Preocupación en Brasil por la llamada

Oct 14 2008 @ 08:58pm
Por: Felipe IV
Publicado en: Crisis financiera

La fuerte devaluación de la moneda brasileña

El efecto de la cumbre del G20 financiero ocurrida el sábado en Washington, entre potencias y principales países emergentes, "es prácticamente nulo" sugerían el domingo fuentes del gobierno brasileño.



Por Eleonora Gosman - Clarín

Primero hubo desilusión por la ineficacia de ese encuentro en la sede del FMI para proponer alternativas a la crisis mundial; pero después el escepticismo se vio reemplazado por una creciente preocupación. Nadie sabía predecir, anoche, cómo será hoy la evolución de la Bolsa de San Pablo y qué valor puede llegar a tener el dólar, divisa que el viernes terminó cotizada a 2,32 reales.

Oficialmente, se actúa con la mayor de las cautelas y se trata de evitar señales que puedan interpretarse como algún quiebre inminente de instituciones financieras. Pero no deja de ser un dato que en el propio Ministerio de Hacienda, conducido por Guido Mantega, haya técnicos que ven en Brasil un fenómeno similar a las "subprime" de Estados Unidos (la especulación con hipotecas que llevó a la quiebra a más de un banco).

De acuerdo con esos economistas, que por razones obvias hablaron "off the record", el "estallido" en Brasil es el de la "burbuja cambiaria". En palabras sencillas: que el dólar haya bajado en el mercado brasileño hasta costar apenas 1,56 reales en agosto debería haber indicado que existía un "gran casino" alrededor de la moneda de Brasil. Los informes indican que en el momento en que los bancos comenzaron a caer como fichas de dominó en el mundo, empresas e instituciones financieras movían en ese juego del cambio 40.000 millones de dólares.

Son las famosas operaciones de venta a futuro. En estas condiciones, grandes holdings que habían apostado a ganancias extraordinarias basadas en una cotización cada vez más desfavorable al dólar se vieron de repente sumidas en grandes pérdidas por cuenta de un real que se devalúa día a día.

No deja de ser sorprendente que las empresas más comprometidas con las pérdidas sean precisamente aquellas que más exportan como es el caso de Sadia, de la alimentación, y la papelera Votorantim.

El gobierno de Lula da Silva todavía no tiene un relevamiento extenso de los daños. Pero están seguros que no sólo afecta a las grandes sino también a las medias.

El economista Roberto Mendonza de Barros, cuyo hermano fue funcionario del gobierno socialdemócrata de Cardoso -y fue culpado judicialmente de haber evadido millones de dólares al exterior durante el ejercicio de su cargo--, sostuvo que "ya no existe más el ambiente de previsibilidad que existía hasta hace dos meses. Es probable que veamos casos de insolvencia".

Para el presidente del banco Itaú, Roberto Setubal, los países emergentes, entre ellos el suyo, sufrirán consecuencias por la salida de capitales.

No obstante creyó conveniente señalar: "El impacto será menor en países que tienen cambio flotante y elevadas reservas internacionales (caso Brasil)". Para él, lo que tendrá que hacer Lula es "un ajuste blando".

En eso está enfocado ahora el Palacio del Planalto (la Casa de Gobierno de Brasil). Pero el ajuste no será tan blando como predica Setubal. Según el ministro de Planificación Paulo Bernardo "tendremos que usar el cuchillo para cortar gastos sociales, si es preciso".



Si no estas suscrito a Cherada.com, registrate hoy (es gratis) para recibir boletines diarios, conteniendo informacion actualizada de las tematicas del momento. Protegemos tu privacidad y puedes desinscribirte en cualquier momento. Registrate en: http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=cherada&loc=es_ES