota de aviones acabaría con Maligno fácilmente.

Envió toda su flota de aviones al mismo tiempo. Cuando ésta atravesó el mar, fue artillada por unos pocos barcos que poseía Maligno y una cuarta parte de los muchos aviones de Jadir cayeron en el océano.

Cuando el resto de la superflota entró en territorio de Maligno, fueron atacadas por unos cuántos tanques  que éste tenía dispersos en sitios estratégicos y así fue derribada otra tercera parte de los aviones defensivos.

Al llegar sólo la tercera parte de los aviones de Jadir para atacar las ciudades de Maligno, salió al encuentro la mediana flota de aviones de este último y terminó con el resto de aviones.

Jadir, aún confiado en sus misiles de tanques modernos, envió todos para que acabaran con Maligno y ocurrió un caso semejante al anterior: cuando los tanques recorrían el camino para llegar al país atacante, fueron diezmados por los aviones de Maligno, pues ya Jadir no tenía aviones  para apoyarlos; tampoco había enviado su flota naval ni submarinos, y a Maligno le fue fácil acabar uno a uno con los miles de tanques  del fuerte Jadir.

Por último, el mal estratega y gobernante envió todos los barcos y, como éstos no podían conquistar la tierra, no lograron llegar donde Maligno, el cual, con un ejército poco numeroso pero obrando al mismo tiempo, logró ganarle la guerra al poderoso  Jadir, quién debilitó sus poderes enviándolos uno a uno. La moraleja es: la guerra se gana atacando al mismo tiempo por mar, tierra y aire, para crear contundencia.

CONCLUSIÓN

No hagas más llevadera tu enfermedad: ¡Arráncala de una vez poniéndole de frente las 12 potencias al mismo tiempo!

La siesta; remedio infalible. Aprende de tus mascotas

Volver al Índice del libro: "Cómo Curar las Enfermedades Incurables"