Sigo esperando un beso

Apr 16 2009 @ 03:34am
Por: MoNyKa ViLlAlTa
Publicado en: Pensamientos
Hace aproximadamente dos años, al inicio del mi cuarto año del liceo, conocí una chica que era nueva en el primer año. Su nombre es Maria Teresa. Desde el primer momento en que la vi me enamore de ella, amor a primera vista (nunca me había pasado). No perdí mi tiempo y una semana después le dije que me gustaba y que lo tomara en cuenta. Ella me dijo que estaba bien, al parecer me dijo que yo también a ella le gustaba. Pasaron dos semanas más y ella decidió ser mi novia. Para mí fue lo más maravilloso que me pudo haber pasado en la vida.

Con el pasar de los días tenía una curiosidad enorme por besarla. No pude el día que aceptó ser mi novia porque me envió la repuesta con su prima (¡vaya novia!) y hasta el día de hoy aun anhelo ese deseo, con la misma intensidad de hace dos años. Pasan los días y cada vez peor. Sospechaba que ya ella no sentía nada por mí. Hasta que lo pude comprobar cuando me di cuenta que sus mejores amigos le habían dicho a ella que Aldo (o sea, yo) andaba comentando que yo ya la había besado y muchas mentiras más.

Decidió creerles a sus amigos en vez de mí. Me dolió demasiado. Sentía que el mundo me caía encima y aún no perdía mis esperanzas con ella.

Un día estuve hablando con ella y me dijo: ?Lo siento, lo nuestro nunca va a funcionar?. Me sentí morir pero le pedí una sola razón y aun las sigo esperando.

Siguen pasando días, semanas y ella decide ser novia de su antiguo novio y para colmo amigo mío. Ya se imaginan como me sentí en ese momento. Terminó con él y él me dijo que era un plan para más o menos para hacerme sufrir. Por desgracia, lo consiguió.

Terminó mi año escolar y pasaron ocho meses sin saber de ella, hasta que un día volví a verla. Fue increíble. Aún sabiendo que ella no sentía nada por mí, me volvía loco por ella. Y luego de una larga charla le pregunte que si algún día sintió algo por mi y dijo que no.

Esta es mi triste historia y con el pasar del tiempo me he dado cuenta que por primera vez me había enamorado de alguien y, aun sabiendo que nunca me quiso, no me importó nada, y aun la sigo esperando ese beso que nunca puede darte, aunque sea por medio segundo, vivo, mato y muero por conseguirlo.