5 Señales que Embriagarte esta Arruinando Tu Vida Amorosa

Mar 12 2010 @ 12:19am
Por: Seduce Mujeres Com
Publicado en: Contraespionaje
Recuerdos vagos, pérdida del conocimiento durante la noche y otros signos de que embriagarte está arruinando tu vida amorosa y las citas.



Si tu catalogas tus días en una escala de ebria a resaca y tu memoria guarda una colorida puerta de confusas relaciones románticas casuales, entones podría ser hora de agregar algunos pasatiempos a la mezcla. Si te identificas con uno o más de las señales descritas a continuación, tu romance con el alcohol podría entrometerce en tu camino a encontrar una relación verdadera de carne y hueso.

1.- La idea de ir a una cita con alcohol gratis parece lastimera. Si salir en una cita que no incluya cócteles te parece como un fenómeno donde "los cerdos vuelan", entonces pregúntate lo siguiente. ¿Qué color tenían sus ojos?¿Cuál era la canción que le recordaba a él su estadía por Italia? Y, ¿dónde fue que dijo que trabajaba? Si te vas de una cita sin acordarte de estos detalles, es un buen síntoma de que estuviste más interesada en el borde de tu copa que de su compañía. Aunque no dudamos del brillante lubricante social que es beber, estarías sorprendida sobre cuán diferente el chico X lucía y parece ser a la luz del día con un café.

2.- Tienes el hábito de las borracheras con tus amigas o con quienes te acuestas. Este es un clásico ya gastado de los días de colegio o universidad. Tu y tu "amigo" ¿cómo es que se llama, te acuerdas? están todavía solteros, te lleva a una fiesta y qué pasa! -- estás tan cara dura para conocer a alguien nuevo y terminas pasando la noche en la cama con él. Y pensar que tuviste una intrigante conversación durante tu primer trago con aquel chico soltero. Y te preguntas qué le pasó a él y a tu arito derecho.

3.- Tus borracheras te impiden que conozcas gente mientras estas sobria. Es Domingo y tus amigas se dirigen al Mall que seguro está repleto de chicos solteros. Te gustaría ir, pero tan pronto como puedes dormir unas 4 o 5 horas más hasta que tu cabeza agarre lugar.

4.- Nunca has salido con nadie que no bebiera contigo hasta que te emborracharas. Si revisas tu catálogo mental de novios pasados te darás cuenta de una alarmante tendencia: todos eran borrachos. Igual eras tu, desde luego, pero si el curso de lo más rescatable de tu relación es como sigue: "haha, recuerdas cuando Antonio lo sacaron a patadas del bar?" y "Jajaja, síiii, claro y yo que le hable a mis papás cuando estabamos tratando de ordenar pizza" y ¿los puntos bajos? Un collage de feas peleas que te hicieron estremecerte. La próxima vez te convendrá programar unas cuantas salidas a tomar café en lugar de emborracharte.

5.- Tienes el presentimiento de que has perdido buenos partidos debido a tus hábitos con la bebida. Veamos el punto No. 1 nuevamente. Si las citas siempre terminan con una ronda de tragos en tu casa porque ambos tienen sendos bares en casa, es probable que cinco citas antes de la regla de tener sexo salga por la ventana, también. Todo encaja a la perfeccion después de ese tapis con whiskey en tu casa. Y mientras no te impactó que el chavo para esa ronda más de whiskey jamás te volvió a llamar, te dolió cuando ese amigo demasiado-bueno-para-ser-cierto te deja plantada, despareciendo cuando habías insistido en una quinta ronda de Pinot Grigio, con la plática de sobremesa de tu miserable niñez y que estuvieron tan ebrios que casi traspasas la puerta cerrada del bar.