Enciclopedia BritŠnica: Cuando la …lite contů la historia a su conveniencia - Joseph McCabe

Mar 26 2009 @ 12:51am
Por: Sauron
Publicado en: Religiůn
Joseph McCabe nació en Manchester, Inglaterra, en 1867 y murió en Londres en 1955. Su padre era irlandés. De joven, Joseph fue un celoso sirviente de Dios hasta que entró en un monasterio franciscano en Inglaterra; en lugar de convertirse en santo, los franciscanos le convirtieron en un ferviente ateo.



Joseph McCabe creía, como creemos otros, que podía servir a Dios poniendo a Su servicio su mente. Imaginemos pues shock emocional que sufrió cuándo se encontró con el lema en la puerta del monasterio franciscano al que entró que decía, nada más, y nada menos:

"All√° donde la ignorancia es virtud, es una locura ser sabio"



Cuando realizaba sus investigaciones, Joseph McCabe encontró, cabe decir que por casualidad, entre otras muchas cosas, que la venerable Encyclopedia Britannica había sido castrada al convertirse en propiedad del sindicato Rockefeller.



Arriba imagen de la portada de la √ļltima edici√≥n antes de la adquisici√≥n por los Rockefeller

La Britannica se convirtió en "Britannica, Inc.," tras su adquisición por la empresa Standard Oil Company, propiedad de los Rockefeller.



Arriba la portada de la edición tras la compra por la Standard Oil. Vemos que ahora se llama Encyclopedia Britannica Inc.

Alrededor del a√Īo 1900, los Rockefeller se convirtieron en propietarios de la Universidad de Chicago (Universidad jesuita) y por aquel entonces adquirieron los derechos de propiedad sobre la famosa Encyclopedia Britannica. Los editores de la universidad tuvieron que realizar el trabajo de eliminar la historia REAL del papado de Roma, as√≠ como los art√≠culos que expon√≠an la pr√°ctica MORTAL de la vacunaci√≥n.

Joseph McCabe escribió cientos de libros. Muchos de ellos publicados por Julius-Haldeman en Kansas. Durante la Segunda Guerra Mundial, el FBI (Bureau Federal de la Inquisición) hizo una visita a este editor para que dejara de publicar libros escritos por Mc Cabe. Algunos de esos libros fueron prohibidos o se impidió que se editaran en su propio país.

En 1947 fue publicado en Kansas un libro escrito por McCabe titulado "Mentiras y Falacias de la Encyclopedia Britannica: de cómo fuerzas clericales poderosas y sin pudor castraron una famosa obra de referencia".



Aquí abajo publico un extracto, encontrado en esta página personal, de este importantísmo libro tan difícil de encontrar en librerías en la actualidad.

A efectos de facilitar la lectura he corregido sensiblemente la traducción al castellano.

ENTREGA N¬ļ 1

Las Mentiras y falacias de la Enciclopedia Brit√°nica

COMO FUERZAS PODEROSAS Y DEL CLERIGO CASTRARON UN FAMOSO TRABAJO DE REFERENCIA

Por:Joseph McCabe

(Versi√≥n condensada al espa√Īol: Erick Rodr√≠guez)

Si desea la versión original en Inglés, envíe un E-mail a:

erick77@scientist.com

LOS EUNUCOS DEL PAPA

Hace algunos a√Īos tuve ocasi√≥n de referirme en uno de mis libros a los sopranos masculinos de la capilla papal en Roma. Estos hombres castrados, sexualmente mutilados, como lo sab√≠a cada sacerdote o italiano, ya que los sopranos del coro de la Capilla Sixtina, eran la diversi√≥n de Roma, pero tambi√©n se convirti√≥ en un grave esc√°ndalo para los cat√≥licos norteamericanos y brit√°nicos que comenzaron a llegar a mediados del siglo XIX. Uno de los vicios que los espa√Īoles llevaron a Italia en el siglo XXVI a parte de la familia Borgia y los emperadores romanos espa√Īoles, fue el cantante de falsetto. Hab√≠an artistas que pod√≠an cantar falsetto con distinci√≥n, pero a medida que la √≥pera ganaba popularidad en Italia, comenz√≥ la pr√°ctica de castraci√≥n de j√≥venes con buenas voces para convertirlos en "sopranos masculinos", o como los Italianos los llamaban: Los castrados.

Estaban presentes en en cada ópera del siglo XVIII, pero los visitantes extranjeros nunca los aceptaron. El famoso semanario inglés, The Spectator, escribió acerca de cómo el "chillón gimoteo de los eunucos celestiales," a finales del siglo XVIII comenzaron a desaparecer de las casas de ópera.

Pero, como indica la propia palabra "celestial", los castrados pod√≠an verse en el coro de todas las Iglesias que se enorgullec√≠an de su m√ļsica, particularmente la capilla del Palacio del Vaticano. La Capilla Sixtina es uno de los mayores templos del arte, as√≠ como tambi√©n de virtud y piedad en Roma. La iglesia se aferraba a sus eunucos cuando la opini√≥n p√ļblica los quer√≠a desterrados de los escenarios de la √≥pera. El argumento de la Iglesia a favor de los eunocos era que estaba considerado una falta de delicadeza, o riesgo de ello, tener hembras en el coro de una iglesia (por aquello del celibato de los hombres), de manera que los sacerdotes optaron por ignorar la naturaleza "indelicada" de la operaci√≥n de castraci√≥n de los varones cantores. Este hecho era tan bien conocido por todos como el celibato del clero.

"El diccionario de M√ļsica y M√ļsicos" de Grovels (1927) dice en una secci√≥n titulada "Castrati (Castrados)":

"Los eunucos estaban de moda como cantores hasta hace relativamente poco tiempo; eran empleados en todos los coros de Roma."

Tanto el diccionario Macmillan?s como todos los principales diccionarios de m√ļsica, as√≠ como los escritores ingleses y estadounidenses que visitaban Roma antes de 1870 rara vez dejaban de mencionar, con humor negro o ce√Īo fruncido, c√≥mo la m√ļsica hermosa del coro papal se deb√≠a, en grande parte, a los sopranni (sopranos) fabricados. En los √ļltimos a√Īos del siglo XIX yo mismo habl√© con ancianos, quienes por curiosidad, hab√≠an, cenado o almorzado con estos singulares sirvientes de Dios.

Un lector estadounidense me escribió afirmando que un amigo católico le había, como es usual, consultado este asunto a su pastor, y éste, con indignación, le había negado todas los hechos. Como autoridad fácilmente accesible, confiable sobre tal punto, yo le referí a la Enciclopedia Británica para que pudiera consultarla sobre este particular sobre el que no me cabía ninguna duda.

En todas las ediciones de la Enciclopedia anteriores a 1928 el artículo sobre "Eunucos," después de mencionar la bárbara costumbre africana de hacer eunucos para los harenes, decía:

"Aun m√°s vil, al ser practicada por una Naci√≥n Europea civilizada, era la pr√°ctica Italiana de castrar a los muchachos j√≥venes para impedir el desarrollo natural de la voz, a fin de entrenarlos como adultos cantores soprano, tal como anteriormente se encontraban en La Capilla Sixtina. Aunque tal mutilaci√≥n es un crimen penable con severidad, el abastecimiento de sopranni nunca falt√≥ mientras estas facultades musicales tuvieron gran demanda. Eliminados desde hace muchos a√Īos del teatro Italiano por el disgusto de la opini√≥n p√ļblica, ellos fueron la gloria musical y la verg√ľenza moral del coro papal hasta la ascenso del Papa Leo XII, uno de cuyos primeros actos fue liberarse de los eunucos."

Mi corresponsal contestó, para mi asombro, que no existía tal pasaje en la Britannica, y fue entonces cuando comencé la investigación de la que doy cuenta en este documento.

Inmediatamente encontr√© que en la 14¬ļ edici√≥n, publicada en 1929, el pasaje se hab√≠a mutilado escandalosamente; se hab√≠an suprimido todos los hechos sobre los coros de la iglesia, y se le daba al lector una impresi√≥n enteramente falsa respecto de la obra de de Leon XII. En esta nueva edici√≥n la totalidad del pasaje arriba mencionado hab√≠a sido eliminado y reemplazado por este otro:

"La práctica Italiana de castrar muchachos a fin de entrenarlos como cantores adultos sopranos terminaron con la ascensión del Papa Leon XIII."

Se le da as√≠ a entender al lector que el celoso Papa encontraba esta pr√°ctica de las casas de √≥pera, vergonzosa - y que por ello, la prohibi√≥. No se dec√≠a ni una palabra sobre el hecho, en particular, de que la Iglesia de Roma, hasta el a√Īo 1878, no solamente permit√≠a esta grotesca mutilaci√≥n, sino que la requer√≠a para los prop√≥sitos de su capilla m√°s sagrada. El texto referente a que el Papa P√≠o IX, el primer Papa en ser declarado infalible por la Iglesia, el √ļnico Papa "moderno" para quien la primera etapa oficial de la canonizaci√≥n se exigi√≥, sentado solemnemente sobre su trono en la Capilla Sixtina durante 20 a√Īos hab√≠a escuchado "el chill√≥n gimoteo de sus eunucos celestiales" se hab√≠a tambi√©n suprimido deliberadamente. Esos hechos eran tan claramente inconsecuentes con las afirmaciones de los escritores cat√≥licos en Norteam√©rica que la supresi√≥n no pod√≠a ser otra cosa que debida a la influencia clerical. Entonces comenc√© a preguntarme por el sistema que se hab√≠a utilizado para esta burda censura.

La Enciclopedia es, como su nombre imdica, una antigua institución Británica inspirada por la gran Enciclopedia Francesa del siglo XVIII.

A medida que aumentaba el p√ļblico lector estadounidense, la Encyclopedia servir√≠a a ambos pa√≠ses, y en 1920, como consecuencia de las necesidades especiales de los lectores estadounidenses y del gran desarrollo de la ciencia y tecnolog√≠a, se hizo necesaria la preparaci√≥n de una reedici√≥n completa. Ahora se pod√≠an contar con personal adecuado y una editora estadounidense y otra brit√°nica. Adem√°s prestaban servicio al Rey Jorge y al Presidente Hoover.

Fue entonces cuando el √ļltimo rastro del idealismo de sus primeros editores desapareci√≥. Qu√© se llevaran a cabo negociaciones secretamente para asegurar una gran circulaci√≥n no lo podemos saber a ciencia cierta pero cuando el trabajo se complet√≥ en 1928, la Confederaci√≥n Cat√≥lica Westminster, que corresponde a la organizaci√≥n Cat√≥lica de Bienestar en Estados Unidos, emiti√≥ el siguiente comunicado en su informe anual:

"La revisi√≥n de la Enciclopedia Brit√°nica se emprendi√≥ con una visi√≥n para eliminar material que fuese objetable desde el punto de vista cat√≥lico y para insertar lo qu√© era preciso y no sesgado. La totalidad de los 28 vol√ļmenes se examinaron, se anotaron las partes objetables, y se proporcionaron las razones para su eliminaci√≥n o enmienda. Hay raz√≥n para esperar que la nueva edici√≥n de la Brit√°nica sea mucho m√°s precisa e imparcial que sus predecesoras."

CASTRANDO LA ENCICLOPEDIA

Otro ejemplo de eliminación y sesgo puede encontrarse en el primer volumen sobre las notas de los Papas Adriano I y Adriano II. Adriano era el Papa en tiempos de Carlomagno, y los historiadores saben que el emperador llegó, como se muestra en sus cartas, a despreciar al Papa y lo desafió sobre un punto de su doctrina porque entonces el empleo y la veneración de estatuas en las iglesias se había convertido en un conflicto doctrinal entre Oriente y Occidente.

La nota sobre Adriano, en la edici√≥n m√°s antigua de la Enciclopedia, era uno de esos p√°rrafos inexpertos hechos por alg√ļn autor que no ten√≠a conciencia sobre la importancia de esta reyerta hist√≥rica, pero la mano de un sacerdote hab√≠a insertado la siguiente imprecisi√≥n en la nueva edici√≥n:

"Las relaciones amistosas entre el Papa y el Emperador se vieron perturbadas por las diferencias entre ellos sobre la cuestión de veneración de imágenes."

Aquí, en vez de abreviar, el editor gratuitamente insertaba material nuevo y falso.

"El Papa, cuya seguridad depend√≠a del favor de Carlomagno, en realidad casi no se pronunci√≥, pero en un tiempo cuando "la veneraci√≥n de im√°genes", que los historiadores persisten en llamar estatuas, se encontraban en el punto m√°s √°lgido en la Iglesia, Carlomagno realiz√≥ actos que la pr√°ctica y la teor√≠a romana denunciaban como pecados y las t√≠midas protestas del Papa fueron desde√Īosamente ignoradas".

Encontramos un procedimiento diferente con relaci√≥n al Papa "Albano." La edici√≥n antigua dice que √©l es com√ļnmente definido como "el protom√°rtir de Breta√Īa," y agrega:

"pero es imposible determinar con certeza si realmente existió, ya que no hay ninguna mención suya hasta mediados del siglo VI".

Lo cual es correcto. Pero estos entusiastas de la correcci√≥n de fechas y de la rectitud, en la nueva edici√≥n, lo convirtieron en un santo verdadero, indisputable y m√°rtir. El se hab√≠a convertido, por obra y gracia de la Nueva Edici√≥n, en "el primer m√°rtir Breta√Īa" y todos los indicios y referencias sobre dudas respecto a su existencia se han eliminado.

Ahora pasamos a "Alberto Magnus": Primeramente, no se explica cómo una Enciclopedia en inglés no dice "Albert the Great" (Alberto el Grande); posiblemente esto se debe a que el epíteto es menos ofensivo al ojo en latín y este artículo se condensó (como toda la nueva edición) de una manera peculiarmente clerical.

El escritor original no informaba adecuadamente al lector, por ejemplo, de que Alberto era tan adepto a la obra científica de Aristóteles, que los católicos de su época le llamaban "El Mono de Aristóteles" y que sus desaciertos en materia de conocimiento llegaban a tal grado, que llamaba a Platón "el Estoico" (cuando Platón vivió un siglo antes de que se fundara la escuela estoica). Todos estos datos se eliminan por la sagrada causa de la brevedad pero se insertan nuevos cumplidos a Alberto, tales como que Alberto era llamado "el más destacado de los filósofos cristianos", con lo cual se rellenaban los huecos dejados por tanta eliminación.

El art√≠culo sobre los "Albigenses" es uno en que un estudiante moderno seguramente espera de una enciclopedia moderna que reemplace el art√≠culo viejo convencional por uno en conformidad con nuestro conocimiento hist√≥rico actual. En lugar de esto vemos un art√≠culo de una p√°gina, reducido a la mitad de la p√°gina, lo cual se hizo principalmente eliminando 25 l√≠neas en las que el escritor antiguo hab√≠a explicado honestamente que el Papa envi√≥ a los brutales Caballeros de Francia contra los Albigenses tras 20 a√Īos de predicamento de la doctrina del Papa que hab√≠an fracasado sin dejar la menor huella sobre ellos. Ahora quedaban 10 l√≠neas donde se le√≠a apenas que " las indagatorias extensas" de la Inquisici√≥n todav√≠a se aplicaban despu√©s de a√Īos de matanza por los salvajes cruzados del Papa. Hoy en d√≠a se conoce la importancia desde el punto de vista de la historia de esta brillante, aunque no cristiana, civilizaci√≥n en el Sur de Francia (cerca de La Espa√Īa √Ārabe) y qu√© Europa perdi√≥ para siempre. De la brutalidad de la matanza y la deshonestidad del Papa en llevarla a cabo no se le da al lector el menor dato, aunque toda la informaci√≥n se encuentra y puede leerse en las cartas existentes aun hoy del Papa.

Con el Papa Alexander l lo que los retocadores del clero principalmente hicieron fue eliminar las frases con las que el anterior escritor le hacía conocer al lector correctamente, aunque con un estilo informal y casual , que "tal Papa fue posible solamente por el hecho de que La iglesia de entonces estaba extraordinariamente corrupta". El admite, por ejemplo, que Alexander se corrompió notoriamente, como cardenal, cuando fue electo Papa: "Aunque la corrupción eclesiástica estaba entonces en su máximo apogeo, su modo notorio de vida le causó una reprensión muy severa del Papa Pio II." Esto es por supuesto un corte sesgado, aunque todavía existe la carta en la que el Papa describe la vida escandalosa del cardenal. También se cortó (para ganar brevedad) este pasaje:

"Un ejemplo caracter√≠stico de la corrupci√≥n de la corte papal es el hecho que la hija de Borgia, Lucrecia, vivi√≥ con una de sus damas Giulia, quien le cri√≥ una hija, Laura, en 1492 (el a√Īo de su consagraci√≥n como Papa)."

En suma, mientras la menci√≥n a las damas de Alexander y al hijo producto de su relaci√≥n en el art√≠culo de la 11¬ļ edici√≥n, eran correctos, se manipul√≥ de tal manera que el lector no tiene ninguna idea que el cardenal no hab√≠a dejado su conducta corrupta en el momento de su elecci√≥n como Papa.

Pasemos al artículo sobre Antonelli. Este hombre era el Cardenal Secretario de Estado del Papa Gregorio XVI y Pío IX, quien se tiene como santo por los católicos estadounidenses. El era el hijo de un humilde cortador de madera y murió millonario: dejó $20,000,000, una hija bastarda y una condesa peleando contra sus parientes ávidos del dinero. Había rehusado tomar las órdenes sacerdotales por su afán de libertad. Su concupiscencia, liviandad y su completa indiferencia a las viles condiciones de los estados papales eran conocidas por todos.

En la 11¬ļ edici√≥n leemos sobre √©l: "A la muerte de Antonelli las finanzas del Vaticano no se encontraban en orden, con un d√©ficit de 45,000,000 liras. Su fortuna personal, acumulada durante su ejercicio, era considerable y se leg√≥ casi enteramente a su familia. Su actividad se dirigi√≥ casi exclusivamente a la pugna entre el Papado y el resurgimiento italiano". La historia real sobre la influencia ejercida por su inescrupulosa malversaci√≥n y su siniestra personalidad se desde√Īa totalmente.

M√°s divertida es la manipulaci√≥n de la nota de "Arthur" (Arturo) de Breta√Īa. Antes de la edici√≥n 11¬ļ se presentaba a Arturo al lector como un mito, como la concepci√≥n popular as√≠ lo afirma. Todo lo que pod√≠amos afirmar con certeza, bas√°ndonos en anteriores ediciones, es que all√≠ parece haber existido un capit√°n de nombre Arturo en el andrajoso servicio militar de uno de los reyes brit√°nicos semicivilizados que ascendieron al poder despu√©s de la salida de los romanos. Sin embargo, en este nuevo compendio del conocimiento moderno (ahora patrocinado por la Universidad de Chicago) Arturo se ha convertido en una realidad indiscutible y altamente respetable; "el Rey de Breta√Īa" quien condujo sus ej√©rcitos cristianos contra los anglosajones paganos. Y esto se afirma bajo la autoridad de un monje que escribi√≥ ¬°dos siglos y medio despu√©s de los hechos!.

En el art√≠culo sobre "Giordano Bruno," de la 11¬ļ edici√≥n casi se puede percibir la furia con que las tres columnas se reducen a menos de una columna en la 14¬ļ edici√≥n, y esto se hizo cortando casi 100 l√≠neas de sobria apreciaci√≥n del gran ex - monje y erudito. Pero el corte no fue suficiente. Un nuevo p√°rrafo informa el lector inocente: "Aparte de su naturaleza despectiva, y su ataque a la cristiandad contempor√°nea, la principal causa de la ca√≠da de Bruno fueron su rechazo de la astronom√≠a aristot√©lica y la aceptaci√≥n de la de Cop√©rnico ... y sus tendencias pante√≠stas."

La indiscutible verdad es que fue quemado vivo por el Papado, que llegó a un corrupto acuerdo con los venecianos a fin de apresarlo y satisfacer su amargo odio por el crítico.

"Buda y el Budismo"? se mutilan en la nueva edici√≥n de una manera extraordinaria. Doce p√°ginas de √ļtil material, se quedan reducidos a tres; como si el Budismo hubiese muerto en Oriente y los occidentales hubieran perdido cualquier inter√©s en la materia. Entre las publicaciones de las anteriores ediciones de la Enciclopedia se hab√≠a escrito una gran cantidad de material sobre el credo de Buda, y es que, de acuerdo general entre expertos en religi√≥n y expertos en la India, Buda era Ateo. No se menciona ni una palabra de este hecho, y el lector es dejado a merced del panfletista que habla del " genio religioso" del hombre.

En el art√≠culo "historia de Iglesia," hay ligeros cambios a lo largo de todo el art√≠culo, comparado con el anterior art√≠culo de ediciones anteriores. Veamos la lista de Papas que adoptaron el nombre de Clemente. Al lector no se le informa de que muchos historiadores reh√ļsan admitir a "Clemente I" como el primero de los Papas porque √©ste no es mencionado en la Carta de los Romanos a los Corintios del a√Īo 96 D.C. La historia de muchos otros "Clementes", de reputaci√≥n notoriamente enlodada, se retoc√≥ discretamente. Clemente V, un aventurero franc√©s, quien se vendi√≥ a s√≠ mismo al Rey Franc√©s en condiciones soeces a fin de conseguir un Papado, recibe en la Nueva Edici√≥n las siguientes palabras "en la prosecuci√≥n del deseo del rey √©l convoc√≥ el Consejo de Viena" (para enjuiciar los vicios monstruosos de su predecesor y los todav√≠a m√°s escandalosos de los Caballeros del Templo) y s√≥lo se dice: "Temiendo que el estado procediera independientemente contra las herej√≠as alegadas, √©l convoc√≥ al Consejo de Viena"; de este modo, introduce esta breve nota y no informa al lector absolutamente nada sobre el car√°cter del Papa.

DOMANDO LA HISTORIA

En el artículo de 20 páginas sobre la palabra "Crimen" no conseguimos ninguna información estadística en relación a los crímenes relacionados con educación religiosa.

Veamos el artículo de las "Cruzadas." Nuevamente el artículo en la Enciclopedia es tan devoto e impreciso que no podría ser mejorado. Admite que Europa se había vuelto más bien agresiva debido a las invasiones bárbaras pero sostiene que esto alimentó a la Iglesia con la fuerza grandiosa del Caballero para emplearse contra el Musulmán malvado:

"La instituci√≥n de caballer√≠a representa una consagraci√≥n clerical, para fines ideales y prop√≥sitos nobles, el impulso marcial del que la Iglesia se hab√≠a empe√Īado en apoyarse....".

Y todo por el estilo. Una mentira en cada sílaba. En realidad, los caballeros de Europa eran, con raras excepciones, brutos eróticos, sus damas igualmente, como todos los historiadores con autoridad así describen. El Papa, sus palabras se conservan en archivos históricos, observó el saqueo del altamente civilizado Oriente ante sus ojos al convocar la primera Cruzada; y la historia, casi de cabo a rabo, es una mezcla de superstición, concupiscencia, y salvajismo.

Sobre el Papa "San" Damaso I en la nueva gran enciclopedia de √©l se conoce que fue un inescrupuloso aventurero espa√Īol y, como los sacerdotes contempor√°neos le llamaban, "calentador de orejas de matronas." Los comentarios y referencias en el corto art√≠culo de la 11¬ļ edici√≥n sobre las matanzas incre√≠bles que se llevaron a cabo durante su elecci√≥n y su posterior acusaci√≥n (por adulterio) en la corte civil se eliminaron completamente.

Veamos el corto art√≠culo sobre la "Edad Media," no hay ning√ļn art√≠culo en la edici√≥n 11¬ļ de la Enciclopedia sobre el tema, entonces a un oscuro profesor de tercera clase de una Universidad Brit√°nica se le encarg√≥ escribir uno. El autor afirma, "anteriormente usada para cubrir el per√≠odo entero entre el fin de la civilizaci√≥n cl√°sica y el renacimiento del conocimiento en la siglo XV." Ning√ļn historiador la extiende m√°s all√° de fines del siglo XI. En resumen, el autor copia a ciertos profesores estadounidenses de tendencia cat√≥lica y que no proveen ninguna evidencia de que incluso puedan leer literatura medieval. El per√≠odo de la Edad Media es oscuro "debido a la insuficiencia de evidencia hist√≥rica" a√ļn as√≠ "un gran trabajo intelectual se hizo en condiciones desfavorables." Hoy en d√≠a nadie puede leer un libro escrito entre 420 y 1100 D.C.; no es por esto que se denomino "edad oscura". El escritor ni siquiera sabe que fue el Cardenal Baronio, "el Padre de Historia Cat√≥lica," fue quien acu√Ī√≥ la frase.

Peor a√ļn, desde el punto de vista hist√≥rico, es el art√≠culo sobre "La democracia." Se dice en la Nueva Edici√≥n que " no hab√≠a lugar" para la idea de democracia en la Edad Media," pero "la Cristiandad con su doctrina de hermandad y su sentido de amor y compasi√≥n hab√≠a introducido una idea desconocida al mundo pagano, la idea de la dignidad e importancia inherente al hombre ." Ah√≠ podemos observar de nuevo este volcado de serm√≥n salido de la pluma de un sacerdote en una enciclopedia moderna. Lo qu√© es peor, el escritor oculta, o ignora, que cuando la aspiraci√≥n democr√°tica apareci√≥ en Italia, fue el Papado quien se dedic√≥ con m√°s ah√≠nco a pelearla truculentamente durante dos siglos.

Analicemos el art√≠culo de "Galileo". Ya en la 11¬ļ edici√≥n, el art√≠culo hab√≠a sido escrito por un astr√≥nomo cat√≥lico, el art√≠culo se cort√≥ de cinco p√°ginas a dos (mientras se dedicaban 16 p√°ginas al f√ļtbol en la Encyclopedia). No se modifica el hecho de que en la primera condena de Galileo se le orden√≥ que no escribiese m√°s sobre el tema y "√©l prometi√≥ obedecer", dato que est√° plagado de dudas y se basa en pobres evidencias hist√≥ricas. Ambos escritores cat√≥licos rehusaron escribir y anotar la frase real e hist√≥rica de la condena de Galileo, en la que la Iglesia Romana aba cuenta de su posici√≥n sobre el asunto que era que constitu√≠a una "herej√≠a formal" afirmar que la Tierra giraba alrededor del sol.

El artículo "Herejía" de la edición antigua, sufrió el usual proceso discriminatorio de reducción. El escritor en la anterior edición había escrito: "Mientras la Iglesia cristiana era perseguida por el imperio pagano, ésta abogó por la libertad de conciencia, pero casi inmediatamente después de que el cristianismo se adoptara como la religión oficial del Imperio Romano comenzó la persecución de los hombres por sus creencias religiosas."

