Colapso Mundial del Petróleo: Fin del Estilo de Vida Consumista

Feb 24 2011 @ 11:16pm
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis petrolera
Desde los remotos 30 siglos que conocemos de historia hasta tan sólo dos siglos atrás del tercer milenio la humanidad había crecido muy poco.





Una vida simple y natural, el transporte a caballo, los barcos de vela, los molinos de viento, las lámparas de aceite, y los únicos motores eran las mulas que trasportaban carga por limitadas regiones campesinas.

El mundo no había mostrado signos de agotamiento en sus despensas ni se había notado contaminación apreciable en atmosfera, ríos, tierra y mar.

La población humana aumentaba lentamente debido a que la diezmaban las continuas guerras territoriales donde morían casi todos los hombres que combatían cuerpo a cuerpo - espada contra espada. Todo lo contrario a las guerras tecnológicas actuales donde mueren pocos pero causan devastación aterradora en la naturaleza debido en gases venenosos tóxicos letales, materiales radioactivos y contaminación millonaria por petróleo entre otros destrozos difíciles de recuperar. Aunque suene extraño, hoy vivimos más humanos sobre la Tierra que los que han vivido en ella desde que apareció el hombre.

Se considera que se necesitaron unos 500.000 años para que la población mundial llegara a 900 millones de personas en 1800, pero sólo se necesitaron 208 años para que llegase a 8.000.000 millones al año 2.008... gracias al petróleo.

PRIMERA CURVA FATÍDICA QUE DA MIEDO

Hace apenas un siglo y medio ocurrieron dos fenómenos que cambiaron abruptamente el equilibrio natural de la población humana los cuales desataron una explosión demográfica arrolladora sin precedentes, imparable y catastrófica.

El primer fenómeno surgió cuando la medicina hizo sus dos máximos descubrimientos: la anestesia y los antibióticos. Gracias a estas dos grandes bendiciones se lograron realizar operaciones sin dolor y libres de infecciones consecuentes.

Tan solo un poco antes la gente moría en masa por bacterias y traumas elementales sencillos de resolver para medicina actual. No sólo el numero de humanos se multiplicó sino que la estancia en la tierra se prolongó; naturalmente les quedaba más tiempo para fabricar bebes y cuidar de la familia... una cosa da aliento a la otra. Pero el fenómeno de los fenómenos que trazó una empinada curva de campana para luego descender aparatosamente, fue la aparición del petróleo en forma comercial y todo-dependiente de él.

El fenómeno disparó un cambió repentino en la compleja masa cerebral humana y todos los conceptos de vida que se tenían se transformaron en una visión ilusoria hacia un futuro robótico-tecnológico -carente de vida y de conciencia-.

El petróleo energético y barato disparó la ambición humana, y la sed insaciable por la posesión y el dinero. Las comodidades, el lujo, los viajes de placer y el mar de artículos innecesarios se convirtieron en un infame y abrasivo derroche ilimitado, en un mundo limitado por sus recursos naturales no renovables.

NACIMIENTO DE UNA "SUPERCIVILIZACIÓN" PELIGROSAMENE DEPENDIENTE

El petróleo abrió las puertas del progreso desenfrenado en el año 1880 cuando el magnate Rockefeller inició el emporio más impresionante con su famosa Stándar Oil.

Desde entonces el consumo y la extracción cada vez más sofisticada agujerearon el mundo y el resultado fue una riqueza que se obtiene fácilmente sin tener que cultivar nada ni fabricar nada: basta saquear el fluido vital de la tierra y de inmediato se convierte en dinero como por arte de magia.

Desde entonces el petróleo comenzó a consumirse vorazmente con la idea que nos duraría hasta tiempos indefinibles que se perdían en un futuro lejano.

Nada de preocupaciones con una energía mágica, barata y fuente de los más ricos, variados e importantes materiales preciosos para amamantar de por vida a la recién nacida mega industria, la cual sería fuente de toda riqueza, en expansión sin medida, sin conciencia planetaria ni freno moral... así ocurrió.

Los motores rugieron al mover barcos cada vez más grandes y los automóviles salían de las fábricas como galleticas de una panadería. Luego los aviones surcaron los aires cada vez más gigantes y veloces.

Las primeras guerras mundiales demostraron que el petróleo era absolutamente necesario para mover cientos de enormes mega-barcos cargados de armamento, tropas y tanques que únicamente se podían mover quemando abundante petróleo. Los inventos que inspiró la guerra fueron capitalizados por las industrias y aparecieron productos derivados del crudo. Nos volvimos no 99 sino 100% dependientes del petróleo y sus derivados:

Cepillos de dientes, pitillos, vasos y platos desechables, envases plásticos, zapatos correas, champús, jabones, cremas de belleza, barnices para las uñas, ropa con fibras sintéticas, todos los electrodomésticos están hechos en su mayor parte de subproductos del petróleo, todas las bolsas plásticas no se pueden fabricar si no con derivados del petróleo.

También los televisores, todas las pinturas para las casas, las tejas plásticas, los recipiente para la basura y vehículos sus llantas neumáticos, tableros sistema eléctrico, papeles y cintas autoadhesivas, herramientas eléctricas, equipos de sonido cámaras fotográficas y un millón de artículos más. Parece increíble que las medicinas dependen del petróleo tanto en sus componentes como en sus empaques. La inocente aspirina no se escapa a su dependencia. Los quirófanos están rodeados de aparatos, guantes, mangueras, tubos, cintas adhesivas, camas y cuanto material desechable y otros elementos que se volvieron absolutamente indispensables.

