El fin de la retrovirologŪa: El VIH es un invento a toda luz de los retrovirůlogos

Oct 26 2008 @ 03:04am
Por: Spencer
Publicado en: SIDA
Dr. Stefan Lanka.



He aquí un tremendo ejemplo de cómo un distinguido académico que contribuyó mucho al adelanto de la ciencia, luego impide nuevos adelantos con su terca adhesión a un dogma de su propia creación. Si no se hubiese sentido obligado a repetir cosas que son increíbles tan sólo porque fueron dichas un día, habría llegado a ser una persona totalmente diferente.

Johan Wolfgang von Goethe, Maximen und Reflexionen, Textstelle 586.



Los lectores deben ser conscientes de que ha habido un cierto n√ļmero de reacciones, y las respuestas correspondientes, al premio ofrecido por la revista inglesa Continuum como recompensa por ¬ęel virus perdido¬Ľ. Han ido desde peticiones de clarificaciones como, por ejemplo, de cu√°l es el tipo de prueba requerida, pasando por comentarios ir√≥nicos acerca de la irrelevancia de la prueba pedida, hasta una demanda en toda la l√≠nea del premio por parte del Dr. Peter Duesberg. Los lectores recordar√°n que el punto inicial de toda la movida fue mi articulo explicativo de que el VIH en realidad no existe, planteado como algo opuesto a la m√°s frecuentemente formulada cuesti√≥n de si el VIH es o no responsable del SIDA.

El equipo cient√≠fico australiano dirigido por la Doctora Eleni Papadopulos ya ha elaborado una detallada r√©plica a la solicitud del Dr. Duesberg, por lo que me dedicar√© a abordar c√≥mo el err√≥neo concepto de ¬ęretrovirus¬Ľ incide decisivamente en la presente situaci√≥n.

Los enormes servicios prestados por el Dr. Duesberg a la humanidad est√°n m√°s all√° de toda disputa. Desde 1987 ha sido, firmemente y con un gran coste personal, el basti√≥n de la cordura y la decencia en un mundo llevado a la locura por la simplista teor√≠a VIH=SIDA. Que el VIH exista y que sea la causa del SIDA son cuestiones muy acad√©micas: ¬Ņcuando fue la √ļltima vez que Ud. se encontr√≥ con un heterosexual ¬ęnormal¬Ľ -es decir, alguien que no hace depender su vida de la perpetuaci√≥n del p√°nico en torno al SIDA- que preste la menor atenci√≥n a la historia oficial sobre el SIDA? En la pr√°ctica, el m√©rito del Dr. Duesberg para tener nuestra gratitud es su contundente e inquebrantable oposici√≥n al AZT (y a otros productos an√°logos), cuyo uso lleva a la muerte.

Dicho esto, tambi√©n es cierto que el propio Dr. Duesberg es v√≠ctima de otra falacia colectiva (el ¬ęDenkkollectiv¬Ľ -pensamiento colectivo- elaborado por Ludwig Fleck), que √©l mismo contribuy√≥ a formular y en el que aparentemente ahora se encuentra preso.

Los retrovirus fueron postulados como especies de microorganismos que causaban la transcripci√≥n inversa, lo cual era totalmente razonable al inicio de los a√Īos setenta como hip√≥tesis de trabajo. El error consisti√≥ en elevar la hip√≥tesis a dogma. Las primeras t√©cnicas de detecci√≥n gen√©tica dieron alguna credibilidad a la existencia de una entidad que ser√≠a transmitida de una c√©lula a otra, lo cual fue desafortunado porque tambi√©n se vio posteriormente que era err√≥neo. Suceden errores de este tipo siempre que la tecnolog√≠a pone al alcance de la utilizaci√≥n general un procedimiento experimental nuevo que impulsa a un ej√©rcito de investigadores a la producci√≥n masiva de datos experimentales, descuidando el significado biol√≥gico que su trabajo pueda tener, si es que tiene alguno. A√ļn peor es el h√°bito de hacer un n√ļmero interminable de reajustes ad hoc de la teor√≠a original, lo cual distorsiona completamente la hip√≥tesis original. La ciencia rigurosa exige que se haga un radical replanteamiento cuando esto ocurre. Y si no se hace, como sucede en el caso del SIDA, siguen avanzando en la mayor confusi√≥n unos planteamientos fundamentalmente err√≥neos, y llevan al desastre.

El Dr. Duesberg estuvo junto a los investigadores principales del SIDA, limitando sus objeciones al relativamente menor aspecto de si el VIH puede o no causar el SIDA, cuando lo que realmente deber√≠a haberse atrevido a cuestionar es el concepto mismo de retrovirus, dada su anterior y valiente posicionamiento, mucho antes que cualquier otro, de admitir el error de la hip√≥tesis acerca de los retrovirus como causantes de c√°ncer, incluso a pesar de que estuvo implicado durante mucho tiempo en esta otra falacia. Desde mi punto de vista, es razonable considerar que el Dr. Duesberg pod√≠a llegar a plantearse que no existe en absoluto una entidad tal como un retrovirus. Pero en lugar de ello se permiti√≥ dejarse embaucar con las haza√Īas t√©cnicas de los ¬ęretrovir√≥logos¬Ľ, capaces de reproducir de manera consistente ciertos fen√≥menos peculiares de determinados constituyentes biol√≥gicos de las c√©lulas. Al hacer esto, se dej√≥ extraviar en la creencia de que dichos fen√≥menos eran debidos a un virus. Se trata de un non-sequitur completo. Seg√ļn una met√°fora moderna, esta falta de rigor intelectual ha transformado la biolog√≠a molecular en una ciencia virtual, llevando a la deplorable situaci√≥n de tener una enfermedad virtual (el SIDA) definida virtualmente y presentada como debida a un agente pat√≥geno virtual (el VIH). Desgraciadamente para la humanidad, el SIDA no es √ļnico al respecto sino que representa tan s√≥lo la punta del iceberg.

Para un observador perspicaz podr√≠a haber sido claro ya en 1973 que era insostenible la hip√≥tesis de trabajo que adscrib√≠a a retrovirus el fen√≥meno experimentalmente observado de la transcripci√≥n inversa, cuando se supo que dicha transcripci√≥n inversa era cualquier cosa menos un fen√≥meno escaso. Como m√°ximo en 1980 dicha hip√≥tesis deber√≠a haber sido abandonada por todos. De hecho, las extraordinariamente artificiales y circunscritas condiciones en las que pod√≠a inducirse transcripci√≥n inversa en los laboratorios deber√≠a haber alertado a cualquiera acerca de la extrema improbabilidad de que tales condiciones exclusivamente de laboratorio tuviesen significado alguno para los fen√≥menos que ocurren de manera natural. A√ļn m√°s cuando no fue posible mostrar la existencia de ning√ļn retrovirus, por ejemplo siendo capaces de aislarlo y caracterizarlo, y de demostrar su transmisibilidad. Estos fracasos (obviamente no por falta de intentonas) deber√≠an haber bastado para arrinconar todo el enfoque. Puede resultar dif√≠cil de creer que todos los mapas que pretenden representar un retrovirus completo, incluido el VIH, son tan s√≥lo compilaciones de pedazos y piezas puestas juntas por sus autores a mayor gloria de sus creencias. Entre colegas... Ni in vitro ni in vivo se ha probado que exista ning√ļn retrovirus ni su ARN en su totalidad.

Una dificultad complementaria para la hip√≥tesis VIH=SIDA es que nunca ha sido posible demostrar que las observaciones experimentales atribuidas a los retrovirus sean ex√≥genas a las c√©lulas utilizadas en los experimentos, es decir, que vengan del exterior de la c√©lula. En realidad, toda la evidencia disponible apunta a lo opuesto, es decir, a que son end√≥genas (inherentes, interiores) a las propias c√©lulas. Parte de la evidencia consiste en que la llamada actividad retroviral s√≥lo se ha podido inducir experimentalmente en un tipo determinado de c√©lulas, mientras que se supone que el VIH infecta en el cuerpo a muchos tipos distintos de c√©lulas. Las dos aseveraciones son claramente incompatibles. Toda la teor√≠a se vuelve a√ļn menos plausible cuando se tiene presente que las concentraciones ¬ęretrovirales¬Ľ son siempre extremadamente bajas, por lo que se precisa una gran cantidad de material celular de los ¬ępacientes¬Ľ para poder se√Īalar que hay alg√ļn ¬ęvirus replicante¬Ľ. A prop√≥sito, √©sta es la base de la afirmaci√≥n de que el VIH tiene una muy baja tasa de infectividad... Una explicaci√≥n mucho m√°s racional es que ah√≠ en absoluto hay virus alguno.

La historia proporciona un desgraciado precedente de esta forma de investigaci√≥n. A fines del siglo XIX e inicios del XX se realiz√≥ una larga serie de experimentos con animales de laboratorio altamente endogamizados. Bajo condiciones estrictamente circunscritas, desarrollaban mayor susceptibilidad a enfermar que animales no endogamizados. Se ¬ęolvid√≥¬Ľ la frase ¬ęaltamente endogamizados¬Ľ y se hicieron generalizaciones sobre infectividad viral que se mostraron err√≥neas pero de las que la medicina sigue presa hasta nuestros d√≠as.

An√°logamente, se est√° realizando hoy en d√≠a experimentos con cultivos celulares en vez de hacerlos con animales completos, y ello por la sencilla raz√≥n de que as√≠ se acelera enormemente dichos experimentos. La desventaja es que esto limita la experimentaci√≥n a s√≥lo una de entre unas pocas l√≠neas celulares que siempre son cancerosas, porque √ļnicamente √©stas crecen continuamente en el laboratorio. La historia se repite: se generaliza a la conducta de c√©lulas normales los resultados obtenidos con unas c√©lulas altamente anormales.

Estas c√©lulas pueden incorporar dentro de su propio ADN trozos de ADN extra√Īo que se a√Īaden a los cultivos de crecimiento (proceso de integraci√≥n que tambi√©n pueden realizar, aunque m√°s lentamente, las c√©lulas normales). Las c√©lulas que han incorporado ADN manifestar√°n, como es obvio, las caracter√≠sticas que codifique dicho ADN, lo cual es interpretado como que un virus ha entrado en acci√≥n cuando no ha ocurrido nada de este estilo. A partir de ah√≠ es f√°cil darse cuenta de la aparici√≥n de la extra√Īa noci√≥n ¬ęADN infeccioso¬Ľ, y de la err√≥nea conclusi√≥n de que en el proceso est√° implicado un virus en el convencional significado de esta palabra. Sin embargo, todo el argumento se colapsa cuando se demuestra que se puede hacer que el ADN no-viral tambi√©n act√ļe as√≠, tanto in vivo como in vitro. Si ocurre que el ADN utilizado es el ADN que arbitrariamente se ha definido como ADN del VIH o una parte de √©l, entonces l√≥gicamente la c√©lula que ha incorporado este ADN se comportar√° como si hubiese sido infectada por el supuesto VIH.

Esta es la base de la reclamaci√≥n del Dr. Duesberg. En su celo retrovirol√≥gico, no parece apercibirse de que ¬ęADN infeccioso¬Ľ es una contradicci√≥n en los t√©rminos. Porque, ¬Ņqu√© es normalmente llamado virus sino un trozo de ADN envuelto por una cobertura proteica a fin de que el ADN pueda ser transmitido de una c√©lula a otra? Un pedazo de filamento de ADN no puede hacer esto por s√≠ solo, pues estar√≠a expuesto a la degradaci√≥n enzim√°tica o ser√≠a mezclado con otros componentes. Adem√°s, ¬Ņc√≥mo podr√≠a identificar su c√©lula diana?, ¬Ņc√≥mo podr√≠a alcanzarla?, ¬Ņc√≥mo podr√≠a entrar en ella sin un mecanismo espec√≠fico que lo permitiese?.

Un hombre con los conocimientos del Dr. Duesberg no deber√≠a necesitar la ayuda de nadie para comprender que replicar (es decir, clonar) algo en un tubo de ensayo y despu√©s detectar este algo (es decir, ADN clonado molecularmente) en un lugar en el que previamente se le ha colocado, es un argumento circular, luego no es ning√ļn argumento en absoluto. Pero ocurre que las tautolog√≠as son parte indispensable de la retrovirolog√≠a, como ya se√Īal√© en el articulo en el que abordaba la falacia inherente a los tests de anticuerpos para el ¬ęVIH¬Ľ.

Conclusión.

Las reglas que demuestran la existencia del VIH (y de los retrovirus en general) no han sido nunca cumplidas por aquellos que las inventaron, as√≠ como nunca han sido validadas. Esto hace ahora m√°s f√°cil comprender porqu√© muchas personas sienten la necesidad de preguntar lo que significa el, en principio bastante evidente, t√©rmino ¬ęaislamiento¬Ľ: sin√≥nimos adecuados podr√≠an ser ¬ępuro¬Ľ y/o ¬ęlibre de contaminantes¬Ľ. Claramente tienen una preocupaci√≥n en su mente cuando se dan cuenta de que el t√©rmino aislamiento ha sido utilizado en retrovirolog√≠a de la forma enunciada por Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas: ¬ęSignifica lo que yo digo que significa¬Ľ.

Hasta la invenci√≥n del SIDA, los retrovir√≥logos constitu√≠an una peque√Īa secta minoritaria y eran felices aceptando acr√≠ticamente cada uno las fantas√≠as de los otros. Pod√≠an ir tocando violines para mayor alegr√≠a de sus corazones, tranquilos sabiendo que ¬ęlos retrovirus son los menos peligrosos de todos los virus¬Ľ. Colegas bienintencionadas y cr√©dulos, as√≠ como aspirantes a vir√≥logos, periodistas y, a trav√©s de ellos, p√ļblico en general, fueron hipnotizados por la incomprensible jerga de los retrovir√≥logos, en la creencia de que la enorme masa de datos acumulados sobre el VIH y los retrovirus de alguna forma significaba algo. En realidad, puede demostrarse que cada propiedad atribuida al VIH, y a los retrovirus en general, pertenece a las c√©lulas utilizadas en los experimentos de co-cultivo. En ning√ļn momento ha habido base alguna s√≥lida para creer que estas propiedades y componentes tengan nada que ver ni con los virus en general ni con el ¬ęVIH¬Ľ en particular.

Ninguna part√≠cula de ¬ęVIH¬Ľ ha sido nunca obtenida pura, libre de contaminantes. Nunca se ha probado la existencia de una pieza completa del ARN atribuido al ¬ęVIH¬Ľ (ni del ADN transcrito).

------------------

El Doctor Lanka es biólogo y virólogo alemán.

Art√≠culo aparecido en la revista inglesa ¬ęContinuum¬Ľ, volumen 4, n√ļmero 3, septiembre-octubre de 1996.


Doctor Stefan Lanka (Alemania).

* Nace el 27 de septiembre de 1963 en Langenargen, lago de Konstanz, Alemania.

* 1984-1989: Biolog√≠a y ¬ęStudium Generale¬Ľ (Estudios de Humanidades). Durante este tiempo: Estudios independientes y actividades en el campo de la Ecolog√≠a (Polonia), Neurobiolog√≠a, Electromicroscopia de Scanning, Bot√°nica Marina (Estado franc√©s), Gen√©tica y Virolog√≠a.

* 1990: Diploma con investigación de un virus marino.

* Septiembre de 1994: Ph. D. en Fisiología de Plantas, Patología de plantas y Filosofía, en la Universidad de Konstanz (Alemania) en base a su trabajo de investigación.

* 1987-1994: Estudios de Biología Molecular sobre la relación estable entre virus y huésped. Aisla el primer virus de un alga eucariota marina: el Ectocarpus silicosus virus (EsV). Varios artículos científicos publicados, por ejemplo, en la prestigiosa revista Virology.

* Desde 1988: Trabajo de relaciones p√ļblicas a fin de clarificar el ¬ętema SIDA¬Ľ.

* Desde 1994: Art√≠culos (Wechselwirkung, Continuum, Internet, raum&zeit, etc.), cursos y conferencias (Argentina, Alemania, Gran Breta√Īa, Estado espa√Īol,...), comunicaciones, documentales (TV y cine), proyectos de investigaci√≥n,... Se person√≥ voluntariamente en el ¬ęjuicio por sangre contaminada¬Ľ de G√∂ttingen para declarar bajo juramento que no hay prueba cient√≠fica alguna de que el ¬ęVIH¬Ľ exista. El tribunal no encontr√≥ ni un s√≥lo cient√≠fico oficialista que fuese a defender la existencia del ¬ęVIH¬Ľ, y el 24 de febrero de 1997 dict√≥ sentencia (aunque la censura no la hizo p√ļblica): absoluci√≥n total del m√©dico, al que se acusaba de nada menos que de catorce asesinatos y de 5.800 intentos de asesinato. Tambi√©n lleva -junto con el Se√Īor Karl Krafeld y otros colaboradores- una actividad cient√≠fico-legal en Dormund para lograr que se prohiba la aplicaci√≥n de los totalmente no-fiables ¬ętests del SIDA¬Ľ.

* Hobbies: Conciertos de trompeta de m√ļsica cl√°sica. Organizaci√≥n y actividad en el campo del jazz y de la new music

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES
---