Afganistán la Tumba donde el Imperio Estados Unidos y Europa Morirán

Sep 29 2009 @ 05:35pm
Por: Felipe IV
Publicado en: Política
En la misma línea que el comandante militar estadounidense en la región, el nuevo secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) Andres Forgh Rasmussen, pidió ayuda el lunes a EEUU y lo exhortó dejar a un lado sus dudas sobre el compromiso de otros miembros de la Alianza Atlántica con la guerra de ocupación en Afganistán.



IAR Noticias

Durante su primer discurso en Washington como jefe de la OTAN, Andres Forgh Rasmussen describió la guerra en Afganistán como una "necesidad y no una opción".

"Estoy un poco preocupado por las dudas que escucho estos días en EEUU sobre la OTAN?, dijo Rasmussen ante el Consejo Atlántico en la capital de EEUU.

"Hablar de las contribuciones europeas y canadienses como si fueran inferiores -como algunos en EEUU hacen en ocasioness- pueden convertirse en una profecía autocumplida", señaló.

Rasmussen, que fue primer ministro de Dinamarca y asumió el mayor cargo de la OTAN el mes pasado, aseguró que la presencia en Afganistán de todos los 28 países miembros de la OTAN es una señal de solidaridad.

Señaló que 40% de las fuerzas de la alianza que combaten allí provienen de otras naciones, aparte de EE.UU. y que efectivos de más de 20 países han muerto durante los combates con militantes del Talibán.

En la primera semana de septiembre, el comandante de las tropas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, el general norteamericano Stanley McChrystal, había instado en un informe, a revisar la "estrategia" de las fuerzas extranjeras ocupantes para combatir a los talibanes, según informó la Alianza Atlántica en Kabul.

La semana pasada, el jefe militar de la OTAN en Afganistán volvió a advertir en un documento remitido al Departamento de Defensa de EEUU, que si no recibe más tropas EEUU corre el riesgo de fracasar y ser derrotado en Afganistán.

El general McChrystal describió a Karzai (el presidente colaboracionista) sobrepasado por la corrupción y por una fuerza multilateral sometida a unas tácticas que rechaza la población afgana.

Para el alto jefe estadounidense, "la corrupción oficial es una amenaza tan grande como los propios talibanes para la misión de la ISAF". También aclara que "la debilidad institucional, la maldad de algunos intermediarios del poder, la corrupción, el abuso de poder de altos funcionarios y los propios errores de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad) han dado pocas razones a los afganos para apoyar a su Gobierno".

Según el máximo responsable de la campaña militar en Afganistán, "la mayor debilidad de la ISAF es que no ha defendido con agresividad a los propios afganos, más preocupados por defender a sus propias fuerzas". "Hemos operado de una manera que nos ha distanciado -físicamente y psicológicamente- de la gente a la que teníamos que proteger", explicó.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, dijo el domingo pasado que es un error la búsqueda de plazos para las acciones militares de EEUU en Afganistán, mientras el presidente Barack Obama anunció que prepara una revisión de su estrategia en ese país.

"Desde su punto de vista los talibanes y Al Qaeda ya derrotaron a una superpotencia", dijo Gates, en referencia a la Unión Soviética, durante una presentación en el programa State of the Union de la cadena CNN de televisión.

"Que se perciba que derroten a una segunda (superpotencia) tendría consecuencias catastróficas que darán vigor al movimiento extremista, al reclutamiento y las operaciones de Al Qaeda", añadió. "Sería un gran revés para EEUU".

Por su parte, el consejero de Seguridad Nacional, general de Infantería de Marína (retirado) James L. Jones, dijo que el presidente Obama iniciará el martes una serie de cinco reuniones con sus asesores de política exterior y defensa para una "revisión completa de la estrategia en Afganistán".

Jones dijo que no se ha fijado un plazo para una decisión sobre el envío de más tropas al país que EEUU invadió en 2001 y donde hay ahora unos 68.000 soldados estadounidenses y otros 20.000 de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Por su parte el jefe militar estadounidense en Afganistán, general Stanley McChrystal, en una entrevista que difundió el domingo a la noche la cadena CBS de televisión, dijo que la situación militar en ese país es peor que la que él esperaba.

McChrystal advirtió a finales de agosto, en su evaluación más reciente del conflicto afgano, que sin el envío de más soldados, EEUU y sus aliados podrían salir derrotados de Afganistán.

Seis meses después de que el presidente Obama ordenara el envío de 21.000 soldados adicionales a Afganistán en apoyo de la estrategia propuesta por McChrystal, ahora se acentúa el debate interno en el gobierno sobre la profundización del compromiso militar estadounidense en ese país.

Algunos medios estadounidenses señalaron que el jefe de Estado Mayor Conjunto, almirante Michael Mullen, quien respalda el aumento del contingente militar estadounidense en Afganistán, viajó el viernes pasado en una visita no anunciada a Alemania para reunirse con McChrystal y recibir de éste la petición formal de más tropas.

El diario The Washington Post, que publicó hoy su entrevista con Jones, indicó que el refuerzo solicitado estaría entre 10.000 y 40.000 soldados.

La senadora demócrata Dianne Feinstein, de California, quien ya ha pedido que el gobierno de Obama fije un calendario flexible para la retirada estadounidense de Afganistán, dijo el martes en el programa News Sunday de la cadena Fox de televisión que no cree que "los estadounidenses quieran que estemos en Afganistán por los próximos diez años".

Por su parte el senador republicano John McCain (ex rival electoral de Obama), de Arizona, dijo en el programa This Week de la cadena ABC de televisión que espera que el presidente Obama resuelva el envío de más tropas y opinó que "veremos señales de éxito en un año o año y medio si aplicamos la estrategia adecuada".

Por su parte, el vicepresidente Joseph Biden propuso en marzo, y según los medios estadounidenses ha reiterado, su idea de una reducción del número de soldados en Afganistán, y el uso de unidades de fuerzas especiales, misiles y aviones robóticos para ataques concentrados en Al Qaeda.

El comandante de Afganistán, el general McChrystal, según funcionarios del Departamento de Defensa citados por The Washington Post, tiene preparada la petición de nuevas tropas y más medios en un informe distinto, pero aguarda instrucciones del Pentágono antes de remitirlo a Washington.

También admite que esta estrategia puede suponer un incremento a corto plazo de las bajas, pero sostiene que la asunción de los mismos riesgos que vive la población es la única manera de derrotar a los insurgentes.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES