Estados Unidos y Obama Acorralado en un Iraq Fuera de Control

Aug 28 2010 @ 01:22am
Por: Felipe IV
Publicado en: Política
El "retorno de las tropas a casa", el falso "repliegue" de las tropas norteamericanas aún quedan (50.000 efectivos), a sus bases y emplazamientos de la periferia, dejó una guerra civil programada (entre suníes, chiíes y kurdos) para terminar de dividir y destruir la resistencia iraquí.



Por Manuel Freytas

Se trata de un plan -elaborado durante la gestión de Bush- orientado a sacar las fuerzas norteamericanas de la primera línea de fuego, controlar el país desde las bases militares, y dejar que los iraquíes se destrocen entre sí por medio de una sangrienta guerra de "todos contra todos".

La reaparición de los sangrientos atentados secuenciales, la impotencia del ejercito colaboracionista iraquí para controlar la situación, muestran por sí mismo el fracaso de la estrategia militar estadounidense en todas sus líneas.

En cualquiera de sus variantes, la farsa del "retiro" ya naufragó con la recreación del nuevo escenario con "Irak fuera de control" que coloca nuevamente a las fuerzas estadounidenses en el medio de una ratonera.

La farsa USA-Obama (creada con fines electorales) del retiro de tropas en Irak estalló frente a la realidad de un cuadro de atentados secuenciales que ha retrotraído al país ocupado al sitial de violencia que ocupaba antes de el Pentágono decretara falsamente que "la seguridad iraquí está bajo control".

A menos de una semana antes del "fin de la misión de combate" del ejército ocupante estadounidense, el miércoles estallaron 14 coches bombas en diferentes ciudades de Irak causando la muerte de 53 personas, en su mayoría policías iraquíes.

La sucesión de veinte atentados coordinados en al menos 10 ciudades desde Basora, en el sur, hasta Mosul, en el norte, indica claramente que los 50.000 soldados que permanecen en la Antigua Mesopotamia ?supuestamente sólo para entrenar y apoyar al nuevo ejército iraquí? ya se encuentran en una ratonera de difícil escape.

Esta serie de atentados, que recuerda a los momentos de mayor intensidad de la violencia en 2006 y 2007, desmiente las afirmaciones de la Casa Blanca y del Pentágono sosteniendo que fuerzas colaboracionistas iraquíes son capaces de "garantizar la seguridad del país".

La admisión pública por parte de los propios generales estadounidenses de que Irak todavía no está bajo control operacional, demuestra que la estrategia del retiro de tropas, dejando al ejército colaboracionista iraquí como carne de cañón y "garantía de la seguridad", ya fracasó en todas sus líneas.

Los propios militares iraquíes admiten que ellos no pueden hacerse cargo de la situación. El portavoz del Ejército colaboracionista, el general Kassem Atta, dijo el miércoles que ?nuestras tropas todavía no tienen la formación ni las armas necesarias?.

El frente político y el gobierno colaboracionista iraquí controlado por los chiíes, tampoco logra su objetivo. Desde hace cinco meses reina una incertidumbre absoluta ya que el partido del ex jefe de gobierno Ijad Allawi no logra armar una mayoría para gobernar.

Los últimos atentados echan por tierra la supuesta capacidad y preparación de las fuerzas de colaboracionistas iraquíes -reconstruidas para que sustituyan como carne de cañón a las tropas invasoras que permanecen en sus bases de la periferia- y dan señales claras de un resurgir de la guerra civil entre suníes y chiíes.

La nueva escalada de atentados y asesinatos hace temer un regreso a las decenas de cadáveres que salpicaban diariamente las calles de Bagdad mientras las morgues no daban abasto para acoger a las víctimas de los escuadrones de la muerte que salían de los bastiones del gobierno chií.

Medios e inteligencia árabes vienen atribuyendo esta masacre programada (por medio de la guerra civil) a agentes de la CIA, escuadrones de la muerte infiltrados (o mimetizados) dentro de los cuerpos de seguridad manejados por el ministerio de Interior iraquí, cuya operatividad está controlada por las formaciones confesionales chiíes de al-Dawa y del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak.

Esas organizaciones se encuentran bajo el liderazgo de los clérigos y dirigentes chiíes que controlan el gobierno colaboracionista, caso del gran ayatolá Sistani, que colaboraron con la invasión norteamericana, y hoy conforman la mayoría del gobierno iraquí elegido en las urnas.

La imbricación con la CIA, el Mossad y la inteligencia británica, de estos grupos es directa, y sus vínculos provienen de la época de la resistencia iraquí en el exilio, cuando el Consejo Supremo de la Revolución Islámica y otras organizaciones confesionales chiíes operaban conjuntamente con la inteligencia judeo-norteamericana para derrocar o asesinar a Saddam Hussein.

La "opción militar", intento de control por medio de ataques militares en gran escala tuvo su entierro en Faluya, donde los tanques, aviones y marines de EEUU, pese a convertir en ruinas la ciudad, no pudieron terminar con la resistencia que emergió más fortalecida de los ataques.

Por otra parte, la "opción democrática iraquí", intento de control por medio de un gobierno títere electo en la urnas y con el aparato de seguridad mercenario iraquí reemplazando a las fuerzas norteamericanas, también fracasó estrepitosamente con la falta de unidad para formar gobierno, la exclusión de los suníes, y la impotencia de la policía y el ejercito iraquí para controlar a la resistencia.

Mientras ya se habla nuevamente del "sindrome Vietnam" para definir la debacle norteamericana en Irak, EEUU, hoy administrado por Obama realizó un simulacro de "cambio de estrategia" sin renunciar a los objetivos del control militar sin exponer a sus tropas.

En este contexto, una "guerra civil" (promovida por los "terroristas de la CIA" infiltrados en la resistencia) ya conforma una tercera estrategia de control por medio de la cual Washington intenta salir del pantano en que se encuentra en Irak.

Con ese objetivo, dotados de impunidad y de zona franca por las fuerzas norteamericanas y el aparato de seguridad iraquí, esos escuadrones de la muerte actuaron por primera a la luz del día, el 22 de febrero de 2005, tras la destrucción de una mezquita chií, realizando una inédita operación relámpago de exterminio de sunies que incluyó el secuestro y la tortura.

Estos comandos especiales, financiados y entrenados por la inteligencia judeo-norteamericana, cumplen para el Mossad y la CIA la misma función que cumple Al Qaeda con el "terrorismo explosivo". En Irak, son los activadores operativos de la "guerra civil".

Miliciano chiita

Es decir, que la inteligencia militar ocupante controla los dos procesos esenciales para el detonante de una guerra civil entre chiíes y suníes con implicación de los kurdos, que también integran los "escuadrones de la muerte".

En ese escenario, con la guerra civil que desangra a Irak como telón de fondo, EEUU, hoy gerenciado por la administración Obama, sigue controlando la administración, el petróleo, y los negocios de Irak, mediante un gobierno títere y la supremacía de su fuerza militar que vigila por aire, por mar y por tierra el territorio iraquí.

Con el retiro del grueso sus tropas, y manteniendo un contingente de 50.000 soldados en sus poderosas bases militares de la periferia, el Pentágono se corrió del frente (la línea del fuego rebelde) y colocó en su lugar al ejército de cipayos del gobierno títere iraquí para que mueran como moscas y asuman el costo político de la derrota en Irak.

El mando militar de EEUU, en tanto, controla a Irak por aire y por tierra por medio de sus bases militares y tropas acantonadas en las periferias de las ciudades iraquíes.

El plan ni siquiera fue diseñado por la administración Obama, sino por el Pentágono de Bush, y hoy continúa en la figura del actual secretario de Defensa Robert Gates que sirvió en ambas gestiones.

De esta manera, el gerente de turno Obama intentó cumplir con su "palabra" de "retirarse" de Irak, ganando consenso electoral de cara a las elecciones de noviembre, y sin romper el esquema cerrado de la dominación militar.

En suma, con la farsa del retiro de tropas, Washington busca seguir controlando militarmente a Irak, sin soldados muertos o heridos, sin costos políticos, sin manifestaciones "pacifistas" en las ciudades estadounidenses pidiendo el retorno de las tropas, mientras los iraquíes se despedazan los unos a los otros en una carnicería sin fin.

Por otro lado, si EEUU abandonara definitivamente Irak (cosa que no va a suceder porque el Imperio no abandonará el petróleo ni la posición geopolítica estratégica que consiguió con la invasión) el país ingresaría inmediatamente en una guerra civil abierta entre chiíes, sunies y kurdos por el control del poder y del petróleo.

En cualquiera de sus variantes, la farsa del "retiro" ya naufragó con la recreación del nuevo escenario con "Irak fuera de control" que coloca nuevamente a las fuerzas estadounidenses en el medio de una ratonera.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES