Sobre la muerte y las resurrecciones del plan de rescate: ¿Otro día fatal?

Oct 02 2008 @ 12:43am
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis financiera


A esta altura, todo el mundo dejó de entender. El lunes los mercados se derrumbaban y el capitalismo "colapsaba", el martes se "recuperaban" y salían de terapia intensiva, y el miércoles volvían a la "incertidumbre". Wall Street y los mercados hacen "crash" pero al otro día renacen como el Ave Fénix. Si no se tratara del sistema capitalista (la "civilización única" que domina el planeta) parecería una sátira cinematográfica antigua de Mel Brooks. Las cadenas, como la CNN, ya no saben que titular. Las imágenes se agotaron, las palabras se agotaron (¿El sistema se agotó?).

El asombro del lector y del televidente está en un sube y baja como los índices de Wall Street. La izquierda tradicional ya agotó todos los: "Se cayó el Imperio", y ahora opta por leer las profecías de Chávez. La derecha "neoliberal" prefiere mirar los índices y reforzar su esperanza en el mercado. Crece la paranoia entre los "inversores" y la credibilidad de la sociedad está devaluada como los papeles de la burbuja financiera. Todo se "aplana", y la rutina se convierte en statu quo.

El capitalismo muere y resucita a cada rato. Las guerras duran segundos y la "paz" menos que microsegundos. Se aceleran los tiempos: Todo nace, se reproduce y muere, pero a la velocidad del sonido. Las muertes y los renacimientos duran menos que las mariposas. Y el Apocalipsis, no llega. Anuncia, pero no llega. Como en Wall Street, la vida y la muerte permanecen "volátiles".

Los bancos siguen quebrando, los rojos de la economía mundial se siguen multiplicando, tanto como las fortunas y los activos empresariales del sionismo financiero que controla las "crisis" y las "burbujas". Estamos bailando sobre el Titanic, pero la orquesta retrasa el desenlace. Bush vuelve al Senado: Hoy votan el plan. Y la orquesta sigue tocando.

La incertidumbre vuelve a instalarse en las pantallas. De nuevo, un día fatal. Resucita el plan de rescate. Qué mejor lo cuenten los expertos de Wall Street. Nosotros estamos agotados. Nos agarró la "volatilidad".

El gobierno del presidente George W. Bush y líderes del Congreso estadounidense están considerando aumentar el nivel de depósitos bancarios de particulares garantizados por el gobierno. La idea, en su opinión, podría recabar apoyo suficiente entre los legisladores para resucitar el plan para rescatar a los mercados financieros, según fuentes al tanto.

La idea, que la Casa Blanca ha sondeado con ejecutivos del sector financieros, recibió un impulso el martes cuando los candidatos presidenciales John McCain y Barack Obama le dieron su apoyo. Sheila Bair, presidenta de la junta directiva de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, la entidad del gobierno que supervisa el programa, dijo que apoyaría un aumento temporal de la cobertura.

La medida es parte de un esfuerzo más amplio de la Casa Blanca y los líderes del Congreso para revivir el plan de asistencia de US$700.000 millones. El proyecto de ley fue rechazado el lunes en una asombrosa revuelta de los legisladores, lo que provocó un desplome de los mercados globales.

No está claro si la medida bastará para conseguir la aprobación del plan de rescate, aunque indicios preliminares sugieren que podría persuadir a una docena de legisladores, la cantidad necesaria para revertir el resultado. Los cambios no alteran de manera importante la propuesta del Departamento del Tesoro para comprar activos en problemas en poder de bancos e instituciones financieras.

La ley federal estadounidense garantiza los depósitos hasta un máximo de US$100.000, límite que no se ha aumentado desde hace más de una década. Los críticos dicen que los retiros de depósitos, impulsados por los temores de los consumidores acerca de la economía, han contribuido a la agitación financiera reciente y han jugado un papel importante en el colapso de los bancos IndyMac y Washington Mutual Inc.

Los miembros republicanos de la Cámara de Representantes están defendiendo una propuesta para elevar los límites actuales para los seguros de depósitos hasta los US$250.000 para particulares, aunque aún no se han afinado los detalles de la propuesta.

Los líderes demócratas del Congreso también están considerando la idea, al igual que los legisladores de base en ambos partidos. Fuentes del Congreso dijeron que una versión de la propuesta podría obtener apoyo entre demócratas y republicanos de centro, al buscar una solución para las inquietudes de quienes afirman que el plan de Bush necesita proteger más al ciudadano medio y no a Wall Street.

El Promedio Industrial Dow Jones, que se mantuvo a flote gracias a las sugerencias de algunos legisladores de que se podría alcanzar un nuevo acuerdo esta semana, repuntó el martes tras la caída récord del lunes de 777 puntos. El indicador bursátil subió 485,21 puntos, un 4,7%, para cerrar en 10.850,66 unidades. En el tercer trimestre que cerró ayer, sin embargo, el Dow Jones acumuló una baja de 4,4%.

Los líderes del Congreso también estaban considerando una medida que relaje las normas de contabilidad que, según los críticos, han volatilizado al mercado. El cambio codificaría eficazmente las directrices emitidas por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) el martes, en relación a una técnica contable conocida como ajuste a valor de mercado, que le permite a las instituciones financieras asignar un valor a sus activos. Otros cambios que se podrían añadir al paquete de rescate son beneficios para desempleados y recortes de impuestos para los deudores hipotecarios.

Algunas de las mayores compañías estadounidenses, como Verizon Communications Inc., Microsoft Corp. y General Electric Co., intensificaron la presión para que el Congreso actúe.

Jeff Immelt, presidente ejecutivo de GE, está presionando a políticos y funcionarios del gobierno en Washington para que completen el proyecto de ley de rescate, informó un portavoz de la compañía. Immelt instruyó a su equipo que reuniera información sobre las "repercusiones negativas" en todo EE.UU. provocadas por la crisis en Wall Street, incluyendo datos sobre lo que les sucede a clientes y empleados en los 50 estados.

El inesperado rechazo del proyecto de ley de US$700.000 millones en la Cámara de Representantes expuso el gran escepticismo reinante en ambos partidos acerca del plan de rescate y provocó una ronda de acusaciones sobre qué partido tenía la culpa.

El martes, los líderes de ambos partidos ofrecieron renovadas promesas de cooperación. En la Casa Blanca, Bush prometió "trabajar de cerca con los líderes de ambos partidos", un compromiso repetido por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

Los líderes del Congreso se están concentrando en mejorar el proyecto de ley que fracasó el lunes, con la esperanza de convencer a suficientes legisladores para que cambien su voto

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES