La campaña de McCain desata la furia conservadora contra Obama

Oct 12 2008 @ 11:45pm
Por: Felipe IV
Publicado en: Política

Socialismo en Estados Unidos no, pero fascismo, ¿la próxima frontera?

Las bases republicanas creen asistir a la llegada del socialismo



Por Antonio Caño - El País, España

"Estoy aterrorizado, estoy realmente asustado porque lo que está en juego el 4 de noviembre es la libertad frente al socialismo". Esta frase, pronunciada ayer en una entrevista por el congresista republicano Tom Feeney, de Florida, por muy disparatada que pueda parecer, es un perfecto ejemplo del tono adquirido por la campaña presidencial norteamericana, en la que los ataques a Barack Obama han alcanzado tal virulencia que empiezan a preocupar incluso a los propios estrategas republicanos.

Los gritos de "terrorista" o "comunista" proferidos contra Obama, así como las peticiones de "acabar con él", "darle fuerte" o "impedir que sea presidente", se están haciendo reiterados en los mítines del candidato republicano, John McCain, sin que ni él ni su compañera, Sarah Palin, hagan nada por impedirlo ni desautoricen claramente a quienes los pronuncian. Con frecuencia, ambos responden con sonrisas a las peticiones del público de emplearse aún con más dureza contra el candidato demócrata. "Se lo ruego, senador, desenmascárelo", le pedía un espectador de su mitin en Milwaukee. "Estamos rabiosos, sí, estamos rabiosos, y no es por la economía, sino porque este país está a punto de caer en el socialismo", le decía otro.

Dos días antes, en Florida, el sheriff de un condado pronunció, vestido de uniforme, el discurso de presentación de McCain y se refirió constantemente a Obama por su nombre completo, Barack Husein Obama, como hacen otros oradores en otros actos republicanos para destacar el apellido árabe del posible próximo presidente.

La cadena de televisión Fox y otros medios conservadores propagan cada día nuevas dudas y sospechas sobre el pasado o las relaciones personales de Obama dentro de una estrategia que trata de dibujar al candidato demócrata como un peligro intolerable. Ayer, el diario The Wall Street Journal informaba de que un asesor de Obama para las relaciones con la comunidad musulmana participó el mes pasado en una reunión con varios grupos islámicos, entre los que estaba uno que la Administración vincula con Hamás. The Washington Times contaba también ayer que Obama había presionado al Gobierno iraquí para que no firmase un acuerdo con George Bush.

El goteo de este tipo de historias coincide con la elevación del tono crítico por parte del propio McCain y de su entorno. El candidato no sólo no ha condenado el lenguaje injurioso contra Obama, sino que, en parte, lo ha estimulado. Tras escuchar algunos de los más feroces insultos contra su rival en uno de los últimos mítines, McCain contestó: "De acuerdo, con su ayuda y la de toda la gente en esta sala vamos a descubrir quién es [Obama]".

En una entrevista, la esposa de McCain, Cindy McCain, que tenía hasta hace poco un hijo en Irak, ha responsabilizado indirectamente a Obama por la muerte de soldados norteamericanos en esa guerra: "El día que el senador Obama decidió emitir su voto en contra de los fondos para mi hijo sentí cómo un escalofrío recorría mi cuerpo".

Esta estrategia de ataques personales se recrudece en la medida en que aumenta la ventaja de Obama en las encuestas y ha generado un estado de furia entre las bases republicanas desconocido hasta la fecha y superior a lo que suele ser habitual en las campañas políticas en EE UU, incluso de acuerdo con los estándares de polarización de los últimos años.

La campaña demócrata, especialmente el candidato a la vicepresidencia, Joe Biden, ha aludido a la actitud errática de McCain sobre la crisis económica y ha acusado al candidato republicano de no importarle los problemas de los norteamericanos. Pero ni Biden ni Obama han llegado al cuerpo a cuerpo con su oponente.

Obama salió ayer, no obstante, a rebatir una de las principales acusaciones contra él, la de su relación con William Ayers, un profesor universitario de Chicago que en los años sesenta perteneció a un grupo terrorista. Obama dijo en una entrevista en la radio que conoció a Ayers en una conferencia en la que participaron también varios políticos republicanos, que cooperó con él en varios proyectos sociales (uno era un trabajador comunitario y el otro un profesor especializado en política educativa) y que sólo tiempo después supo de los "condenables actos en los que estuvo envuelto en su juventud".

Es difícil que esta aclaración apague la cólera de las bases republicanas. Esa excitación, unida al nerviosismo entre los ciudadanos por la persistencia de la crisis financiera, ha creado un ambiente de enorme tensión en estas últimas semanas de campaña. Algunos analistas conservadores defienden el derecho de McCain de usar el arma de la descalificación personal. Karl Rove, el que fuera el gran asesor de Bush, asegura que es una obligación de McCain destapar al verdadero Obama. Pero otros republicanos citados ayer por The Wall Street Journal creen que esta estrategia se les está yendo de la mano. La campaña de McCain duda, por ejemplo, de la conveniencia de poner en circulación una serie de ataques sobre el pastor Jeremiah Wright, a cuya iglesia acudía Obama, que podrían estimular el odio racista.

Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES