Select Page

El Orden Económico Natural: Definición más precisa del concepto "libre tierra?

El Orden Económico Natural: Definición más precisa del concepto "libre tierra?

Al hablar de libre tierra se pensará sin duda en primer término en las vastas extensiones incultivadas de Norte y Sudamérica. Esta libre tierra puede alcanzarse fácilmente y con gastos relativamente reducidos. El clima es apto para el desenvolvimiento del europeo, las condiciones sociales son atrayentes para muchos; las condiciones de seguridad para la vida y los bienes no son malas. El recién llegado es alojado por cuenta del Estado, unos 8 ó 15 días, en el “Hotel de Inmigrantes”, y en algunos países obtiene pasaje gratuito para viajar hasta el límite de las tierras pobladas. Aquí llegado, tiene plena libertad de instalarse de inmediato. Puede elegir el terreno que más le plazca: campo de pastoreo para ganado, campo de cultivo, monte. La franja de tierra a que tiene derecho legal, ha sido ampliamente calculada para el aprovechamiento total de la capacidad de trabajo aún de la familia más numerosa. Ni bien el colono ha plantado sus cuatro postes esquineros en el campo e informado a la oficina de tierras, puede ya comenzar con el trabajo. Nadie se lo impide, nadie le pregunta quién le ha autorizado a cultivar la tierra y recoger el fruto de su trabajo. Él es dueño del campo delimitado por aquellos cuatro esquineros.

Designamos a este tipo de campo con el nombre de libre tierra de primer grado. Indudablemente esta libre tierra ya no se encuentra en las regiones pobladas, sino únicamente en zonas en las que todavía vive muy poca gente. No obstante, en territorios ya colonizados, suele encontrarse aún, dilatadas, a veces enormes extensiones de tierra que no se explotan y que por el abuso de ciertos poderes del estado, han pasado a ser propiedad particular de algún individuo, que vive en países completamente distintos del globo. Apuesto a que en Europa existen muchos miles de personas que en conjunto poseen cientos de millones de hectáreas de campo como el mencionado, en América, África, Australia y Asia. Quien desee una fracción de estas tierras tendrá que ponerse de acuerdo con sus propietarios. Generalmente podrá comprar o arrendarse lo deseado por una suma realmente ínfima. Si por una hectárea de campo que se piensa cultivar debe pagarse 0,10 cts. de arriendo, ello no ha de influir prácticamente para nada sobre el rendimiento del trabajo. Esta tierra condicionalmente libre, la calificamos de libre tierra de segundo grado.

Libre tierra de primero y segundo grado se encuentra aún en extensiones considerables. No siempre es suelo de primera calidad. Con frecuencia está cubierto por bosques tupidos, que requieren largos trabajos de desmonte. Grandes extensiones sufren por la escasez de agua y sólo pueden fertilizarse por medio de costosas obras de irrigación. Otros campos, a veces justamente los más fértiles, deben ser drenados, los valles y las zonas apartadas requieren carreteras de acceso, sin las cuales el intercambio de productos sería imposible. Libre tierra de esta naturaleza sólo puede considerarse para emigrantes adinerados o de mucho crédito. Para la teoría de la renta inmobiliaria y del salario resulta sin embargo indiferente si la libre tierra es explotada por una sociedad de capitalistas o directamente por el emigrante. Todo esto concierne tan sólo al capital y a su interés. Si el colono labra la tierra preparada para el cultivo por irrigación o desecación, es decir por la inversión de capital, deberá pagar por el usufructo de estas mejoras el interés habitual y agregarlo a sus gastos de producción.

Para aquellos, sin embargo, particulares o sociedades, que poseen los medios necesarios para obras de mejoramiento en gran escala, puede afirmarse que hoy en día la mitad del mundo es aún libre tierra. Las mejores tierras de California a lo largo de los Montes Rocosos, eran hasta hace poco un desierto. Ahora son un edén de dimensiones fantásticas. Los ingleses han transformado al Egipto por la represa del Nilo, en un país nuevamente habitable por millones y millones de almas. Y del mismo modo se entregarán pronto al cultivo el Zuyderzee (Holanda), la Mesopotamia y muchos otros desiertos. Puede afirmarse pues, que la humanidad tendrá a su disposición por tiempo indefinido esta clase de libre tierra de segundo grado.

[goodbye]apocalipsis[/goodbye]

 

Planes de Posicionamiento disponibles en Cherada.net

Loading...

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.