Los juguetes, el biberón del bebe y, en el día de las brujas las mascaras, los disfraces y hasta el papel de los confites son de petróleo. No se escapa el arbolito de navidad ni sus brillantes bolitas. Ni los implantes de silicona para agrandar el busto, ni los condones se pueden hacer sin el petróleo. ¡Que horror esta dependencia tan insuperable y definitiva! cualquiera puede definir que sin el petróleo esta gloriosa civilización sucumbirá por su propio peso el día que le falte el crudo.

¿PODRÁN SEGUIR EXISTIENDO LAS COMPUTADORAS?

R/. Por supuesto que sí, hasta que se agote el petróleo barato: para producir un gramo de microchip se requiere consumir 630 gramos de materiales fósiles; una sola memoria de 2 megabyte gasta en su construcción 2 kilos de material fósil, y la construcción de una computadora requiere 10 veces su peso en derivados del petróleo- todo esto entre la energía y los materiales sintéticos. Las computadoras aunque, parezca raro, necesitan de mucha energía y materiales de alta pureza en su fabricación. La energía necesaria para construir 10 PC igualaría a la energía que gastaría un automóvil en su construcción.

Con ningún material que no provenga del petróleo se puede hacer una computadora o un teléfono celular, o un televisor de plasma, juego digital o CD; ni una impresora digital, ni siquiera la tinta que ésta usa.

Si el petróleo se agota desaparecerá la informática, las comunicaciones satelitales y la enredada telaraña de la internet. En estas condiciones la araña de la tecnología no volverá jamás a tejer la trampa. La parte positiva del asunto es que desaparecerán también los virus informáticos, ¡que alivio!

LOS MARAVILLOSOS AVIONES

Lo más maravilloso de los aviones es la gasolina que los hace volar. Sin el combustible se convertirían en hermosa chatarra aerodinámica que en la tierra estorba. Ningún combustible barato logra mantener a un avión volando. Únicamente los combustibles utilizados en los cohetes, por supuesto, pueden elevar aviones, pero resultarían tan caros que en cada viaje podrían igualar el costo del mismo avión; además son de alta peligrosidad y delicado manejo... ni piensen en otro combustible. La aviación comercial depende del petróleo hasta que el precio suba escandalosamente y los aviones bajen estrepitosamente.

Afortunadamente los aviones no desaparecerán cuando el petróleo se agote: las bellas y aerodinámicas naves descansarán de volar y permanecerán en tierra añorando el suave roce con las nubes.

La gran ventaja de este triste suceso es que no volverán a ocurrir los accidentes aéreos y los que temían montar en avión ya podrán hacerlo tranquilamente sin despegar y gratis. Afortunadamente los asiduos turistas internacionales no se deben desmoralizar porque seguirán existiendo los caballos para ellos y las mulas para sus pesadas maletas llenas de contrabando.

Un avión jumbo para un viaje internacional despega y vuela gracias a unas treinta toneladas de combustible -dos piscinas de gasolina-. Los pasajeros habrán consumido al final del viaje dos comidas, algunas tasas de café, uno que otro whisky y 200 litros de gasolina de alto octanaje... ¡salud! Se sabe que cada litro de gasolina contamina 5000 litros de aire; en este caso, en cada viaje internacional un inocente turista habrá contaminado un millón de litros de aire. ¡Pufh!

MULTIDEPENDENCIA

Hemos asegurado que todos los artículos que se encuentran en un súper centro comercial dependen del petróleo. Alguien dirá que hay objetos de madera, aluminio, cobre y otros que no tienen que ver con los combustibles fósiles. Deben saber que para producir una tonelada de cobre se requieren 15 barriles de petróleo. El aluminio se encuentra en la naturaleza por todas partes pero para obtener una tonelada de aluminio se necesitan más de cien barriles de petróleo para procesarlo, de ahí su costo. Hemos consumido las tres cuartas partes de madera y los arboles que se están cortando se encuentra en alejadas selvas vírgenes. Se requiere abrir carreteras para las tracto mulas que transportarán los pesados y hermosos arboles muertos hasta las voraces ciudades que crecen y progresan como cánceres de la Naturaleza.

Poderosos tractores, grúas y moto sierras que destrozan la selva viva consumen enormes cantidades de petróleo, y a la elaboración de la madera se suma una energía inmensa que se tiene que consumir para atracar a la selva y robarle los frondosos árboles. Cuando falte el petróleo esos tractores, tracto-mulas, grúas y moto-sierras ¿con qué van a funcionar?

Alguien diría que con carbón; la explotación carbonífera industrial depende en un 100% del petróleo: Gigantescas grúas y retroexcavadoras con motores de miles de caballos de fuerza son las que extraen el carbón de las minas. Éste es trasportado por monstruosos camiones.

La descomunal maquinaria que requiere la explotación del carbón boga petróleo a mares. Para llenar los barcos con carbón se necesita petróleo en cantidad.

¿Por qué la maquinaria que trabaja en las minas no funciona con carbón sabiendo que lo tienen en abundancia y en el mismo sitio? Porque serían ineficientes y prácticamente ridículas.

DOS CURVAS FATÍDICAS QUE DAN MIEDO POR LO REALES E INDISCUTIBLES

La humanidad creció en una empinada curva gracias al petróleo que le brindó toda la energía y las materias primas baratas engordándola hasta reventar.

Caso a la inversa, el petróleo comenzó a descender en picada y dejará muy pronto a 8.000.000 millones de personas sin energía, materias primas, abonos químicos, medicinas... Y lo peor del caso es que las ciudades continúan creciendo en todo el mundo sin medida ni freno. ¿Hasta cuándo? La respuesta es fácil: cinco, cuatro, tres, dos, uno...

IR AL ÍNDICE: El Colapso Mundial del Capitalismo y el Estilo de Vida Consumista

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES