Colapso Mundial del Petróleo: La Infalible Ley del Tiene

Feb 26 2011 @ 06:19pm
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis petrolera
Las leyes naturales siempre han existido y existirán por siempre pero se atribuyen a la persona que las enunció por vez primera. Las leyes de la Gravitación Universal se atribuyen a Newton porque fue el primero que las definió.



Al preparar este libro "tuve" que enunciar por vez primera una ley que da la explicación corta y contundente a la mayoría de acciones humanas que son tomadas en un momento determinado.

La defino así: "El hombre tiene que tomar determinada actitud cuando sólo le queda la única opción." Parece simple y vaga, pero tomará importancia en el correr de los siguientes capítulos cuando la ley del "tiene" también nos explicará y aclarará algunas actitudes o decisiones que hemos tomado en la vida ya sea para bien o para mal. Saber por qué hemos tenido que tomar algunas decisiones en la vida nos dará un poco de tranquilidad el comprender la ley que nos impulsó a actuar.

Aclaramos que la ley del "tiene" esta muy enraizada en las acciones humanas: Cualquier gerente de una compañía "tiene" que estar demostrando que la empresa se encuentra creciendo o que todo anda divinamente. Caso contrario las acciones bajarían y los socios entrarían en pánico.

Si la empresa presenta problemas serios, el gerente "tiene" que demostrar utilizando alguna estrategia que las cosas no revisten gravedad y que el impasse se solucionará satisfactoriamente.

La actitud anterior es automática; solamente cuando la situación se sale de control es cuando los socios se enteran y el colapso empresarial no da reversa.

Los gobernantes de los países "tienen" que estar minimizando las situaciones caóticas y maximizando las posibilidades ventajosas. Cuando una persona esta prosperando dice que el presidente del país es bueno. Cuando la economía decae el presidente es malo.

Es una regla muy humana que se cumple por si sola.

Por tanto los mandatarios mundiales "tienen" que lograr que la economía se mantenga en pleno ascenso a costa de cualquier medio - incluyendo la mentira o el encubrimiento de cualquier situación caótica que se este cocinando por ahí. ¿Será cierto lo anterior, señores políticos?

Ahora bien: los mandatarios de países en la actualidad y los magnates de compañías petroleras "tienen" que dar partes de tranquilidad absoluta referente a la continuidad del petróleo pues, de lo contrario, cundiría el pánico financiero y los primeros que caerían serían ellos.

Ya entendemos por qué los petroleros hablan de confiabilidad para varias décadas pero no entendemos por qué ninguno ha ofrecido verificación de sus reservas reales: cuando se toca el tema las conversaciones se diluyen en el secretismo.

Recordemos los shocks financieros antiguos y recientes, en todos los casos le ocultaron a la gente del peligro hasta el último día. Los confiados accionistas se enteraron un día después de ocurrida la caída de sus acciones: se acostaron ricos y amanecieron pobres. Es increíble la capacidad de los ejecutivos y mandatarios en ocultar catástrofes venideras, tienen que hacerlo y lo logran... ¡que efectiva es la diplomacia! Los presidentes "tienen" que ser miopes en sus decisiones a largo plazo debido a que su reinado dura 4 años y en caso de estar gestándose un gran problema la mejor decisión es que le toque a otro. El brusco e inminente salto olímpico del petróleo lo conocen perfectamente los mandatarios pero nadie se atreve a iniciar la olimpiada del terror. Las primeras medallas negras son para el que se atreva a estornudar crudo e iniciar la pandemia energética petrolera.

Ningún poderoso se atreve a meter el primer autogol y todos en conjunto se chutan la pelota en el sucio juego de las frágiles relaciones internacionales. Cuando se enteren que la gente ya sabe aquello que los gobiernos están tapando, más de un mandatario, magnate o jeque va a sudar gasolina.

Este libro es positivo porque con más tiempo de anterioridad que sea anunciado el riesgo de una catástrofe, tantas más son las posibilidades de hacer algo importante.

Es necesario ayudarles a los gobernantes a destapar el problema del petróleo que tienen que ocultar por procedimiento. Quizás puedan tomar medidas inteligentes que alivien la situación.

Si no se alborota el avispero el problema seguirá creciendo hasta que sorprende como ladrón en la noche, sin previo aviso.

LAS 11 CONCLUSIONES HASTA AHORA

Primera: De los que todos podemos estar seguros y en lo que concuerdan tanto los optimistas como los pesimistas es que el petróleo se agotará. ¿Cuándo? lo vamos a estudiar en esta segunda parte del libro.

Segunda:Tanto la cantidad de energía como las materias primas que se obtienen del petróleo no se pueden sustituir por elemento alguno que se encuentre el la tierra.

Tercero: Esta civilización moderna se enseñó a depender en un 100% de los subproductos del crudo y toda la tecnología desaparecerá por completo cuando el petróleo se extinga.

Cuarto: La economía mundial entrelazada y todo dependiente colapsará inmediatamente ocurra un inminente y súbito aumento de precio del petróleo. No hay que esperar hasta que se agote como esta pensando la gente que el problema surgirá en 40 años termine de escurrir la última gota.

Quinto: las energías alternativas necesitan del petróleo para poder mantenerse y solo reemplazarán en un 10% el poder energético que brindaba el petróleo; tampoco aportaran ninguna de las materias primas que mueven la industria mundial. El comercio internacional colapsará.

Sexto: Los aviones no podrán volver a levantar vuelo y las computadoras dejarán de existir porque dependen básicamente del petróleo. Adiós internet y adiós teléfono celular... para siempre.

Septimo: Los quirófanos, las salas de cuidados intensivo, el material medico y los medicamentos sucumbirán.

Octavo: las grandes máquinas para la explotación de minas, incluyendo las utilizadas para la extracción del carbón, se detendrán. Las selvas se beneficiaran porque los tractores las sierras y las tracto mulas trasportadoras quedarán inmovilizadas y se oxidarán. La industria maderera colapsará.

Noveno: los cultivos fracasaran porque no habrá ni abonos ni pesticidas ni empaques ni transporte.

Décimo: el trasporte en las ciudades se volverá un infierno.

Onceavo: la bomba humana de la desesperación y el miedo estallará en el preciso momento en que la humanidad sufre el ataque de las peores inundaciones, en medio de un clima tormentoso que los ataca ferozmente con ciclones y trombas incontenibles. Los tsunamis, los virus se sumarán a un exterminio anunciado.

Las anteriores conclusiones son apenas el principio se los dolores de aquellos que quisieron enriquecerse sin limites a costa del sudor humano y sin importar la destrucción del planeta.

La consecuencia directa es que a esta desprevenida humanidad, mientras gozaba de las máximas riquezas y comodidades que les brindaba el derroche del petróleo... de repente el mundo se le vino encima. Pensaban matar al mundo y la metralleta se les disparó al revés.

IR AL ÍNDICE: El Colapso Mundial del Capitalismo y el Estilo de Vida Consumista

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES