McCain gana con la guerra, Obama gana con la crisis financiera, y Bush controla la Casa Blanca hasta enero de 2009

Sep 25 2008 @ 12:11am
Por: Felipe IV
Publicado en: Política


A menos de dos meses de las elecciones presidenciales en EEUU, Bush y su administración parecen haberse centrado nuevamente en una acción coordinada contra Irán y Corea del Norte (el "eje del mal") y sus respectivos programas nucleares.

Alimentado las hipótesis de una escalada militar, el comandante del cuerpo de los Guardianes de la Revolución anunció este miércoles que Irán ya tiene programado un "eventual enfrentamiento" con la flota de EEUU en el Golfo Pérsico. Los analistas estadounidenses -por su parte- resumen el resultado electoral de noviembre en una ecuación: Si hay "guerra" gana McCain y si hay "crisis financiera" gana Obama.

En su discurso en la Asamblea de la ONU, y a cuatro meses de terminar su mandato, el presidente de EEUU, George W Bush, arremetió contra el "terrorismo" y contra los Estados "bandidos" encabezados por Irán y Norcorea.

En la misma línea, Nicolás Sarkozy, el más firme aliado de EEUU en la "guerra antiterrorista" y en el lobby contra Irán en Europa, solicitó aumentar las presiones sobre Teherán para obligarlo a desistir de su programa nuclear.

Bush, en su discurso pronunciado el martes ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), volvió a acusar a Siria e Irán de seguir patrocinando el "terrorismo".

"Unas cuantas naciones -regímenes como Siria e Irán- continúan "patrocinando el terrorismo", sin embargo, su número está disminuyendo y se están aislando más del resto del mundo", dijo Bush.

Bush también dijo que "más que nunca" se necesitan urgentemente la ONU y otras organizaciones multilaterales para "combatir el terrorismo y el extremismo".

El presidente imperial estadounidense pidió a la ONU que aplique sanciones contra Irán y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Las declaraciones de Bush, en un contexto dominado por el colapso financiero global y por la proximidad de las elecciones en EEUU, no dejaron de llamar la atención de los analistas europeos y estadounidenses que la señalaron como un intento de "crear un clima" contra Pyongyang y Teherán.

Tanto Corea del Norte como Teherán, con sus respectivos programas nucleares, vuelven a ocupar la escena internacional ya tensada por la crisis económica y el conflicto geopolítico (siempre presente) entre EEUU y Rusia por el Cáucaso y con ramificaciones que se extienden al Caribe.

Corea del Norte virtualmente acaba de romper sus negociaciones de "desnuclearización" con EEUU, e Irán está sujeto a nuevas sanciones económicas por para de las potencias sionistas en el Consejo de Seguridad de la ONU.

En este marco, tanto Pyongyang como Teherán, salieron a reafirmar por separado que continúan con el desarrollo de sus respectivos programas nucleares.

Pyongyang acaba de expulsar a los observadores de la AIEA después de haber anunciado la reactivación de su principal reactor nuclear, mientras que el presidente iraní reafirmó en la Asamblea de la ONU la voluntad inamovible de Teherán de convertirse en potencia nuclear.

El líder iraní denunció que algunas naciones poderosas ejercen una presión política y económica contra Irán y también en el seno de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) para que adopte sanciones contra su país.

"Son esos mismos poderes que producen una nueva generación de armas nucleares letales y poseen un arsenal de armas nucleares los que no están monitoreando las organizaciones internacionales", afirmó.

En realidad, dijo, (esos países) "no son contrarios a las armas, sino que se oponen al progreso de las naciones e intentan monopolizar las tecnologías y usarlas para imponer su voluntad a otras naciones".

Bush, que mantiene una cada vez más ascendente disputa con los demócratas en el Congreso por el supermillonario plan de rescate financiero, trató -sin éxito- de superponer la agenda "terrorista" a la crisis financiera en la ONU.

La lectura de muchos analistas en EEUU, a la luz de los acontecimientos, es que "con guerra gana McCain" y con "crisis financiera gana Obama", lo que en parte se demuestra con recientes sondeos que otorgan una considerable ventaja de puntos del candidato demócrata sobre su adversario republicano luego del colapso financiero de las semana pasada.

The Washington Post y The Wall Street Journal señalan la "coincidencia" del discurso de Bush contra el "terrorismo" en la ONU en un momento en que la Casa Blanca ve trabado en el Congreso su plan de rescate en cuya iniciativa propone darle amplias facultades al Tesoro para disponer de la billonaria suma para el salvataje.

Para la prensa estadounidense se hace cada vez más evidente la relación del plan oficial con la campaña electoral. La decisión demócrata de no darle al jefe del Tesoro un "cheque en blanco", en realidad es la decisión de no darle a McCain un triunfo en noviembre a caballo de la "solución" de la crisis financiera, opina en masa la prensa norteamericana.

En este escenario de oposición al plan de rescate oficial (y como ya había advertido Putin durante el conflicto del Cáucaso) una escalada militar con Irán y/o Corea del Norte desnivelaría la situación a favor del candidato republicano.

Como se sabe, Nicolás Sarkozy, en Medio Oriente, siempre actúa en sintonía con Washington y Tel Aviv.

Coincidiendo con Bush, este martes en la Asamblea General de a ONU, el presidente de Francia propuso aumentar la presión sobre Irán hasta que deje de enriquecer uranio y advirtió del peligro que supondría ignorar el potencial militar del programa nuclear de la República Islámica.

"Un día nos levantaremos con una gran sorpresa y nadie podrá decir que no sabíamos que se iba a producir", dijo el mandatario galo en una conferencia de prensa tras su intervención ante la 63ª sesión de la Asamblea General de la ONU.

Sarkozy se mostró partidario de que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte una nueva ronda de sanciones contra Irán si ese país no colabora plenamente con la comunidad internacional para asegurar que su programa nuclear es exclusivamente civil.

"Francia está dispuesta a ayudar a Irán para que logre desarrollar fuentes de energía nuclear, pero lo que es inaceptable es que consiga armas nucleares", apuntó.

Mientras el resto de los presidentes presentes se centraban en alertar sobre el peligro de "globalización de la crisis finaciera con epicentro en Europa y EEUU, Sarkozy instó a Rusia y China, los otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad junto a Francia, EEUU y Reino Unido, a involucrarse para evitar un Irán armado con una bomba nuclear.

Francia (que preside interinamente la Unión Europea) se reunirá el próximo jueves en Nueva York junto a los otros cuatro miembros del Consejo, además de Alemania, para discutir la situación del conflicto con Irán y los futuros pasos a dar.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), brazo de las potencias sionistas, señaló el pasado 15 de septiembre en un informe su "preocupación" por la falta de progresos en la investigación de los aspectos más delicados del programa nuclear de Irán.

Por su parte, y según la agencia estatal IRNA, Ali Fadavi, comandante en jefe de la Armada de los Guardianes de la Revolución Islámica, cuerpo militar también conocido en Occidente bajo su denominación original en persa de los Pasdaranes, anunció que se ha "programado totalmente" un eventual enfrentamiento "contra diferentes buques y embarcaciones norteamericanas" en aguas del Golfo Pérsico.

Fadavi aseguró que la “actual situación” de los Guardianes de la Revolución “en el escenario naval es incomparable al de la época de la guerra incluso en su mejor momento” porque “nuestras embarcaciones están dotadas de tecnología de punta mundial y, en algunos casos, son equipamiento únicos".

"EEUU solo conoce una parte de nuestros progresos y, en el interior, tampoco se ha divulgado”, añadió el alto jefe del denominado "ejército ideológico" del régimen de Teherán.

Un último sondeo realizado por el Washington Post y la cadena ABC News señala que Obama está más preparado para hacerle frente a la crisis financiera de Wall Street que su rival el senador por Arizona, John McCain.

El candidato demócrata -según la encuesta- tendría una ventaja de nueve puntos sobre su rival republicano en su carrera a la presidencia en medio de la crisis financiera.

La crisis financiera -señala la medición- precedida del colapso de los mercados mundiales se ha convertido en una cuestión prioritaria para los estadounidenses de cara a las elecciones a la Casa Blanca el próximo 4 de noviembre.

McCain gana con la guerra, Obama gana con la crisis financiera, y Bush controla la Casa Blanca hasta enero de 2009.

Esa parece ser la hipótesis más firme de una escalada militar, en Medio Oriente o en el Cáucaso, antes del 4 de noviembre.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES