Colapso Mundial del Petróleo: Otras Fuentes de Energía Alternativa

Feb 25 2011 @ 04:28am
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis petrolera
Hace medio siglo que creíamos que la energía nuclear iba a salvar al mundo y hoy es necesario salvar al mundo de la energía nuclear: Cada vez se dan pruebas de las peligrosas e impredecibles consecuencias que dejan los residuos radioactivos que continúan emitiendo rayos mortales por miles de años y van a parar al fondo oceánico: mataremos el mar con radioactividad. Los peces no protestan porque se mueren y no hablan... alguien tiene que decir algo. Ya estalló una planta nuclear, la de Chernóbil, y causó horribles muertes de personas que morían lentamente debido a las quemaduras. Posteriormente nacieron niños deformes y monstruos humanos debido a la alteración genética que produce la radiactividad.





Las muertes causadas por contaminación y los destrozos superan en mucho a la primera bomba atómica lanzada sobre Hiroshima porque la nube radioactiva se extendió por el planeta y no se sabe cuantas muertes por cáncer ha causado. Otras dos plantas han estado a punto de estallar y los ingenieros no se ponen de acuerdo en dónde van a depositar los desechos y cómo los van a transportar. Es obvio que cuando construyen una central atómica, como esta no ha funcionado aun, la radiactividad de sus elementos iníciales es manejable; pero cuando ya ha funcionado por años quienes la vayan a desbaratar deben prepararse para morir quemados.

Ocurrió en Chernóbil que los jóvenes pilotos que soportaron la radiación cuando intentaban dominar la situación hoy no existen o están deformados. ¿Quién va a desbaratar esos dragones que vomitan radioactividad cuando se les agote la vida útil? No hay respuestas pero bien sé que no lo van a hacer precisamente aquellos sedientos de energía y poder que las defienden... para eso hay obreros y vidas desechables. El plutonio continuará emitiendo rayos mortales durante 24.000 años. Actualmente operan viejas centrales nucleares que deben ser reemplazadas; se sabe de dos de ellas han presentado agrietamientos con posibilidades de convertirse en hongos catastróficos. En EEUU el cáncer mata a 1.500.000 personas al año y culpan únicamente al roto de ozono. En tanto todas las plantas nucleares están produciendo cientos de toneladas del mortífero plutonio suficientes para producir cientos de bombas atómicas, y no saben que hacer con él. El terrorismo está tras ese material sobrante, es lo único que necesitan: el tamaño de una zanahoria en plutonio basta para destruir una ciudad.

UN PARENTESIS EN ESTE TEMA

Cuando escribía estas líneas tuve una visión terrorífica: vi como se reunían en New York 50 importantes jefes de estado del mundo. El ejército había despejado la zona hasta diez cuadras a la redonda y las medidas tomadas por los organismos para garantizar la seguridad fueron extremas; debían proteger la vida de los mandatarios del mundo.

Se habían inspeccionado los alrededores centímetro a centímetro con mucha anterioridad y la seguridad estaba plenamente garantizada. En plena reunión, el coordinador central de seguridad recibió una llamada de advertencia confirmando que los terroristas habían programado el estallido de una bomba.

- ¿A qué distancia de aquí se encuentra ubicado el artefacto? -preguntó el coordinador de seguridad. - A kilometro y medio del sitio de la reunión de mandatarios-, respondió el informante. -Despejen la zona y llamen a los bomberos; debido a la distancia afortunadamente no ofrece peligro para los principales jefes de estado del mundo a mi cargo-. -Perdón señor, -volvió a hablar el informante con voz entrecortada-: ¡Es que se trata de una bomba atómica la que va a detonar!

MORALEJA

Nadie ha creído en las grandes catástrofes hasta que fue demasiado tarde y hay que entender que el caos que se avecina es global, ocurrirá a un mismo tempo en todo el orbe.

No se trata de arrancar miedo sino de sembrar conciencia, esto es positivo: quizás nos sirva para tomar precauciones y no tenernos que enfrentar inermes a un miedo paralizante. La gente tiene derecho a saber hacia dónde se dirige esta pesada nave llamada "Tierra 1", donde todos viajamos de pasajeros y son unos pocos borrachos de poder quienes la están conduciendo.

¿Hacia dónde nos conducen los arrogantes mandatarios actuales, que se saltan los semáforos ecológicos en rojo en una loca carrera armamentista y de poder ilimitado? Como siempre nos han ocultado la verdad, entonces hablemos claro con las palabras que son, no importa la crudeza del asunto:

LA ENERGÍA NUCLEAR NO ES LA SOLUCIÓN

No obstante muchos políticos enfermos sedientos de oro pero ciegos en ecología quieren llenar el mundo de centrales nucleares, algunas compañías de electricidad las están abandonando porque no se atreven a correr riesgos a mediano plazo; algunas de ellas han sido abandonadas en plena construcción. Se han dado cuenta que no proporciona energía barata y la responsabilidad es enorme. En la actualidad la energía nuclear representa el 5% con 400 centrales en uso. Se requerirían entonces 8.000 reactores nucleares más para satisfacer el derroche de electricidad actual que crecerá al doble en los próximos años; sumarian 16.ooo hornos atómicos ¡que fantasía tan peligrosa! Cuando la crisis petrolera estalle el único recurso sería construir miles de plantas nucleares a unos costos que ningún país podría soportar. Lo caótico es que una central atómica requiere 10 años en su construcción y no sería posible hacerlo en plena crisis. Son indispensables cantidades incalculables de petróleo para mover camiones, grúas, barcos, transportar obreros y preparar terrenos durante una década que dura la construcción.

EL CARBON NO ES LA SOLUCIÓN



¿Para qué se necesita tanta electricidad? R/. Simplemente para derrocharla: Observemos un centro comercial o supermercado gigante de aquellos que abundan en las ciudades: miles de luminarias de 1000 vatios cada una y otras miles de lámparas fluorescentes se requieren para igualar a la luz del día, ¡maravilloso! Sin embargo lo hacen durante todo el día y a pleno sol porque los mega derrochadores arquitectos e ingenieros modernos odian la luz natural y prefieren la artificial costosa y contaminante; les parece más elegante atestar el sitio con miles de bombillas consumidoras que tienen que estar reemplazando, derroche infame que la ecología tiene que soportar. Si una persona se diera cuenta de la cantidad tan abrumadora de carbón que consume una termoeléctrica para iluminar un centro comercial en tan solo una hora, y a pleno día, le causaría asombro y pesar. Hablo de gente que tiene conciencia planetaria... muy pocos.

Si los centros comerciales se vieran obligados a tener plantas a carbón en sus mismas instalaciones el calor y la contaminación alejarían a sus clientes. Como el trabajo se hace lejos y la contaminación se diluye en la atmosfera de todo el planeta, ojos que no ven... derroche que no termina.

Vimos que el carbón no sirve para el transporte, menos para elevar aviones y mucho menos para reemplazar la abundancia de materiales, sintéticos, nutritivos medicinales y químicos que se obtienen del petróleo, y que son los únicos que pueden sostener la corta era del consumismo desenfrenado.

El carbón libera al aire más dióxido de carbono por unidad de energía que la gasolina y además contamina la atmósfera con azufre y óxidos de nitrógeno causando la lluvia ácida que todo lo corroe. El agua que tomamos es ácida y nos roba calcio de los huesos. Aunque existen reservas carboníferas se calculan en cientos de años su explotación también terminará inclusive antes de la escases del petróleo porque cuando el crudo suba abruptamente de preci0 -situación inminente e imparable- la extracción del negro carbón será 10 veces más costosa. Y bienvenida esa automática consecuencia porque, de no ser así, con el derroche del mundo rodando sobre la quema del carbón, el lento pero definitivo calentamiento global se convergiría en un drástico y horrible infierno planetario.

EL "INFINITO" GAS NATURAL



¿Qué pasará con el océano de gas natural que nos proponemos quemar a mares? Según los expertos existen reservas de gas para cientos de años pero, según esos mismos expertos la extracción y distribución del gas natural, naturalmente colapsará cuando se agote el petróleo. Es obvio que el gas puede mover un auto pero sólo de petróleo pueden fabricar su neumáticos, sus llantas sus mangueras, su pintura, el equipo de sonido, el acumulador, su sistema eléctrico y demás elementos sintéticos que usa la industria del automóvil.

De hecho se esta pensando solamente en la energía del gas como el reemplazo del petróleo no siendo posible mediante el gas producir abonos para el campo, ni insecticidas ni otros elementos de empaque para producir cosechas en abundancia. Tampoco con el gas se podrá fabricar ningún artículo de los millones que se venden en el los almacenes y de los cuales dependemos en un 100%. Algunos solucionan el problema creyendo que el transporte es todo lo que necesitamos. Qué cosas se van a transportar con el gas si prácticamente todos los artículos que se fabrican dependen del petróleo barato.

EL GAS NO ES VELOZ

La verdadera economía del mundo se mantiene gracias a la rapidez y a la facilidad que brindan los aviones cuando transportan mercancías delicadas, encomiendas importantes y pasajeros por toda la faz de la tierra, en viajes de placer y de negocios.

La aviación es el motor principal que mantiene en lo alto el mundo de las finanzas originando dinero sin límites, ¡que bien! ...lastima que los únicos que han logrado hacer volar un avión con pipetas de gas son los terroristas. Es mejor acabar de una vez con las cómodas y tranquilizantes expectativas -pero falsas-, que encontrarnos de repente en el filo de un precipicio siendo empujados por la desesperación. Si algo se nos viene encima un grito a tiempo es positivo; ya se ha dicho en este libro que el autor esta gritando desesperado.

LOS PANELES SOLARES

Se necesitan materias provenientes del petróleo para hacer un panel solar, con solo metales y tierra no se puede hacer. Actualmente con el petróleo barato, un metro de celdas tiene el costo de un televisor y requieren unos 10 metros de paneles para alimentar un electrodoméstico. Si el precio del petróleo se duplica -como en secreto lo están considerando los gobiernos-, olvídense los optimistas mal informados que se iniciará la construcción masiva de paneles solares. Se necesitarían 40. 000 metros de paneles para reemplazar la energía que distribuye una sola gasolinera por día. Como sabemos que en Estados Unidos existen 17.000 gasolineras deducimos que no debemos continuar pensando, ni por un segundo, en que la energía solar pueda sostener a un mundo que se enseñó a vivir del derroche energético.

Aquí podemos comenzar a preguntarnos: ¿qué vamos a hacer sin energía o, mejor, qué van a hacer quienes no pueden vivir sin derrocharla?

PODRÁ ABASTECERNOS LA ENERGIA DEL VIENTO

Para reemplazar en energía a un pozo de 12 mil barriles por día se necesitarían 10.000 gigantescos aerogeneradores modernos. La energía que proporcionan no es estable y ha de almacenarse en millones de acumuladores o baterías cuyo material y mantenimiento depende estrictamente de petróleo.

Hagamos hincapié en que mediante las energías alternativas están tratando en vano de reemplazar únicamente la energía y no los materiales que brinda el petróleo lo cual es lo que más debía preocuparnos. Las únicas materias primas que salen del gas y del carbón son la contaminación, los gases tóxicos y el humo en abundancia.

EL GLORIOSO AUTOMOVIL DE HIDRÓGENO, CERO CONTAMINACIÓN

Constituye una falacia para entretener a un mundo de incautos ávidos de milagros tecnológicos. Aunque la construcción ya empezó nunca llegará a reemplazar ni el .0001% de los automóviles que circulan actualmente. La celda de hidrogeno es costosa y no disminuirá de precio porque el platino que se requiere es muy escaso, y las reservas mundiales de platino darían para muy pocos vehículos en relación a los que hay. La ventaja es que su funcionamiento no contamina el aire pero el conductor no tiene permiso para chocarse porque hay peligros latentes que no se han resuelto aun: un impacto con un carro tanque de combustible sería fatal. El hidrogeno se produce mediante un proceso sencillo que se llama electrólisis, pero gasta el doble de energía eléctrica el producirlo: la cantidad de movimiento que entregaría al transformarlo en movimiento en el auto se reduce a la mitad. Se requerirían 10.000 centrales nucleares para producir el hidrogeno exclusivamente para los vehículos. ¡Impensable! Téngase presente que el hidrogeno no constituye en este caso una energía sino se utiliza como un trasportador energía de la planta donde se produce al vehículo que la transforma, con el consiguiente derroche del doble. Las fuentes actuales de producción capaces de generar suficiente hidrógeno para abastecer automóviles tienen origen fósil, como son los hidrocarburos, el carbón o el gas natural, con lo que hoy por hoy resulta más práctico recurrir al petróleo.

O sea que los actuales carros de hidrógeno que están funcionando consumen más petróleo que los coches normales y esto no lo ve la gente. No contaminan en las vías pero contaminan el doble donde están produciendo el hidrogeno... es un acto de insolente hipocresía.

La verdad es que el hidrogeno no es una fuente de energía y no se consigue puro en la naturaleza: se encuentra combinado con el oxigeno en forma de agua. Como vimos se requiere inyectarle el doble de energía para que después rinda la mitad. ¿Por qué sacan a relucir tan imposibles soluciones? Constituye un show que presentan los gobernantes para tranquilizar a las masas y poder continuar sin traba con sus gobiernos consumistas.

Los gringos, quienes no han querido firmar ningún tratado de restricciones contaminantes, con hacer circular estos vehículos el mundo creerá que ya se están preocupando por fabricar carros cero contaminación; al presidente lo creerán santo. Por tal motivo ha ofrecido amablemente enormes sumas de dinero a los investigadores. Si las compañías que están produciendo vehículos que funcionan con hidrógeno no recibieran las fuertes sumas de dinero por parte de los gobiernos para que ofrezcan caramelos al público, no los producirían. El que conduzca un carro propulsado por hidrogeno estará contaminando el doble... un ecologista al revés. Los carros a hidrogeno contaminan el doble en la planta que produce el combustible. Por tanto se trata de un show muy bien orquestado... y con payasos y todo.

Las propiedades del hidrogeno, el proceso de la hidrólisis y las celdas fueron descubiertas hace más de 100 años, para que no vayan a decir que se trata de la moderna y milagrosa tecnología actual la que nos va a salvar.

BIOCOMBUSTIBLES: ETANOL Y BIODIESEL

Una alternativa es etanol es su primo el metanol, también conocido como alcohol metílico o alcohol de madera, llamado así porque inicialmente se producía destilando este material. Este combustible produce bastante energía, como demuestra el hecho de haberse utilizado en competiciones en Estados Unidos y que también lo utilizaban los aviones de combate alemanes de la II Guerra Mundial para conseguir aportes de energía extra durante cortos periodos de tiempo. O sea que el invento es viejo. El problema con este combustible es doble. Por una parte es altamente tóxico y puede llegar a producir desde mareos hasta la muerte, pasando por la ceguera, ya que destruye el nervio óptico. Por otra parte, el metanol es altamente corrosivo con el aluminio y con las juntas plásticas o de caucho Los ignorantes los llaman combustibles "ecológicos". El etanol consume 6 unidades de energía para producir una sola unidad, lo cual iría generando un déficit. Si sembramos maíz para alimentar un carro con energía orgánica se necesitarían 11 acres de tierra, igual cantidad de terreno abonado con el que podrían alimentarse siete personas. Sembrar los campos para que los automóviles coman en un mundo donde 2ooo.ooo.ooo millones de personas se acuestan con hambre es una idea que asombra. El oxido nitroso es 206 veces más peligroso que el CO2 y, de utilizarse en cantidad, matará a miles de personas. El etanol del maíz causa más efecto invernadero que la gasolina. Sin embargo existen compañías que están pensando convertir toda África en una huerta para enriquecerse con el biodiesel. ¿Y la hambruna qué?, no importa. Aquellos que no conocen el hambre consumirán dichos combustibles "ecológicos". Mientras tanto nosotros temblamos cuando los desalmados proponen macabras soluciones. LOS

SUPERCONDUCTORES

Como en el caso del hidrogeno en el automóvil, los súper-conductores no constituyen una energía sino que sirven para transportarla forma efectiva. Sin embargo para enfriar los superconductores se necesita más energía de la que pretenden ahorrar.

La gente se engaña creyendo con estos anuncios que la ciencia y la tecnología van a inventar algo. El que no sabe es como el que no ve. El máximo invento a que tienen que llegar es el ahorro urgente y drástico mediante una toma de conciencia... muy difícil. LA DESPOLIMERIZACIÓN TÉRMICA, LA NANOTECNOLOGÍA SOLAR, LOS PANELES SOLARES ESPACIALES... ... y otras clases de energías de ciencia ficción para entretener a los lectores sedientos de fantasías tecnológicas que, aunque posibles físicamente, imposibles e imprácticas desde el punto de vista real, y más en un mundo que se superpobló de repente.

Todas las energías alternativas son dependientes del petróleo se pueden catalogar más bien como derivados más del crudo; de todas formas colapsarán unas antes que otras después de que colapse el petróleo. Esto no quiere decir que dejen de existir sino que no se van a poder utilizar. Algunos países como Egipto están invirtiendo ahora en la energía del viento y bien lo hacen porque para realizar las obras se requiere petróleo barato en cantidad y están lo aprovechando ahora que pueden. Son costosos: un generador de 2 MW contiene 150 toneladas de acero y cobre y gran cantidad de fibra de carbono muy contaminante. Se requieren vientos constantes de 25 Km. por hora. No en todas partes son viables y su rendimiento es ínfimo para satisfacer el derroche actual así nos llenemos de ellos. Cuando se trepen los precios no alcanzarán los costos para fabricar los aerogeneradores y la fuerza del aire servirá únicamente para alimentar las trombas apocalípticas que el calentamiento global está incubando. Gracias al petróleo, cual genio al solo toque de la lámpara petrolífera maravillosa proporcionaba al hombre no solo toda a la energía barata que necesitara sino cuanto material variado y económico el hombre le pedía. Las otras clases de energía 0 la combinación de todas palidecen como cocuyos ante el sol; y, en vez de aportar nuevos elementos para la industria como lo hace el crudo, el carbón produce cenizas y humo, las centrales atómicas emanan mortífera radioactividad y el biodiesel acaba con los campos y daña la atmosfera. Por tanto dejemos de engañarnos y tomemos conciencia de que el mundo pronto se quedará sin energía, en los momentos en que más la necesita para satisfacer el derroche de ocho mil millones de personas que se enseñaron a depender en un 100% del petróleo cuya explotación ya se le ve el fin. Cada vez que descubren un nuevo pozo o levantan una nueva refinería la anuncian al mundo con bombos y platillos para demostrar que no hay preocupación: lo único que hacen es estimular el derroche.

El petróleo se acaba por A, B o C y no existe energía alternativa que reemplace su poder y su capacidad de brindar casi todos los materiales con los cuales la industria y el comercio levantan su economía. Entre más petróleo anuncien más crecerá la humanidad, el consumo se duplicará y el problema se multiplicará cuando todos se queden sin nada.

IR AL ÍNDICE: El Colapso Mundial del Capitalismo y el Estilo de Vida Consumista

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES