El Capitalismo le hace la Guerra al Amor

Aug 05 2009 @ 02:59am
Por: Felipe IV
Publicado en: Pol韙ica
Contrariamente a lo que predican analistas y modernos sacerdotes pacifistas del sistema, el ideario de realizaci贸n de la civilizaci贸n imperial capitalista no se basa en la b煤squeda de la (id铆lica) "paz social", sino en la b煤squeda de la (pragm谩tica) guerra militar como factor primario de dominaci贸n y control a escala global. El capitalismo solo hace la "paz" cuando tiene ganada la guerra.



Por Manuel Freytas

La "paz social" (substancia matriz del "sistema democr谩tico" de dominio vigente) no surge a priori como un objetivo, sino como un resultante exitoso del control militar sobre las resistencias sociales que el sistema capitalista establece para mantener sus estrategias de explotaci贸n del hombre por el hombre y de concentraci贸n de riqueza en pocas manos.

"Hacer el amor y no la guerra", es un mito pacifista que se subvierte dentro de la necesidad hist贸rica del sistema capitalista de lanzar guerras militares permanentes como m茅todo de conquista y apropiaci贸n primaria de mercados y de materias primas para el sostenimiento de su estructura econ贸mica productiva imperial.

El sistema capitalista (producto hist贸rico de la dominaci贸n del hombre por el hombre) no se alimenta de la paz sino de la guerra concebida como el primer escal贸n de las pol铆ticas y estrategias de dominaci贸n (sustento de la explotaci贸n econ贸mica) a escala global.

Es m谩s, los propios procesos hist贸ricos ya incorporaron la "econom铆a de guerra" (emergente de la industria de la guerra) como un segmento clave de la econom铆a capitalista que en caso de colapsar arrastrar铆a consigo a todo el sistema a escala global.

La guerra y el dominio

La historia de la humanidad, es la historia de la conquista y de la dominaci贸n del hombre por el hombre en distintas etapas y grados de evoluci贸n transformacional que transcurren de lo simple a lo complejo.

El control del oponente es la base del dominio, a nivel del hombre y su entorno primero, y de los sistemas (pol铆ticos, econ贸micos y sociales) que rigen las sociedades, despu茅s.

Cuando el primer hombre primitivo control贸 y domin贸 por medio de la fuerza a otro, estaba estableciendo el principio de la dominaci贸n del hombre por el hombre que rigi贸 el desarrollo de todas las civilizaciones imperialistas conocidas hasta ahora, y cuya m谩xima expresi贸n de desarrollo estrat茅gico se da con el sistema capitalista.

La b煤squeda del control y del dominio, a su vez, definen el car谩cter imperialista de las distintas civilizaciones (incluida la capitalista) que fueron marcando la evoluci贸n y el trazado de la historia humana a partir del dominio hegem贸nico.

Las distintas "civilizaciones" a lo largo de la historia no fueron producto de la libre creaci贸n del esp铆ritu y de la mente humana, sino un emergente de estrategias y pol铆ticas orientadas a la conquista (militar, econ贸mica, pol铆tica y social) de las clases m谩s poderosas sobre los estamentos m谩s d茅biles de la poblaci贸n humana.

La guerra, el uso y el control del poder militar, la capacidad de destrucci贸n masiva, fue el factor primario que posibilit贸 (por medio de la conquistas) que grupos reducidos de individuos (las "clases dominantes") impusieran su voluntad sobre las mayor铆as y las condenaran a la servidumbre y el esclavismo.

Desde la antig眉edad, pasando por Grecia y Roma hasta el "sistema capitalista", las guerras fueron herramientas estrat茅gicas (claves) para la construcci贸n de los distintos sistemas de dominio basados en el control masivo de poblaciones para concentrar (por medio de la explotaci贸n del trabajo social) poder y riquezas econ贸micas.

Hist贸ricamente, los "ricos" (la concentraci贸n del poder econ贸mico) no nacieron de un repollo, sino que son el emergente evolutivo y transformacional de un sistema de dominio del hombre por el hombre (el control y el dominio sobre los "pobres") que descansa en 煤ltima instancia en la concentraci贸n del poder militar y en la capacidad para hacer la guerra.

Si EEUU no contara con la maquinaria nuclear militar del Pent谩gono, cinco flotas (aviones, barcos y submarinos) con poder nuclear y 800 bases militares distribuidas por todo el planeta con capacidad de destruir varias veces la tierra, su poder铆o imperial econ贸mico financiero no hubiera podido existir.

El d贸lar no es la "moneda patr贸n" del sistema capitalista por m茅ritos propios, sino porque detr谩s suyo se encolumna el poder铆o nuclear militar de EEUU que oficia de gendarme armado para el sost茅n del sistema.

En un escenario siempre mutante y constante, las guerras (imperiales) evolucionaron de la colonizaci贸n militar a la colonizaci贸n de cerebros, sin perder su objetivo primario de conquistar y controlar para dominar.

Por eso la din谩mica funcional de la historia humana (en todos sus estadios) se rige por las estrategias de control y dominaci贸n desarrolladas por medio de las guerras imperiales.

Y contrariamente a lo que predican los modernos "pacifistas" a ultranza, las guerras no se hacen para matar sino que se hacen para controlar y dominar. Las masacres militares no son un objetivo a priori, sino un resultante del objetivo a priori de la b煤squeda del control y del dominio militar.

O sea que, en primer lugar, y seg煤n lo que surge como comprobaci贸n f谩ctica y estad铆stica de cualquier estudio estrat茅gico, las guerras imperiales no se hacen para matar, sino para controlar y dominar.

En segundo lugar, la destrucci贸n material y los genocidios humanos que producen las guerras (de conquista imperial) vienen como consecuencia de la b煤squeda de control y dominio sobre un oponente que resiste, y no al rev茅s.

Por lo tanto, las guerras (de conquista imperial) no se planifican para matar, sino para apoderarse de un objetivo estrat茅gico siguiendo la motivaci贸n imperialista central de controlar para dominar, y su concepto de aplicaci贸n va desde territorios hasta sociedades y hombres.

Toda acci贸n de dominaci贸n del hombre por el hombre (impl铆cita en la guerra de conquista imperial) se rige por un axioma estrat茅gico: para dominar, primero hay que controlar por medio de la guerra.

El que planea una guerra de conquista no lo hace para destruir, sino que lo hace con un objetivo estrat茅gico de controlar y dominar blancos de apoderamiento trazados de antemano, sean territorios (guerra militar), recursos econ贸micos y mercados (guerra econ贸mica), pa铆ses y sociedades (guerra social), o mentes (guerra psicol贸gica).

Al contrario de lo que cree la mayor铆a, el resultado exitoso de las guerras no se mide por la destrucci贸n militar, sino por la consecuci贸n de los objetivos con el menor costo de destrucci贸n f铆sica o de vidas humanas.

Vale como ejemplo la operaci贸n militar Plomo S贸lido que Israel lanz贸 sobre Gaza, en enero pasado, que fue lanzada para controlar y/o exterminar a Ham谩s, pero termin贸 en una derrota y en un fracaso internacional para el estado jud铆o por la masacre de civiles inocentes y la destrucci贸n de infraestructura en la que deriv贸.

La guerra por otras v铆as

Desde la prehistoria hasta la actualidad, todas las civilizaciones dominantes se valieron de la guerra imperialista para controlar y dominar:

A) Territorios (conquista territorial) = Control pol铆tico

B) Recursos naturales (conquista de recursos) = Control econ贸mico

C) Sociedades (conquista de las sociedades) = Control social

D) Individuos (conquista de las mentes) = Control ideol贸gico

Los imperios antiguos (Grecia, Roma) s贸lo hab铆an llegado a la conquista territorial (guerra militar) y a la conquista de recursos (guerra econ贸mica), y apenas hab铆an tocado el primer estadio de la guerra social (conquista de la sociedad), imponiendo sus idiomas o sus creencias religiosas en los territorios conquistados (caso del lat铆n con Roma, o caso de la religi贸n cat贸lica con los imperios de la Edad Media).

Con el Imperio del sistema capitalista, la guerra por el dominio y el control completa el ciclo evolutivo con la guerra social (conquista de las sociedades) y la guerra psicol贸gica (conquista de las mentes).

Esta instancia de guerra por el control y el dominio de las sociedades y de las mentes, se posibilita por el advenimiento de la Revoluci贸n Industrial en el siglo XIX, que luego condujo a la Revoluci贸n Tecnol贸gica e Inform谩tica del siglo XX.

Es decir que la guerra por el dominio y control de las sociedades y de las mentes, s贸lo se produjo a partir de la interacci贸n funcional de la tecnolog铆a medi谩tica (medios de comunicaci贸n) y de la inform谩tica (electr贸nica y computaci贸n) orientada a un objetivo de control y dominio mediante una estrategia comunicacional.

Esos tres factores (medios de comunicaci贸n, electr贸nica y computaci贸n, y estrategias comunicacionales) posibilitaron que la guerra por el control y el dominio imperial capitalista tocara su m谩ximo estadio de desarrollo estrat茅gico: la Guerra de Cuarta Generaci贸n.

Porqu茅 el capitalismo no puede prescindir de la guerra militar

El desarrollo tecnol贸gico e inform谩tico, la globalizaci贸n del mensaje y las capacidades para influir en la opini贸n p煤blica mundial, convirtieron a la Guerra Psicol贸gica medi谩tica en el arma estrat茅gica dominante de la 4GW (Guerra de Cuarta Generaci贸n), a la que se agrega una variante "contraterrorista" tras los ataques explosivos del 11-S en EEUU.

De esta manera, y a partir del 11-S norteamericano, la "Guerra Psicol贸gica" (con su variante la "Guerra Contraterrorista") conforma la columna vertebral estrat茅gica de la Guerra de Cuarta Generaci贸n, con los Medios de Comunicaci贸n convertidos en los nuevos ej茅rcitos de conquista.

La Guerra Psicol贸gica define el estadio superior de las estrategias de control y dominaci贸n ensayadas hasta ahora por los sistemas imperialistas (dominaci贸n del hombre por el hombre) que se fueron sucediendo hasta llegar al sistema capitalista.

驴Y porqu茅 en este estadio avanzado del control social sin el uso de las armas el capitalismo no puede prescindir del uso de la guerra militar?

Por tres razones precisas que la justifican:

A) Las guerras y los conflictos militares alimentan a los complejos militares y la industria b茅lica (con facturaci贸n billonaria) constituida en la pata complementaria de la rentabilidad capitalista trasnacional.

B) Los conflictos intercapitalistas por petr贸leo y recursos estrat茅gicos esenciales para la supervivencia futura de la potencias s贸lo se resuelven en 煤ltima instancia (y a nivel de desenlace) por la guerra militar.

C) Solamente el aparato y el arsenal militar nuclear garantizan efectivamente la supervivencia del Estado imperial y de las potencias centrales, que sin la supremac铆a del poder militar ser铆an engullidos y destruidos por el resto de los pa铆ses que integran el sistema a nivel planetario.

Esta realidad f谩ctica, entre una multiplicidad de factores interactivos, explica porqu茅 el capitalismo (hasta su desaparici贸n) est谩 centralmente determinado por la guerra militar como factor primario de dominio y de preservaci贸n de su sistema econ贸mico de explotaci贸n del hombre por el hombre.

En este escenario, marcado por la ley y las contradicciones de su propia supervivencia, el sistema capitalista est谩 condenado a vivir en la "guerra permanente", y, consecuentemente solo hay "paz" en el microchip instalado en el cerebro de los colonizados medi谩ticos que alimentan la rueda del dominio sin el uso de las armas.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES
---