La Gripe "EspaŮola" de 1918 matů a Millones debido a las Vacunas contra la Gripe

Jul 15 2009 @ 08:31pm
Por: Sauron
Publicado en: Salud
Traducci√≥n de Trinity a Tierra con inserci√≥n de im√°genes y comentarios a pie de foto de Trinity a Tierra. Se a√Īade m√°s abajo un an√°lisis y enlaces a referencias y v√≠deos sobre la gripe "espa√Īola" de 1918.





Extracto del libro "Vacunación, el asesino siencioso" (Vaccination The Silent Killer p28) de E. McBean

Por Trinity

Muy poca gente se da cuenta de que la peor epidemia que azot√≥ jam√°s a Am√©rica, la gripe espa√Īola de 1918, ocurri√≥ por el efecto secundario de una campa√Īa de vacunas masiva a nivel nacional. Los doctores dijeron que la gente mor√≠a por la enfermedad causada por los g√©rmenes. Los virus aun no se hab√≠an descubierto en aquella √©poca porque, de lo contrario, hubieran sido culpados de todo aquello. Los g√©rmenes, las bacterias y los virus, junto con los bacilos y otros organismos invisibles, son los seres "malvados" a los que los doctores achacan todos los males que desconocemos (o desconocen). Si el doctor hace un diagn√≥stico incorrecto, y mata al paciente, siempre puede culpar a los g√©rmenes, y decir que el paciente no recibi√≥ un diagn√≥stico a tiempo o no fue a verle a tiempo.







El pintor noruego Eduard Munch, hijo de un m√©dico castrense, pint√≥ su estado cuando contrajo la enfermedad de la terrible gripe espa√Īola. Mucho de su obra, s√≥lo puede entenderse desde ese √°ngulo del horror de la enfermedad.



Si revisamos la historia del periodo de 1918, cuando se extendi√≥ la gripe, veremos que √©sta comenz√≥ repentinamente, justo despu√©s de que los soldados volvieran de la Primera Guerra Mundial. Fue la primera guerra en la que todas las vacunas conocidas fueron inyectadas obligatoriamente a los hombres en servicio. La mezcla de f√°rmacos venenosos y prote√≠nas p√ļtridas de las que se componen las vacunas (nota Trinity: esta expresi√≥n del autor es la m√°s acertada, "prote√≠nas que se pudren en el interior del organismo"), causaron tal extensi√≥n de la enfermedad y muerte entre los soldados, que lo que se dec√≠a entonces (Nota Trinity: ¬°ya se dec√≠a entonces pero por desgracia nuestros abuelos y bisabuelos no est√°n aqu√≠ para corroborar mucho de esto y los libros que podr√≠an contarlo, como √©ste, est√° descatalogado y es imposible de encontrar en una librer√≠a) era que hab√≠an causado m√°s muertes las inyecciones m√©dicas que los tiros del enemigo en el frente. Miles de hombres quedaron inv√°lidos por las vacunas, como enfermos tullidos e in√ļtiles, antes incluso de que vieran el campo de batalla.



La tasa de mortalidad y enfermedad entre los soldados vacunados fue cuatro veces m√°s alta que entre los civiles no vacunados. Pero esto no fren√≥ a los promotores de las vacunas. La vacuna ha sido SIEMPRE un gran negocio y as√≠ contin√ļa si√©ndolo hasta el d√≠a de hoy.



Al parecer, la Guerra (la Primera) fue m√°s corta de lo que los fabricantes de vacunas hab√≠an planificado; dur√≥ cerca de un a√Īo, as√≠ que los promotores de vacunas ten√≠an un mont√≥n de vacunas sobrantes en stock que deseaban vender a buen precio, de forma que hicieron lo que hacen habitualmente, organizaron una reuni√≥n secreta entre bastidores y organizaron completamente todo este s√≥rdido programa, un programa de vacunaci√≥n a nivel mundial en el que usar todas sus vacunas, mientras les dec√≠an a la gente que los soldados volv√≠an a casa con muchas enfermedades mortales contra√≠das en pa√≠ses extra√Īos y que, por lo tanto, era un deber "patri√≥tico" de cada hombre, mujer y ni√Īo, protegerse de todo ello por medio de la vacunaci√≥n, acudiendo a toda prisa a los centros de vacunaci√≥n a recibir todas las inyecciones previstas.



La mayor parte de la gente cree a sus doctores y a los políticos y hacen lo que éstos les dicen. El resultado fue, que casi toda la población sometida a las vacunas sin cuestionarlas, en cuestión de horas, comenzó a caer muerta en agonía, mientras otros colapsaban con una enfermedad de tan virulencia que nadie había visto jamás en su vida.



Tenían todas las características de las enfermedades contra las que habían sido vacunados, fiebre alta, dolor, diarrea, etc. como la tifus o la neumonía, como la congestión de pulmón y de garganta en la difteria y el vómito, dolor de cabeza, debilidad de la hepatitis y las manchas en la piel de las vacunas de varicela, junto con parálisis como consecuencia de todas las vacunas, etc.



Los doctores estaban aterrorizados y aseguraban que no sab√≠an qu√© causaba la extra√Īa y mortal enfermedad y realmente, no ten√≠an cura para ella. Ellos deb√≠an haber entendido que la causa com√ļn de todo ello eran las vacunas, porque todos los soldados que recib√≠an las vacunas en los campos, sufr√≠an los mismos efectos.







La vacunas contra la fiebre de la tifus causaba una forma peor de enfermedad que lo que ellos llamaban "para-tifoide"



Más tarde intentaron mejorar los síntomas de aquellas enfermedades con vacunas aun más fuertes que causaban una enfermedad aun más seria que mató y dejó paralíticos a una proporción enorme de hombres. La combinación de todas las vacunas venenosas, fermentando juntas en el cuerpo, causaba reacciones tan violentas que los cuerpos no podían soportarlas.



En el campo de batalla se produjo el desastre. Algunos hospitales militares se llenaron con nada más que hombres paralizados, y fueron descritas esas bajas como "bajas de guerra", incluso después de que se produjeran en suelo americano.



Hablé con algunos de aquellos supervivientes de la barbarie de las vacunas cuando volvieron a casa después de la Guerra y hablaron de los horrores, no de las Guerra en sí misma, sino de la enfermedad en el frente.



Los doctores no quisieron que esta enfermedad masiva provocada por las vacunas reflejara la realidad de su intervenci√≥n, as√≠ que la llamaron "Gripe Espa√Īola". Espa√Īa era un lugar lejano y algunos de los soldados hab√≠an estado all√≠, as√≠ que la idea de llamarlo "espa√Īola" parec√≠a una buena forma de cargar la culpa sobre otros. Los espa√Īoles no nos perdonaron que le di√©ramos a la enfermedad un nombre que les se√Īalaba a ellos, porque sab√≠an muy bien que la gripe no se hab√≠a originado en su pa√≠s. (Nota Trinity: los cerdos y las aves tampoco les perdonar√°n por llamar la gripe "aviar" y "porcina") .



20 millones de personas (Trinity: las estad√≠sticas no se ponen de acuerdo y parece que murieron muchos m√°s) murieron de esa epidemia de una gripe en todo el mundo que parec√≠a ser casi universal, o llegaba a tantos sitios como las vacunas. Grecia y pocos otros lugares que no aceptaron las vacunas, fue de los √ļnicos pa√≠ses adonde la Gripe espa√Īola no lleg√≥. ¬ŅNo es eso la prueba de algo? (trinity: He intentado encontrar datos sobre ello sin √©xito, si alguien puede aportarlos, ser√°n muy bienvenidos).



En casa (en los Estados Unidos), la situaci√≥n era la misma. Los √ļnicos que escaparon a la gripe espa√Īola fueron aquellos que se negaron a vacunarse. Mi familia y yo estuvimos entre aquellos que persistieron en negarse a pesar de la presi√≥n de la propaganda, y ninguno de nosotros contrajo jam√°s la gripe espa√Īola, ni siquiera llegamos a tener ning√ļn s√≠ntoma, a pesar de que todo el mundo alrededor, estaba enfermo, y tuvimos un crudo invierno aquel a√Īo.



Todo el mundo parecía estar enfermo. La ciudad entera estaba enferma y muriéndose. Los hospitales estaban cerrados porque los doctores y enfermeras estaban de baja por la gripe. Todo estaba cerrado, las escuelas, los negocios, las oficinas de correos, todo. No había nadie en las calles, era una ciudad fantasma, no había doctores que cuidaran de los enfermos, así que mis padres iban de casa en casa haciendo lo que podían para ayudar a los enfermos de todas las maneras que podían (Trinity: ahora podemos comprender mejor lo sucedido en Méjico como ensayo general, de ese modo, podrán decir que lo que la alarma y enfermedad ya existía mucho antes que la vacuna).



Mis padres pasaban el día entero y parte de la noche, durante semanas, en salas con enfermos y venían a casa sólo para comer y dormir. Si los gérmenes o virus, bacterias o cualquier otro organismo, hubieran sido la causa de la enfermedad, hubieran tenido un montón de oportunidades de contagiar a mis padres y enfermarles con la enfermedad que había postrado al mundo.



Pero no eran los g√©rmenes la causa de aquello, ni ninguna otra enfermedad, as√≠ que no la "cogieron". He conocido a poca gente que escapara de la enfermedad, desde entonces, as√≠ que siempre les pregunto si recibieron las vacunas y en todos los casos, me dicen que nunca creyeron en las vacunas y que nunca se las administraron. El sentido com√ļn nos dice que todas esas vacunas t√≥xicas mezcladas y puestas juntas en la gente, no solo no pod√≠an ayudar, sino que causaban un extremo envenenamiento del cuerpo, en una forma u otra., lo que era la causa de la enfermedad.



Cuando una persona tose o estornuda, mucha gente se vuelve, pensando que los g√©rmenes se est√°n extendiendo alrededor y atacar√°n a otras personas. No hay necesidad de temer a esos g√©rmenes porque esa no es la forma en que se desarrollan los catarros o enfermedades. Los g√©rmenes no pueden vivir solos fuera de las c√©lulas (residentes) y no pueden hacer ning√ļn da√Īo incluso si quisieran. No tienen dientes para morder a nadie, no tienen veneno como las serpientes, los mosquitos o las abejas, no se multiplican, excepto en sustancias en descomposici√≥n (Trinity; lo que da la raz√≥n a los "terrenistas"), de manera que no est√°n capacitados para hacer da√Īo alguno. Como he dicho antes, su prop√≥sito es √ļtil, no destructivo.



La gripe de 1918 fue la enfermedad m√°s devastadora que nunca hemos tenido y nos lleg√≥ por culpa de todos los inventos m√©dicos, porque todas las sustancias a√Īadidas qu√≠micas, todas ellas venenosas, s√≥lo intensificaron la enfermedad de los que ya estaban muy envenenados de manera que los tratamientos posteriores realmente mataron a m√°s gente que las propias vacunas.



Enlace original a este extracto del libro mencionado de Mc Bean:



Fin del extracto del libro mencionado de Mc Bean



Aqu√≠ puedes ver im√°genes de aquella "pandemia" de gripe "espa√Īola" en los a√Īos 1918 y 1919. El documental sigue la l√≠nea argumental oficial de que "los soldados trajeron enfermedades muy contagiosas del frente" pero las im√°genes ilustran el horror de lo que se ha venido en llamar "la pandemia desconocida", algo que ya de por s√≠, resulta revelador.













Algunos hechos:



Seg√ļn los datos actuales, la gripe "espa√Īola" enferm√≥ al 20% ? 40% de la poblaci√≥n mundial y entre 60 y 100 millones de personas murieron en todo el mundo, principalmente adultos j√≥venes.



El 99% de las muertes se produjeron en personas de menos de 65 a√Īos, entre 20 y 40 a√Īos. Esto ocurre ahora, con la llamada "Gripe A" que afecta a adultos j√≥venes, especialmente, cuando la gripe normal afecta sobretodo a aquellos con un sistema inmunitario m√°s debilitado. Fijaos de qu√© forma m√°s sencilla, se produce un efecto multiplicador: si decimos que afecta sobretodo a adultos j√≥venes y animamos a √©stos a vacunarse especialmente, estos ser√°n los que, efectivamente, m√°s enfermen. De la misma forma, si animamos a los homosexuales a hacerse la prueba falsa de detenci√≥n de SIDA, sin saber qu√© estamos buscando y qu√© detecta, m√°s probabilidades tenemos de encontrarnos "algo" que "curar" con los asesinos f√°rmacos dise√Īados para eso llamado "SIDA". Y as√≠ funciona todo.



Si quieres detectar por t√≠ mismo las incoherencias de todo esta locura entorno a la gripe porcina lee esto. La vacuna estar√° preparada y lista para su venta en octubre-noviembre del 2009, de momento lo que est√°n dando es anti-virales para los "enfermos" y observamos que hay muy pocas muertes, si exceptuamos las de M√©xico donde, seg√ļn fuentes, se inocularon vacunas a personas poco antes de que comenzaran a producirse las muertes. Mucho me temo que cu√°ndo comiencen a producirse las muertes, dir√°n que la gripe porcina ha "mutado" y se ha convertido en mortal. Es terrible que sean los ni√Īos, de nuevo, los primeros en ser v√≠ctimas de este engrendro.



Jap√≥n fue una de las zonas menos afectadas por la gripe "espa√Īola" con una tasa de mortalidad del 0.425% Ser√≠a muy interesante conocer cual fue la incidencia de la campa√Īa de vacunaci√≥n para la gripe "espa√Īola" all√≠ y cu√°ntas dosis se aplicaron para poder comprobar correlaciones.



Existen testimonios que dicen haber visto, durante la "epidemia" de gripe "espa√Īola", a siete j√≥venes morir en la cl√≠nica al lado del doctor justo despu√©s de ser vacunados en un centro militar. Quien lo afirma pidi√≥ verificaci√≥n sobre este dato. Le enviaron un informe del Secretario de Guerra de USA, Henry L. Stimson que verificaba esas informaciones de siente muertos por las vacunas, y aseguraba que se hab√≠an producido 63 muertes y 28.585 casos de hepatitis como resultado directo de la vacuna de la fiebre amarilla durante s√≥lo 6 meses de guerra. Este fue uno de los 14 o 15 vacunas administradas as los soldados.



Es alucinante que esta as√≠ llamada "pandemia" sea tan desconocida y existan tan pocos estudios cient√≠ficos rigurosos sobre todo aquello a disposici√≥n de la opini√≥n p√ļblica. Parece obvio que un evento que caus√≥ la muerte y enfermedad de tantos millones de personas hubiera requerido algo m√°s de inter√©s por parte de los historiadores, los doctores, y la comunidad cient√≠fica en general; hubiera requerido que se estudiaran e investigaran a fondo y durante a√Īos todas las correlaciones posibles existentes, correlaciones como las que planteo arriba y son f√°cilmente verificables con los datos en la mano y otras mil m√°s, y sin embargo es una de las etapas m√°s oscuras de la historia humana, apenas conocida, que no ocup√≥ un lugar destacado en nuestros libros de historia y de la que, probablemente, no estar√≠amos hablando, si no fuera por las, as√≠ llamadas, gripe "aviar" o la gripe "A".



Como un gran amigo mío matemático solía decir "si alguien no te explica bien las cosas, es porque tiene MUCHO que ocultar". Lo decía con ?segundas? y ?terceras?, empezando porque las personas, que explican mal las cosas, esconden a menudo su propia ignorancia sobre la cuestión, pero además porque se ven obligados a ocultar algo más, como en este caso.



Efectivamente, como bien dice el autor del libro, la gripe espa√Īola no ten√≠a nada de "espa√Īola" y ces√≥ abruptamente al final de 1918, antes de comenzar una segunda oleada en 1919 (ver abajo). En Filadelfia, por ejemplo, donde murieron casi 5000 personas en una semana a finales de octubre, el 11 de noviembre hab√≠a casi desaparecido de la ciudad (¬Ņtiene ese algo que ver con una din√°mica de contagio?). Una explicaci√≥n oficial al r√°pido decrecimiento de la mortalidad en la primera oleada fue que los doctores mejoraban el tratamiento y prevenci√≥n pero nadie ha encontrado una sola prueba que soporte esa explicaci√≥n. Otra teor√≠a dice que el virus de 1918 mut√≥ extremadamente r√°pido a un brote menos mortal. Esto parece bastante manido ya y actualmente nos advierten de ello CON ANTELACION, lo cual es ALUCINANTE COMPLETAMENTE. Estos genios saben por anticipado si un virus va a mutar o no va a mutar. Impresionante.







Todo esto no es nuevo, en cierto modo. En 1948, Heinrich Mueller, , anterior jefe de las Gestapo le dijo a sus interrogadores de la CIA que la plaga m√°s devastadora de la historia humana, la epidemia de gripe "espa√Īola", hab√≠a sido fabricada por el hombre. Por su culpa, murieron y enfermaron tres veces m√°s personas que en la Primera Guerra Mundial, con cifras s√≥lo comparables con la Segunda Guerra.



Mueller dijo que la gripe comenz√≥ como un arma bacteriol√≥gica militar de USA que, de alg√ļn modo, se extendi√≥ por el mundo, como "por error" desde Camp Riley, Kansas en Marzo de1918. Con lo que ya sabemos, parece claro que aqu√≠ Mueller o peca de "iluso" o miente descaradamente en esto de que fue un "error".



En una conferencia sobre la guerra bacteriol√≥gica en Berl√≠n en 1944, el General Walter Schreiber, Jefe del Cuerpo M√©dico Militar alem√°n, le dijo a Mueller que hab√≠a pasado dos meses en USA en 1927 con sus colegas que le hab√≠an dicho que el virus de la gripe "espa√Īola" hab√≠a ya sido desarrollado y empleado durante la guerra de 1914.



Seg√ļn Mueller, en 1918 "se les fue de las manos y, en lugar de matar s√≥lo a los alemanes, a quienes iba dirigida el arma, como ten√≠an previsto, se volvi√≥ contra ellos y contra todo el mundo". Incluso si hubiera sido cierto que el objetivo era exclusivamente matar alemanes, estar√≠amos hablando de graves cr√≠menes de guerra porque en la guerra no todo vale y un m√©todo de guerra, como las armas bacteriol√≥gicas, que no distinguen entre militares y civiles no puede ser empleado en ning√ļn caso porque se trata de genocidio voluntario y de cr√≠menes contra la humanidad. Observemos sin embargo que Mueller, dice s√≥lo "medias verdades" dejando de lado completamente el asunto de las vacunas.



Mueller se refer√≠a al virus de la gripe espa√Īola como al virus del "doble soplo", al parecer atacando el sistema inmunitario para hacer a la victima susceptible primero, y despu√©s insuflando una forma de neumon√≠a en el cuerpo.



Mueller dijo que los nazis introdujeron deliberadamente el tifus a los campos de trabajo rusos, lo que junto al hambre, mató a 3 millones de personas más. El tifus se expandió a Auschwitz y a otros campos de concentración en Rusia y Polonia. Recordemos que Mueller habla de un arma bacteriológica fabricada por los americanos para asesinar que ya se había desabollado en 1914.



En el contexto de la Guerra Fr√≠a, Mueller dice "Si Stalin invade Europa, una peque√Īa enfermedad aqu√≠ y all√° reducir√° las hordas de Stalin sin disparar un tiro. Una peque√Īa botella de g√©rmenes es m√°s barata que una bomba at√≥mica. ¬ŅPara qu√© tener m√°s soldados que Stalin pueda usar contra ti cuando adem√°s tienes que alimentarles y abrigarles? Por otro lado, la amenaza de la guerra hace maravillas para la econom√≠a (pag 108 del mencionado libro).



Gregory Douglas aparentemente es un seudónimo y quien escribió este libro con las declaraciones y memorias de Mueller fue su sobrino. A mi me parece todo obra maestra de los desinformadores: te digo algo que parece alto secreto y te oculto lo más importante. Así satisfago a los teóricos de la "conspiración" y a los que "duermen tranquilos" les reafirmo en su concepción de que "los nazis tienen la culpa de todo lo malo ocurrido en el mundo y ahora, como ya no están, seguimos durmiendo tranquilos".



Porque, observad, lo curioso de este tema, y esto es importante, es que tanto si me creo las declaraciones de Mueller, como si no, ninguna de las dos versiones me obliga a descartar la teor√≠a de los g√©rmenes, seg√ļn la cual , estos "bichitos" van por ah√≠ matando a todo el que se ponga por delante. Si uno no pone en tela de juicio, como estamos obligados a hacer, la propia teor√≠a de los g√©rmenes, llega a la conclusi√≥n de que lo mejor que se puede hacer contra esos invisibles y malintencionados "bichitos" es efectivamente, vacunarse, incluso si las vacunas contienen veneno, como parece estar archi-demostrado, y no niegan ni las autoridades, ni las empresas fabricantes que adjuntan una lista de los aditivos ingredientes de sus vacunas (no comentan claro los ingredientes virales, bacterianos, prote√≠nicos, ADN y dem√°s).



De manera que el punto fundamental aquí, la clave de toda esta historia, gira entorno a la propia teoría de los gérmenes, cuyos promotores históricos fueron Jenner y Pasteur.



La teor√≠a de la vacunaci√≥n est√° basada en la "teor√≠a de los g√©rmenes" seg√ļn la cual √©stos tienen un poder intr√≠nseco, independientemente de cualquier otro elemento, de enfermar al organismo, e incluso un poder mort√≠fero, independiente de la c√©lula. Si se demuestra, como ya se hizo (ver post anterior) que esta teor√≠a es falsa, la teor√≠a de la vacunaci√≥n requiere una revisi√≥n inmediata y no puede ser aceptada, en ning√ļn caso, ni como mal menor, que es como nos las venden. Pues bien, no es un mal menor sino el origen de millones de enfermedades terribles, causa de muerte para muchos infantes, origen de degeneraci√≥n neuronal y una herramienta de expansi√≥n de pandemias, en s√≠ misma.



Algo que la gente que habla de vacunas a menudo desconoce es el hecho de que Edward Jenner , el primero en emplear las vacunas ya en 1749, mucho antes que Pasteur, inocul√≥ a un ni√Īo de ochos a√Īos, James Phipps, en 1796. El ni√Īo fue revacunado veinte veces y muri√≥ a la edad de 20 a√Īos. Jenner, tan convencido estaba de su teor√≠a, que vacun√≥ a su propio hijo y su hijo muri√≥ a la edad de veinte un a√Īos. Este dato no se menciona en la Wikipedia pero pod√©is comprobarlo en una enciclopedia m√°s o menos rigurosa. A pesar de eso, leemos que "gracias a sus trabajos podemos disfrutar de sus beneficios" (Que se lo pregunten al pobre James Phipps).







Respecto a Pasteur, como escribí en el post anterior él mismo reconoció, tras un intenso debate durante gran parte de su vida, con otras autoridades en química y medicina, con mayor prestigio científico que el suyo en ese momento, que la clave no está en los gérmenes, sino en el terreno biológico del individuo que es el que favorece que esos organismos (que están en la Tierra desde que el mundo es mundo, que están en nuestro organismo y en absolutamente todo lo que nos rodea) tengan un comportamiento patológico y sean causantes de la enfermedad.



Como ejemplo, cuando Ud. consume esos yogures que seg√ļn la publicidad ayudan al tracto intestinal, est√° consumiendo bacterias que, supuestamente, ayudan a su organismo (lactobaccillus, com√ļnmente, aunque no las de los yogures). Si esas bacterias las deposita Ud. sobre un pedazo de carne y las deja a la intemperie, ver√° qu√© resultado producen. ¬ŅPor qu√© las mismas bacterias han producido un efecto tan distinto en diferentes ocasiones? Porque el terreno biol√≥gico es lo que var√≠a. Si Ud. toma grandes dosis de vitamina C este invierno, ver√° que no "coge" ninguna enfermedad respiratoria, aunque bien sabemos que los organismos microbianos siguen ah√≠, como siempre han estado y estar√°n. Esto lo sabemos todos ¬ŅVerdad?. Pues bien, parece que cuando se llega al cap√≠tulo de las vacunas, todos nos olvidamos de ello y comenzamos a volvernos locos.



Y resulta que es en ellas donde se encuentra el verdadero peligro, como hemos tenido la oportunidad de ver y leer en todos los documentos y libros que se enlazan en este y el anterior post donde expongo la opinión de la Doctora Carley.



La llamada gripe aviar ha matado, seg√ļn las estad√≠sticas, a menos de 200 personas en total desde 2003. El n√ļmero de fallecidos por la gripe A (antes porcina) hasta ahora ha sido de menos de 100 personas.



Tambi√©n sabemos que el brote de la gripe porcina de 1976 afect√≥ a unos cien soldados y mat√≥ a una persona, generando una reacci√≥n completamente exagerada (ver documental de la CBS sobre la Gripe porcina en 1976) y una campa√Īa de vacunaci√≥n ordenada por el gobierno del presidente Gerald Ford que caus√≥ m√°s da√Īos que la propia enfermedad, como ha sido aceptado y poco discutido.



Es una pena que no sea más fácil consultar las estadísticas para estudiar las correlaciones entre porcentajes de vacunación entre 1918 y 1919 y mortalidad. Es realmente necesario poder tener esas cifras y esos datos para mostrar la evidencia a todo el mundo (aunque mucho me temo que ni eso sería una evidencia y una prueba para muchos).



Un dato interesante sobre la incidencia de la gripe "espa√Īola" en Espa√Īa que me he encontrado en el camino de mi estudio es el de que la incidencia fue mayor en ciudades como Zamora y Burgos que en otros lugares y que, adem√°s, esa mayor incidencia ha sido relacionada con el culto religioso. Seg√ļn dice el autor "en Zamora, las autoridades de la Iglesia Cat√≥lica indicaron que el mal podr√≠a ser una consecuencia de nuestros pecados, falta de gratitud y la venganza de la eterna justicia y por este motivo, organizaron actos religiosos masivos en la Catedral de Zamora, lo que contribuy√≥ a la expansi√≥n del virus". ¬ŅEs eso cierto? ¬ŅO es por el contrario la influencia de los padres de la Iglesia, sumado al de las autoridades, llamando a la vacunaci√≥n masiva lo que tuvo ese efecto multiplicador y devastador?.



S√© que no hace falta se√Īalar esto a la mayor parte de mis lectores, pero a otros les conviene recordar tal vez , que una estad√≠stica es la cosa m√°s manipulable del mundo y que la √ļnica forma de interpretar los datos es estudiando y comparando multitud de correlaciones y no ignorando las "excepciones". Si no hacemos esto, corremos el riesgo de pensar que, por ejemplo, como el n√ļmero de elefantes en el contienen africano es el mayor del mundo y la tasa de mortalidad infantil est√° entre las mayores de mundo, el n√ļmero de elefantes es un factor decisivo en la mortalidad infantil y, por lo tanto, exterminamos a los elefantes y nos quedamos tan panchos y anchos. Esto es, a grandes rasgos, lo que ocurre a menudo con la interpretaci√≥n de estad√≠sticas "cient√≠ficas".



La administración de vacunas específicas y en complejos vacunales especiales, en un marco de histeria mediática y declaraciones de autoridades sanitarias exagerando los efectos de la enfermedad, es un coctel explosivo que ya ha sido probado con efectos espantosos. Es la mente, como de costumbre, la que debe, puede y está obligada a resistir los ataques de quien quiere destruirnos a toda costa.



Si no te convence nada de lo que has leído, no dejes de buscar y preguntar hasta que realmente observes una correlación 100% sobre lo que te explican.



Ante la duda, ¬Ņhacer o no hacer? ¬ŅVacunar o no vacunar?. Ante la duda, en este, como en todos los casos, no act√ļes, es mejor siempre dedicar toda tu energ√≠a a resolver tus dudas e ir adonde tengas que ir para resolverlas, estar atento a lo que ocurre a tu alrededor, observar t√ļ mismo las correlaciones, no caer en estado de p√°nico que es lo que quieren que sientas para perder el control de tu mente. Si hay una excepci√≥n y mil excepciones, como en el caso de la vacunaci√≥n, enciende la luz de "alerta". Y no s√≥lo hay mil, sino millones de excepciones: enfermos que se vacunaron contra una enfermedad que sufren despu√©s, personas no vacunadas perfectamente sanas, personas que se enfermaron "casualmente" despu√©s de vacunarse, personal m√©dico que te recomienda vacunas pero, cuando les preguntas qu√© son y qu√© contienen, no saben contestarte o no lo hacen con rigor, campa√Īas de vacunaci√≥n en pediatr√≠a que te recomiendan hasta "vacunas para la gastroenteritis" (esto est√° ocurriendo y es escandaloso)....todo eso debe poner en pie de guerra tu luz de "alerta" y obligarte a seguir buscando hasta que te convenzas de lo que yo ya estoy convencida: que las vacunas enferman y matan a la gente.



En Espa√Īa hay organizaciones y asociaciones de ciudadanos para proteger sus derechos e informar a las personas que han tomado la decisi√≥n (la mejor) de no vacunarse, ni vacunar a sus hijos. Puedes contactar con ellos, puedes intentar ayudarles y, si tienes dudas, comprobar t√ļ mismo lo extraordinariamente sanas que est√°n todas esas personas y ni√Īos no vacunados.



Algunas referencias:



Libros editados en inglés que hablan del peligro de las vacunas, entre los que se encuentran:



"Adiós a la teoría de los Gérmenes", por William P. Treving



"Lo que las empresas farmacéuticas no quieren que sepas sobre las vacunas", por el Doctor Todd Elsner



"Cuando tu doctor se equivoca, Hepatitis B, autismo, y el rescate de un ni√Īo" por Judy Converse



"La exposición a la gripe porcina" por Eleonor Mc Bean



"The Influenza Pandemic of 1918?



Exposici√≥n de beb√©s de 0 a 18 meses al tiomersal (estudio cient√≠fico en espa√Īol)



Documentación y publicaciones en castellano sobre las vacunas



Para saber más sobre el libro "Jefe de la Gestapo: el Interrogatorio de la CIA a Heinrich Mueller". Vol 2, escrito por Gregory Douglas aquí una entrevista a Gregory Douglas sobre esto



Una enfermera dice que las primeras muertes en México ocurrieron tras unas pruebas de vacunas para la gripe en ese país.





La vacuna de la gripe porcina es mortal



David Icke sobre la vacuna de la gripe "porcina"



Esta entrada fue publicada el a las Miércoles 15 de Julio de 2009 y está archivada bajo las categorías General, Mentiras de la Historia, Nuevo Orden Mundial, Proyectos Ultrasecretos, Salud Humana. Puedes seguir las respuestas de esta entrada a través de sindicación RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES
---