Este párrafo se eliminó, por supuesto. Posteriormente se suprimió una larga lista de otras persecuciones católicas llevadas a cabo en la Edad Media y se reemplazó el artículo por esta frase excesivamente imprecisa:

"Las herejías de la Edad Media no eran meramente materias de doctrina (aunque importantes) sino que eran síntomas de movimientos espirituales comunes a gente de muchas tierras y de una manera u otra amenazaban el poder del sistema Católico Romano."

Un artículo sobre el tema que francamente apunte a proveer los hechos al lector moderno habría mencionado por lo menos la pena de muerte que se imponía al culpable de herejía. Ni una palabra al respecto, aunque sobre el tema de la penalización de las opiniones religiosas todo esto es mencionado frecuentemente hoy en día.

El art√≠culo referente a "Hospitales" es un esp√©cimen del arte de la censura. Se divide en dos partes, historia y pr√°ctica moderna. En la secci√≥n hist√≥rica, no se observa ninguna modificaci√≥n, pero s√≠ en la secci√≥n de pr√°ctica moderna. ¬ŅFue debido a un error editorial o tipogr√°fico? Veamos. El art√≠culo antiguo da cuenta adecuada de las amplias provisiones para los enfermos en muchas civilizaciones precristianas, especialmente la Romana, y agrega:

"En la era Cristiana no se fund√≥ ning√ļn establecimiento para el alivio de enfermos hasta la √©poca de Constantino."

Podría haber agregado que aun entonces eran pocos y que se destinaron para separar al cristiano enfermo de los templos de Esculapio, que eran entonces los principales hospitales Romanos. Todo esto fue cortado y reemplazado por la siguiente declaración totalmente falsa y extraviada:

"Pero aunque no pueda sostenerse que los hospitales sean un resultado directo del cristianismo, sin duda la influencia humanista sobre ello fue importante, y con el crecer de la civilización, hombres y mujeres de muchas razas se percataron de que el tratamiento de enfermedades en edificios apartados exclusivamente para el cuidado de los enfermos era de hecho una necesidad en los distritos urbanos."

Fin del resumen del libro.

Esto es un breve ejemplo de cómo una obra, de amplia difusión, una obra de referencia de programas escolares, de estudios universitarios, de cátedras y de artículos científicos, puede ser alterada de forma sesgada para falsear la visión de la realidad del mundo y de la historia.

Esto es un breve ejemplo de cómo una obra puede emplearse para el Control Mental de las Masas, modificando la percepción de la verdad, de los hechos históricos y de la Ciencia.

Aquí hay una lista breve de títulos de McCabe que merece la pena buscar, conseguir, leer y difundir.

Mentiras y falacias de la Encyclopedia Britannica ("The Lies and Fallacies of the Encyclopedia Britannica : how powerful and shameless clerical forces castrated a famous work of reference"). Haldeman-Julius, Girard, Kansas,1947

Historia de los Papas, Watts & Co., London, 1939. The History of the Popes

El Vaticano entierra la Ley Internacional, Haldeman-Julius, Girard, Kansas, 1941. The Vatican buries International Law

La Verdad sobre la Iglesia Católica, Haldeman-Julius, Girard, Kansas 1926.

El Mito de la Erudición Católica The Myth of Catholic Scholarship, Haldeman-Julius, Girard, Kansas,1950.

El papado en la política de Hoy, The Papacy in Politics Today, Watts & Co., London, 1951.

El martirio de Ferrer. The Martyrdom of Ferrer, Watts & Co., London, 1909.

Vida y Cartas de George Jacob Holyoake. Life and Letters of George Jacob Holyoake.

Estudio de Escritores Antiguos. Survey of Ancient Writers.

12 A√Īos en un Monasterio. 12 Years in a Monastery.

History of the Jesuits.

El esplendor de la Espa√Īa Morisca. Splendor of Moorish Spain.

Ochenta a√Īos siendo Rebelde, Autobiograf√≠a. Eighty Years a Rebel, Autobiograph, Haldeman-Julius, Girard, Kansas,1947.

* Por Trinity

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES
---