La recesión aprieta: La UE quiere 'refundar' el capitalismo y EEUU mira para otro lado

Oct 20 2008 @ 04:11am
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis financiera

El sistema se descalabra y suma fracasos

Con un escenario continuado de "mercados nerviosos", con bolsas que suben un día y bajan el otro, con un marco de situación "volátil", tan efímera y cambiante como el ánimo de las autoridades mundiales del sistema que no consiguen dar en la tecla para "normalizar" al rubro financiero colapsado, ahora Bush, Sarkozy, Merkel y los principales líderes del centralismo europeo han llegado a la conclusión de que tienen que empezar por el principio del problema: La recesión. Una palabra temible, que comienza a recorrer cada vez con más fuerza la espina dorsal tanto de las economías centrales como de las periféricas de Asia, África y América Latina.



IAR Noticias

En este escenario, la UE ya lanzó esta semana la primera piedra de una "refundación" del sistema capitalista nacido en Bretton Woods. USA, el Imperio hegemónico, prefiere seguir con el "modelo" vigente: "Controlado" (financieramente) desde Wall Street y "garantizado" (militarmente) por el poder nuclear y convencional de EEUU. Para Bush y la Casa Blanca, en ese terreno, no hay "nada que innovar".

La crisis estructural, la recesión de la economía con baja del consumo y suba de precios, es el verdadero fantasma que acecha al "planeta capitalista" como inmediato emergente del colapso financiero y la progresiva desaparición del crédito, que se extiende desde las naciones centrales a la periferia "emergente" o en desarrollo (como llaman ahora al mundo dependiente).

Las economías centrales de EEUU y la UE, se encuentran con sus números en rojo. Mientras las autoridades imperiales se preocupan por salvar a los bancos quebrados, los números negativos de su macroeconomía se acumulan: Inflación creciente, déficit creciente, desempleo creciente, consumo decreciente, todas las señales de una desaceleración económica que en casos puntuales como EEUU, España, Reino Unido y Alemania, ya tocan el primer escalón de la recesión.

La cuestión llega a tal gravedad, que la propia Reserva Federal de EEUU y el FMI admiten que EEUU y las economías centrales ya están técnicamente en recesión de acuerdo con lo que reflejan los índices de crecimiento, el desempleo y el consumo.

Índices en rojo cuyo protagonismo (clave para un desenlace de la crisis estructural de la economía) es tapado a diario por la "crisis financiera" que, por ahora, sólo consigue crear "pánico " entre los interesados directos: Los "inversores" (léase especuladores privados e institucionales que alimentan la rueda de la depredación del capitalismo financiero parásito).

No obstante las "inyecciones de liquidez" prolongadas (iniciadas en septiembre de 2007), los planes de salvataje 1 (USA) y 2 (UE) instrumentados la semana que pasó, continuó la caída de las bolsas cuyos índices (como es el caso del Dow Jones, del Nikkei o del Ibex) han sufrido derrumbes históricos.

La semana pasada, los temores a que EEUU entrase en una profunda recesión, provocaron la mayor caída del Promedio Industrial Dow Jones en 21 años, que coincidió con el descenso de las ventas minoristas y las ganancias de los bancos y el debilitamiento de la demanda de materias primas.

Las últimas cifras sugieren que EEUU se dispone a entrar en su mayor recesión desde inicios de los años 80. Tal noticia, junto a la reanudación de los problemas en los mercados de crédito, desencadenó una ola de ventas en los mercados que prácticamente borró de un plumazo el gigantesco avance del lunes después del anuncio del plan de salvataje europeo.

El Promedio Industrial Dow Jones perdió 733 puntos, un 7,9%, para quedar en 8.577,91 unidades en medio de los temores a una recesión y las dudas acerca de las perspectivas del sistema financiero.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtió en un discurso pronunciado en Nueva York que la economía estadounidense enfrenta momentos muy difíciles.

"La estabilización de los mercados financieros es un primer paso, pero... una recuperación más amplia de la economía no ocurrirá de la noche a la mañana", aseveró. "En última instancia, la trayectoria de la actividad económica más allá de los próximos trimestres dependerá en gran medida de hasta qué punto los mercados financieros y crediticios vuelvan a un funcionamiento más normal".

Muchos economistas revisaron a la baja sus estimaciones, según The Wall Street Journal.

La consultora Macroeconomic Advisers redujo su estimación y proyecta un descenso de 0,3% en el PIB durante el tercer trimestre. "El consumidor estadounidense está en serios aprietos. El crecimiento de los salarios se evapora, el crédito es escaso o no se consigue, los precios de las viviendas siguen cayendo... y los costos de los alimentos y la energía se quedan con una importante porción de sus presupuestos", señala Joshua Shapiro, economista jefe de la firma de consultoría MFR Inc. "Sin importar lo que haga el gobierno para rescatar el sistema financiero, se nos viene una recesión liderada por el consumo y promete ser grave".

El panorama en Europa no es mejor. Ante el fracaso del plan de salvataje europeo para contener el "pánico bajista" en las bolsas, los líderes europeos, con Sarkozy a la cabeza, han salido a elaborar una "célula de crisis" prever medidas contra las "zonas grises" económicas y financieras que amenazan a la economía del euro.

La amenaza de que la crisis financiera mundial se transforme en una recesión a escala planetaria siguió derrumbando las bolsas, mientras los líderes "occidentales" trataban de poner en práctica nuevas acciones globales para enfrentar la desaceleración económica.

La Unión Europea (UE) avanzó el miércoles en su cumbre de Bruselas hacia un acuerdo para ampliar a sus 27 miembros el plan de rescate bancario adoptado por los países de la zona euro ante la crisis financiera, pero ello no evitó un nuevo derrumbe bursátil.

Una funcionaria de primera línea de la Reserva Federal USA puso la semana pasada el dedo en la llaga y activó el temor mundial al peligro de una reseción en EEUU.

El fantasma de la recesión es lo que mas inquieta. "Prácticamente todos los grandes sectores de la economía (estadounidense) han sido golpeados por la crisis financiera", afirmó Janet Yellen, presidenta de la Fed de San Francisco.

Datos recientes muestran que "esencialmente no hay ningún crecimiento" en la mayor economía mundial y que "el crecimiento en el cuarto trimestre parece ser aún más débil, con una probable contracción", sostuvo.

Los países de la UE ya han comprometido más de 1,8 billones de euros (US$ 2,4 billones) para luchar contra la crisis mediante la compra de acciones bancarias y el otorgamiento de garantías de crédito para mantener el flujo crediticio en los mercados.

EEUU ya tiene un "plan de rescate" bancario de US$ 700.000 millones y el gobierno anunció que invertirá 250.000 millones de dólares para recapitalizar varias instituciones financieras, entre ellas nueve de los mayores bancos del país, a cambio de acciones.

A pesar de que, con estos "mega rescates", EEUU y la UE se ponen como los garantizadores (con dinero de los impuestos) de una nueva burbuja de negocios financieros con los salvatajes, los créditos y las compras de instituciones quebradas, los mismos no son suficientes para calmar el temor generalizado a una recesión global con epicentro en EEUU y Europa.

Desde Francia, comenzó esta la semana pasada, a motorizarse la idea de una "refundación" del sistema capitalista.

En este escenario el presidente francés, Nicolas Sarkozy, trató el sábado de persuadir a su homólogo estadounidense, George W. Bush, de la necesidad de celebrar una cumbre del G8 ampliado para reformar el sistema financiero internacional y evitar en el futuro una crisis como la actual.

Previo a esta reunión entre Bush, Sarkozy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que se llevó a cabo en la residencia presidencial de Camp David, en las montañas de Maryland (este de Estados Unidos), Washington se mostró menos proclive a la "refundación" que los líderes del Eurogrupo.

Estos últimos quieren una reforma real y completa, una suerte de nuevo Bretton Woods, el conjunto de acuerdos que gobiernan desde 1944 (tras el final de la Segunda Guerra Mundial) el sistema económico-financiero del capitalismo hoy nivelado a escala planetaria.

Bush, que deja el cargo en enero, dijo que "se necesita tiempo" para que se vean los efectos de las intervenciones de los gobiernos para detener la crisis.

El presidente estadounidense bajó el perfil de las expectativas de la la reunión del sábado con el presidente Francia, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. La UE, en cambio, esperaba que la reunión allanase el camino para un futuro encuentro para reformar el sistema regulatorio financiero mundial.

La Casa Blanca, salió a "bajar las expectativas" de apoyo de EEUU a cambios radicales al actual sistema globalizado de la economía que tiene al dólar como moneda patrón de las transacciones económicas-financieras y como moneda de reserva internacional.

Esto es, Bush y la Casa Blanca delimitan claramente el "rescate financiero" coordinado USA-UE de una reforma estructural del sistema en la que las potencias del euro podrían intentar desplazar a Washington de las decisiones centrales económicas y financieras del sistema.

Por lo tanto Bush, sostienen analistas estadounidenses, no se compromete a una reforma más allá del sistema estadounidense, lo cual, de todos modos, recaerá en su sucesor desde enero de 2009, en tanto los europeos proponen una "forma de supervisión mundial de los mercados" que implementaría el Fondo Monetario Internacional.

El viernes Bush también advirtió contra los efectos negativos que nuevas reglamentaciones podrían tener sobre la actividad económica internacional.

Sarkozy, por su parte, exhortó nuevamente el viernes a extraer lecciones de la crisis y advirtió contra el riesgo de no ver en ésta más que un "paréntesis" tras el cual todo podría "recomenzar como antes".

Al riesgo de irritar a los estadounidenses, el mandatario francés se refirió al surgimiento de un "mundo nuevo".

Mientras, Bush dijo que mantendrá las "consultas cercanas" con Europa, pero bajó las expectativas del encuentro.

"Nuestros socios europeos están tomando medidas audaces. Han mostrado al mundo que estamos determinados a superar este desafío juntos, y tienen el apoyo total de Estados Unidos", dijo Bush en un discurso en la Cámara de Comercio.

Pero, y como coincidieron este sábado los principales medios y analistas estadounidenses, difícilmente EEUU (el centro financiero y económico del sistema capitalista imperial) resigne su rol de potencia regente del capitalismo global en beneficio de las potencias europeas.



Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES