Masculinidad, Feminismo, Homosexualidad y Viagra

Mar 04 2009 @ 08:36pm
Por: Seduce Mujeres Com
Publicado en: Contraespionaje
Ya habrás escuchado de la "Edad de Piedra", la "Edad de Hielo" y la "Era de la Información". Esta es la "Edad del Viagra" la era de la impotencia masculina. Los comerciales de televisión dicen que 1/3 de todos los hombres sufren de "disfunción eréctil" atribuido a la presión alta, al cáncer de próstata o a la diabetes.

Sospecho, a menudo, que en la cima esta el feminismo. Las mujeres deberían de ceder poder a los hombres pero por un largo tiempo han hecho todo lo contrario. En lugar de tomar la pequeña pastilla azul, los hombres necesitan reclamar su poder masculino.

El feminismo ha creado un conflicto de poder en el sentido que las mujeres buscan suplantar a los hombres en su rol y quieren que los hombres las suplanten a ellas en el suyo. Un amigo describe a sus amigos casdos como "lobos acorralándose entre sí". El problema es siempre el mismo: las mujeres quieren suplantar a sus esposos. En el trabajo, un hombre puede aceptar el liderazo de una mujer. Pero en la esféra íntima, un hombre que reciba órdenes de una mujer no es un hombre y usualmente no se puede desempeñar como hombre. El ve a su madre y se siente como niño de nuevo.

El poder es sinónimo de identidad masculina. La impotencia literalmente significa "sin poder". Nosotros nunca diríamos que una mujer es "impotente", ella es "infértil" o "frígida". Un hombre no puede amar si no tiene el poder. El hombre expresa su amor ejerciendo su poder. Las mujeres ahora quieren quitarle el poder a los hombres y luego las ingenuas se preguntan por que ya no las aman.

Personalmente me sentí liberado cuando finalmente comprendí que tener poder era todo de lo que se trataba ser un hombre. Decidí entonces ir al extranjero a conseguirme una mujer tradicional y para ello fui a Latinoamérica y al sudeste asiático. Encontré a una mujer tradicional y por primera vez en mi vida descubrí la felicidad y de igual modo ella. Tenemos una relación donde las fricciones llegan al 0%. Ella comparte conmigo lo que piensa pero nunca me dice qué hacer. Nunca se queja, nunca critica. En el pasado, las mujeres me chantajeaban haciendo escenitas infantiles. Aún me encuentro a la expectativa de si eso pasa de nuevo. Yo hago las compras y cocino, tampoco piensen que mi relación es tan rígida. Hago todo lo posible por hacerla feliz y tengo éxito en ello.

El gesto de un hombre abriendo la puerta para una mujer ilustra cómo hombres y mujeres deberían comportarse. Todos sabemos que una mujer puede abrir la puerta por sí misma. Pero cuando un hombre lo hace, esta afirmando la feminidad, belleza y encanto de ella. Cuando ella acepta este gesto, ella esta validando el poder masculino del hombre. Este intercambio, la mujer sometiendo su poder a cambio del amor del hombre, es la esencia de la heterosexualidad. A fin de desarrollarse emocionalmente, hombres y mujeres necesitan esta validación mutual tanto como el sexo mismo. El sexo es la expresión de esto que estamos hablando.

Bajo la tóxica influencia del feminismo, las mujeres han abierto sus propias puertas. Ni la identidad sexual es validad, ni madura emocionalmente. Los hombres se sienten redundantes e impotentes; las mujeres se sienten rechazadas y asexuales.

( ... HAZ CLICK para Continuar Leyendo ... )