Su Majestad, La Micela

Dec 18 2013 @ 04:17pm
Por: Spencer
Publicado en: Salud
Cuando hay voluntad se abre un camino. -Anónimo

La naturaleza cura y el médico cobra. -Franklin

Llegó la esperanza que todo paciente anhelaba, algo científico pero milagroso: Su Majestad, La Micela

Está seguro de recobrar la salud quien realiza las mejores acciones, utilizando los mejores medios. La micela ejerce una acción real contra la enfermedad, más efectiva que los antibióticos.

No es una droga y no produce ningún efecto nocivo.

UNA PREGUNTA TENAZ

¿Por qué los reconstituyentes y alimentos supervitamínicos mejoran pero no curan enfermedades persistentes, sabiendo que muchas enfermedades se producen por la carencia de nutrientes?

Muy sencillo: porque el organismo no acepta nutrientes que no provienen de una combinación perfecta y natural. Por otra parte el organismo, en estos casos, enfermó por la incapacidad que tiene de recibir dichos nutrientes.

Sabemos que la osteoporosis, la artritis y las enfermedades de los huesos se producen, en parte, por la dificultad que presenta el organismo a sintetizar las proteínas de origen animal (largas cadenas difíciles de asimilar) y: a la vez, por la intoxicación del cuerpo causada por ácidos cárnicos. Al final se presenta como una falta de calcio. Los médicos recetan cortisona la cual lo calma pero no lo cura en Io más mínimo, mas sí destruye el organismo del paciente.

Luego recetan calcio con vitaminas; pero, si las enfermedades de los huesos se curaran ingiriendo calcio, bastaría comprar varias libras y problema resuelto. Sabemos que el calcio que entra al organismo en forma indebida, no es asimilado por el sistema digestivo. Piensa que en la tierra existen todos los minerales necesarios para la vida, pero nosotros no podemos comer tierra porque son las plantas las que están diseñadas para extraerlos de allí, organizarlos en fórmulas muy complejas y perfectas, no imaginadas por los científicos, y entregarlas al ser humano ya los animales para que las logren asimilar.

De ahí el fracaso de la mayoría de los reconstituyentes. Los elementos que ofrecen son preparados en una fábrica, en cantidades y combinaciones inexactas, a años luz de distancia de las preparadas en los laboratorios de la Madre Naturaleza.

Realmente se necesitaría muy poco calcio para curar las enfermedades de los huesos, siempre y cuando existiese una fórmula mágica que lograra fijar el calcio en ellos. Lo bueno es que ya existe: la micela; pero, antes de describirla, continuemos evitando errores en los que podamos caer fácilmente.

El error de la uroterapia, que insta a tomar orines por el solo hecho de que ésos contienen sustancias nutritivas. La orina "sí" contiene nutrientes pero la pregunta tenaz es ¿por qué, una vez ingeridos esos nutrientes, el organismo los arrojó en la orina, no obstante saber que los necesitaba?

¿No será que al ingerir esos elementos nuevamente en la orina, cargada de toxinas y ácidos, otra vez serán rechazados los nutrientes (fósforo, calcio, etc.) y, en cambio, quedarán el ácido úrico y las toxinas en el organismo contaminando hígado y riñones, dando como resultado una enfermedad debido a la "ignoroterapia"?

Si el organismo necesitara la orina nuevamente, tendríamos un tubito que comunicara la vejiga con el estómago de una vez. En cambio, cuando una persona arrima una taza de orines amarillos a su boca, se siente un rechazo poderoso, se producen náuseas, la cara se arruga. La nariz dice: No!, los ojos dicen: No!; la lengua dice: ¡No!; y la ignorancia dice: ¡Sí! Recordemos que la orina es 100 veces más ácida que la sangre ¿cómo quedará el organismo después de recibir ese ácido potencializado?

En síntesis, la causa de la mayoría de las enfermedades rebeldes consiste en la incapacidad a que llega el organismo de poder nutrirse. No acepta los nutrientes necesarios, debido, en un principio, a que sólo se le ha brindado durante toda la vida comida chatarra cargada de contaminantes.

Esto degenera en suciedad intestinal que obstruye los microvellos de las células epiteliales del intestino y la mayoría de los nutrientes no pasan a la sangre, así vengan en frascos lujosamente etiquetados y recomendados por los médicos.

De tal forma el organismo queda expuesto a toda clase de agresiones por física desnutrición. Por esto muchas enfermedades, que podían curarse fácilmente, no se curan, porque el organismo está muy debilitado por el "hambre" (no estomacal sino biológica).

Ahí es cuando mandan al enfermo a comer de todo y, entre más comida irracional, más saturación y suciedad para el intestino, y, lógicamente, menos absorción de elementos vitales. Ahí aparecen más enfermedades, los gérmenes aprovechan para posesionarse de los órganos, los médicos recetan más medicamentos contaminantes para aliviar dolores solamente y, a ese caos, se le denomina "enfermedades incurables".

La solución a todo esto sería limpiar uno a uno todos los millones de vellos intestinales obstruidos por el colesterol y la suciedad acumulada por decenas de años. Los purgantes no lo hacen; mueven el intestino pero no limpian el conducto microscópico de los vellos; los médicos no pueden cambiar el intestino. La mejor solución es entretener al paciente tomando reconstituyentes que no pasan a la sangre, pero que los consuela mientras la enfermedad acaba con ellos.

LA MICELA: LA SOLUCIÓN PERFECTA
(para quienes han perdido toda esperanza)


 LA SALUD NOS LLEGÓ DEL ESPACIO

La NASA solucionó admirablemente los problemas técnicos más complicados que existen para viajar a otros planetas diseñando máquinas al extremo perfectas, pero los astronautas se enfermaban rápidamente por la falta de gravedad y las condiciones antinaturales reinantes en el espacio.

A pocos días de permanencia en el espacio se notaba en los viajeros una terrible caída en las defensas orgánicas y, no obstante tener una dieta rica en nutrientes, sus huesos y dientes perdían el calcio aceleradamente, hasta el punto que tenían que regresar a tierra sin poder caminar.

Se reunieron entonces los científicos más expertos en nutrición y les encomendaron la difícil labor de encontrar un superalimento que lograra llegar a la sangre, asimilarse rápidamente y no produjese toxinas.

Los científicos Durk Plarson y Sandy Shaw descubrieron en las frutas y en algunos vegetales unas partículas, tan curiosas como pequeñas, que contenían todos los nutrientes y los pasaban directamente al torrente sanguíneo sin necesidad de digestión previa.

Como estas partículas eran tan diminutas, alcanzaban a pasar por los conductos microscópicos de los vellos intestinales -semiobstruidos por el colesterol-. Lo más sorprendente es que, al rozar los vellos, los iban "destaquiando" hasta limpiarlos por completo.

A esas partículas sorprendentes, que en su interior contienen nutrientes en, perfecto balance para ser asimilados, las llamaron Micelas. Únicamente las contienen las frutas y algunas verduras.

Los astronautas que fueron alimentados con micelas, lograron permanecer hasta más de un año en el espacio sin problemas en los huesos y articulaciones. No presentaban signos de descalcificación ni de desnutrición, pese a las condiciones adversas reinantes fuera de la Madre Tierra.

Dado el alto costo y el secreto con el cual fue protegido el descubrimiento, pues al principio el súper alimento se administraba sólo a personas con misiones especiales, la micela permaneció guardada tras las puertas de los laboratorios militares.

ACTO DECOROSO

Ocurrió, en ese entonces, una hambruna en el África, India y Pakistán, donde la población de ancianos y niños fue la más afectada; La NASA, en un gesto humanitario, desarrolló un método para producir alimentos micelizados a gran escala, y fueron utilizados para alimentar personas cuyos organismos habían perdido la capacidad de asimilar alimentos. Esto salvó millones de vidas.

¿Quieres, entonces, ser fuerte en salud como los astronautas? Aliméntate con micelas. Las encuentras en las frutas.

ITINERARIO DE UNA ENFERMEDAD

Las enfermedades existen por todas partes pero no se dan o no entran en un organismo vigoroso; esto es, que se encuentre correctamente alimentado.

Cuando el organismo está mal alimentado pierde sus defensas y su vigor; en este estado cualquier enfermedad se desarrolla y se vuelve crónica.

El cuerpo está mal alimentado porque la persona ingiere comida chatarra y malas combinaciones o mezclas de alimentos incompatibles.

Los médicos, cuando notan esa desnutrición, recetan potes de reconstituyentes bien etiquetados con largas y halagadoras listas de nutrientes, vitaminas y minerales. El cuerpo no asimila esos nutrientes porque en ellos no se encuentran las combinaciones perfectas que exige la Naturaleza (oligoelementos); y por otro motivo mayor: el intestino está recargado de suciedad. Suponiendo que se realice una limpieza excelente, aún quedan taponados o muy estrechos los vellos intestinales para que el alimento corriente pueda penetrar con todos sus nutrientes.

El organismo no puede recuperarse porque, en cuerpo débil, enfermedad contenta. El enfermo se vuelve incurable.

LA BARRENDERA MÁGICA

Aquí es donde aparece el hada salvadora. La micela es una reunión de nutrientes encapsulados en moléculas de agua, las cuales conforman una "perlita alimenticia", tan pequeña, que logra atravesar sin dificultad el estrecho conducto de un vello intestinal, aun reducido por el colesterol.

Lo más maravilloso es que, al atravesar ese conducto semiobstruido por el colesterol, las millones de diminutas micelas, que transportan los nutrientes, van limando el colesterol acumulado, y limpian uno a uno todos los vellos del intestino.

O sea que la persona que consume frutas, se verá libre de impurezas y su organismo vuelve a poseer el intestino de un niño fuerte y vigoroso.

¿Cuánto tiempo necesita el cuerpo para recibir los beneficios de la micela? Solamente de 5 a 7 minutos después de haberla ingerido. La micela no obra en unos individuos más que en otros, como ocurre con los reconstituyentes. Estos últimos dependen de la capacidad que tenga cada persona en asimilarlos, es decir, de lo estrechos que estén los vellos intestinales.

En cambio la micela penetra al torrente sanguíneo de cualquier persona en cuestión de minutos; su tamaño diminuto y su corteza hidrosoluble, no encuentra barrera alguna para nutrir el cuerpo con toda la fuerza y poder de los magníficos oligoelementos que encierra.

Recordemos que los astronautas, que antes de un mes de permanencia en el espacio comenzaban a "tullirse", hoy pueden estar más de un año en esas condiciones drásticas de antigravedad sin sufrir daños en sus huesos, gracias a la micela, contenida en las frutas y verduras.

La enfermedad es cuerpo débil, desprotegido y desnutrido; no importa que la persona coma de todo... Así es aún peor porque, cuanto más se come indiscriminadamente, más se contamina el intestino y el cuerpo en general. Si la salud se obtuviese ingiriendo elementos químicos en cantidades, todo el mundo ya la tendría; bastaría comprar un kilo de calcio para curar los huesos y un pote de fósforo para ser inteligente. Ya sabemos que no es así.

Dame una palanca y un punto de apoyo y moveré la tierra. -Arquímedes

Dame cinco minutos y una micela y moveré tu salud. -M. A.

La salud no se obtiene "tragando", sino asimilando.

UNA DECISIÓN SALOMÓNICA

Érase un médico que, debido a su ambición desmedida por el dinero y su vida desordenada. Había perdido la salud. El dinero se le agotó y cayó en la desgracia. Un día, al ver sus sufrimientos, el santo de su devoción se le apareció y le dijo: -Te concederé sólo una petición.

El doctor, inteligentemente le dijo: -Dame un sistema digestivo completamente sano. El santo, sorprendido, sabiendo la ambición por el dinero que el médico tenía, le preguntó de nuevo: -¿Por qué me pides sólo eso? El médico le explicó:

-Si te pido solamente dinero, ningún médico podrá curar mi enfermedad ni con todo el oro del mundo. Si te pido que me cures esta enfermedad, como tengo mis intestinos inoperantes, la volveré a contraer cuando te alejes. Si te pido amores, no los podré disfrutar con estos dolores.

"En cambio, si me das un sistema digestivo limpio y sano, mi cuerpo podrá asimilar los alimentos; cualquier tratamiento me dará resultados pues me convierto en un paciente fácil; y mi sistema defensivo, una vez sin las cargas que lo ocupan inútilmente y a la vez vigorizado por el alimento que antes yo no podía asimilar, termina con mi enfermedad fácilmente.

"Ya conquistada la salud -terminó explicándole el médico a su santo-, me quedará fácil volver a conseguir dinero; y ya con dinero y la salud, me lloverán los amores. Y así fue.

¿CÓMO VOLVER A TENER EL SISTEMA DIGESTIVO DE UN NIÑO SANO?

Tal pregunta se resuelve si se responde otra: ¿Cómo limpiar adecuadamente tantos metros de intestino replegados en el vientre?

La colonterapia ha dado resultados. Quienes la experimentan se sienten horrorizados al ver las gruesas capas o costras de suciedad que tenían acumuladas por años. Los mismos pacientes no se explican cómo podían vivir con esa cantidad de escombros putrefactos que salen del intestino al serles practicada la colonterapia.

Por ilustración, dicen los expertos, que mucha gente adulta aún tiene pegados en el intestino pedazos del bizcocho de la primera comunión; y esto no es una exageración.

En las tiendas naturistas existen productos excelentes para la limpieza intestinal. No obstante queda un obstáculo.

Una cosa es limpiar el intestino de las materias gruesas y pesadas; otra es "destaquiar" los vellitos microscópicos, limitados sus agujeros por la grasa y colesterol que estrechan esos conductos e impiden la correcta asimilación.

Aunque una persona no crea tener colesterol, sí lo tiene y, aunque sea relativamente poco -lo cual es muy difícil-, si esta persona ha comido carnes durante su vida los conductos más pequeños, lógicamente son los que más se afectan.

Aquí es donde entra a funcionar la excelente micela; al ser tan pequeña, logra pasar por esos conductos estrechos. Este proceso demora cinco minutos después de haber ingerido el alimento micelizado y ya la sangre cuenta con los nutrientes necesarios. La persona se reanima casi inmediatamente y ahí es donde comienza el proceso curativo más maravilloso y natural que existe. La autocuración.

Ya dijimos que la cantidad increíble de micelas que pasa por los vellitos, lima sus paredes y arrastra las sustancias acumuladas allí hasta dejar el conducto limpio. En esta forma, con la limpieza general y la que realizan las frutas, el intestino vuelve a relucir como el de un niño saludable. Lo demás ya lo puedes deducir.

No acostumbra la Antemedicina nombrar enfermedades específicas, pues todas se derivan de causas iguales. No obstante, si la limpieza no se realiza, la persona es presa fácil de: esofaguitis, gastritis, acidez estomacal, úlcera estomacal, duodenitis, pancreatitis (probablemente diabetes), inflamación de la vesícula biliar, estreñimiento, colitis, hemorroides, diarrea, problemas digestivos y, como encima, el temible cáncer del colon.

Además, por la desnutrición corporal debida a falta de asimilación (no importa que se tomen reconstituyentes químicos), todo el resto de enfermedades puede aparecer en un cuerpo débil por falta de defensas.

¿Cómo se puede tratar cualquier enfermedad con un sistema digestivo en condiciones lamentables de suciedad? Ahora, querido lector, amada lectora, ya te das cuenta que no existen enfermedades incurables sino procedimientos que no curan.

Los frutos dorados por el Sol y los vegetales verdes plenos de clorofila, realizarán el milagro de tu salud.

LA BIBLIA DE LA SALUD

Existe un libro que debería llamarse "La Biblia de la salud mundial". Su título es La alimentación natural escrito por el Dr. Rafael García, impreso en Lito-corporación San Sebastián, Tel. (076) 436367, Venezuela.

Este libro maravilloso debería ser adoptado por todas las academias de medicina del mundo como único texto sobre la alimentación. De esta forma, los futuros médicos no saldrán tan impreparados en el aspecto alimenticio, como lo están ahora pregonando errores tan crasos, los cuales han causado y causarán tanto daño a la salud de las personas cuando, por ejemplo, les dicen que "pueden comer de todo".

¿Quieres tener un intestino sano? Consume frutas y verduras correctamente.

Volver al Índice del libro: "Cómo Curar las Enfermedades Incurables"