Por qué el turismo francés no es tan rentable como se espera

Sep 18 2013 @ 02:35pm
Por: Pablo Salazar
Publicado en: Documentales
A pesar de ser el primer destino turístico mundial, Francia no es el que más ingresa. Unos aseguran que la forma en que son tratados los turistas deja mucho que desear y otras critican la corta visión comercial para explotar las bondades del país.

La flamante París de la torre Eiffel del arco del triunfo, también las playas en verano o las montañas en invierno, han convertido a Francia en el primer destino turístico del mundo. Sin embargo, no es la que más ingresa. Le superan España o Estados Unidos. Tampoco, es la más competitiva.

Montmartre y sus pintores callejeros es una de las paradas obligadas si uno visita la capital gala, en un país lleno de turistas, pero que gastan poco. Menos de 500 euros de media, muy por debajo del resto de países más visitados. Sin embargo, el turismo sigue siendo fundamental para la economía francesa; supone el 7% del PIB, más que por ejemplo, la industria automovilística.

Mucho más importante ahora. La Europa en crisis mira al turismo y a las inversiones extranjeras como un flotador. En estos primeros 6 meses de 2013 el turismo internacional ha superado todas las expectativas. Ha crecido un 5% en todo el mundo. Y el viejo continente, junto con Asia, sigue a la cabeza. El objetivo: rentabilizarlo al máximo. El problema de Francia, dicen, es la falta de visión comercial.

"A diferencia de otros destinos donde sí saben mezclar diferentes aspectos, nosotros no sabemos combinar las compras y una guía de visitas en un bote por el río con el hotel y una exposición en un gran museo. No sabemos cómo concebir una oferta general que es un elemento clave para obtener ganancias. Tenemos que ser mejores. Saber que los turistas están pagando, y tenemos que darles motivos, para que gasten más", señala Jean-Pierre Blat , director general del Comité de Turismo.

Quizás, la amabilidad, según el Foro Mundial Económico, no es su fuerte. En simpatía le ganan por ejemplo, Suiza, Alemania o incluso Reino Unido. Aunque, como todo, depende de para quién.

"Me habían dicho que los franceses tienen reputación de rudos, pero yo no he experimentado eso", dice una turista. "Veníamos con alguna idea preconcebida, porque nos habían comentado, eso quizás un poco la arrogancia del parisino. La experiencia que tenemos hasta ahora es que yo creo que tiene que ser algo recíproco nosotros hacemos un esfuerzo por hacernos entender, y ellos también hasta ahora la experiencia sin ningún problema, muy buena y muy contentos de estar aquí", asegura otro.

"Estoy sorprendida por el comportamiento de algunas personas que se supone que son profesionales del turismo. No voy a entrar en detalles, pero la verdad es que estoy sorprendida por la impresión que me han dado", explica, sin embargo, una turista musulmana.

"El hotel en el que llegamos nos recibieron muy bien, pero de repente un poco brusco. Pongámonos de acuerdo, ellos se cansan a lo mejor de nosotros, pero nosotros no nos cansaremos de venir, entonces ellos viven del turismo, pues dennos la chance", dice una turista mexicana.

Pero es que a veces los turistas, según un taxista, son muy molestos. "Para los taxistas, hay algunos turistas que son insoportables. Ellos piensan que siempre estamos tratando de engañarlos. No todos somos así. El GPS está aquí y se puede ver que no estamos tratando de timarlos. Los mejores pasajeros son los norteamericanos, los británicos, los chinos y los franceses. No me gustan los españoles ni los italianos", explica.

Una campaña del Gobierno propone a los profesionales del sector hablar en "lenguaje turista. También tienen trucos para atender a los turistas: "Los japoneses cenan a las siete y media y les gusta sobre todo comprar, al igual que a los chinos. Que cuando un estadounidense pide un café lo quiere, gigante. O que los españoles miran mucho los precios".

"No creo que el francés sea arrogante. Pero tenemos un problema. El francés se siente bien diciendo que está de mal humor, le encanta eso. El 72% de los turistas dice que está contento con el servicio de taxi, cuando solo el 40% de los franceses lo está. Es una especialidad francesa, decir que no se está bien", subraya Jean-Pierre Blat .

Se puede ser francés, feliz y acogedor. Y si no, no parece importar tanto a los turistas. Aunque no se gasten mucho.



Vía RT
Cherada.com RSS Feeds

Suscríbete!

Feed Chicklet

Cherada en tu correo:

Hazte Fan!

Cherada en Twitter
Cherada en Facebook