Riesgos del arsénico añadido intencionalmente al pollo convencional

Jun 25 2013 @ 06:07pm
Por: Spencer
Publicado en: Salud
El viejo proverbio que dice, "Somos lo que comemos," tiene una gran vigencia en la salud pública actual ahora que ha salido a la luz un reciente estudio que demostró la presencia de peligrosos niveles de arsénico en la carne de pollo.

Por Naturalnews

Y lo peor viene ahora, se ha demostrado que los productores de la industria avícola son los responsables directos de esto, pues añaden intencionalmente medicamentos producidos a partir del arsénico a la comida de los pollos y de esta forma hacen que éstos crezcan más rápido y mejoren el color de su carne, lo cual se convierte en una peligrosa decisión que te afecta directamente a ti y a tu familia.

Agradecemos a los investigadores del centro Johns Hopkins Center for a Livable Future en Maryland por haber expuesto este "pequeño" detalle poco conocido en un documento recientemente publicado en la revista Environmental Health Perspectives. Al parecer casi todos los pollos comercializados, incluso los certificados como orgánicos o "libres de antibióticos" contienen determinados niveles de arsénico. Pero es el pollo convencional el que tiene mayores niveles de arsénico.

Según Chris Hunt asesor de GRACE Communications Foundation, los investigadores de Johns Hopkins recolectaron muestras de una gran variedad de pollos en diferentes establecimientos de 10 ciudades de Estados Unidos. Algunos pollos eran convencionales, y otros estaban certificados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) como orgánicos o "libres de antibióticos". Todas las muestras se examinaron haciendo una comparación entre ellas, tanto crudas como cocinadas.

A través de los análisis los científicos descubrieron que el pollo convencional tenía los niveles más altos de arsénico inorgánico (conteniendo hasta 4 veces más que las muestras de pollo orgánico) Estas mismas muestras de pollo convencional contenían hasta tres veces más arsénico que el nivel máximo permitido por la U.S. Food and Drug Administration (FDA) (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) desde el año 2011.

"Los niveles de arsénico inorgánico que se detectaron en los pollos convencionales son causa de preocupación, fundamentalmente porque muchos de nosotros hemos sido expuestos a agentes cancerígenos debido a nuestra dieta y al medio ambiente en el que nos desarrollamos," señaló Hunt. "Pero, a diferencia de otras fuentes que tienen un origen natural, la contaminación industrial o residual por arsénico, que data de la época del uso indiscriminado de pesticidas, como se señaló en el estudio, se está administrando deliberadamente a un producto que está destinado al consumo humano."

La FDA actualmente permite que las grandes farmacéuticas suministren arsénico a los pollos para incrementar sus ganancias.

El estudio se refiere concretamente a la práctica común, al menos hasta 2011 de los productores industriales de pollo de añadirle un medicamento conocido como roxarsona a la comida de los pollos. Este medicamento producido por Pfizer Inc. tenía una alta demanda entre los años 2010 y 2011 cuando se llevó a cabo el estudio por parte de los investigadores de Johns Hopkins y éstos descubrieron rastros de este compuesto químico en niveles alarmantemente altos en la carne de los pollos convencionales.

De acuerdo con Hunt, el arsénico y otros químicos similares como la roxarsona se han estado utilizando desde la década de los años 40 del pasado siglo, cuando los productores de pollo comenzaron a añadir este compuesto al alimento de los pollos para acelerar su crecimiento, prevenir enfermedades y mejorar la pigmentación de la carne. Pero ahora todos sabemos que estos químicos son dañinos, causan cáncer, cardiopatías, diabetes tipo 2, discapacidad mental, aborto y otros problemas de serios salud.

"Este estudio ha demostrado que el uso continuo de arsénico y otros compuestos químicos similares para la alimentación de los pollos constituye un peligro serio para la salud de los consumidores," añadió Hunt. "Aunque su uso eleva las ganancias de las grandes compañías esta es una conducta totalmente irresponsable. Además, la FDA no tiene justificación por su fracaso a la hora de prohibir que se utilicen estas sustancias químicas en la producción industrial de carne de pollo".
Cherada.com RSS Feeds

Suscríbete!

Feed Chicklet

Cherada en tu correo:

Hazte Fan!

Cherada en Twitter
Cherada en Facebook