Select Page

Kiss!! muacc

Kiss!! muacc

El beso es el primer contacto con nuestra nueva pareja. Y ese primer contacto puede llegar a ser tan importante como para decidir, basándonos en él, si tendrá lugar una segunda cita o no. Quizás sean las mujeres las que más importancia le den a ese primer beso.

El primer beso puede ser bastante preocupante para personas muy tímidas, que temen en extremo ser rechazadas. Para ellos un consejito: Si quieres estar seguro que tu beso será correspondido, coge una mano de tu nueva pareja y colócala entre las tuyas. Si la retira, espera a una mejor ocasión. Pero si el/ella permite este contacto durante unos minutos e incluso coloca su otra mano libre sobre las tuyas, lánzate a por ese beso.

Muchas personas, sobre los más jóvenes (y pasionales), confunden la acción de besar con la de pegar sellos: puro ejercicio lingüístico. Nada más lejos de la realidad.

El beso es todo sentimiento, y besamos de forma totalmente intuitiva, ya que no es asignatura en el colegio. Pero aunque no se cuestión de materia escolar, hay ciertas pautas lógicas que debemos tener en cuenta, por ejemplo:

Si estás en un lugar público, evita emitir sonidos. No es muy agradable ir al cine y escuchar los sorbetones de la pareja de al lado.

Cuida tu aliento. Sobre todo si uno de los dos fuma el beso puede resultar como pegarle un lametón a un cenicero.

Si los dos usan gafas, quítatelas antes de besar a tu pareja.

Y siempre, siempre, traga saliva antes de besar “con lengua”. Los besos húmedos están muy bien, pero chorreando no le gusta a nadie.

Y ahora pasemos a los diferentes tipos de besos. Dejaremos, por supuesto, a un lado los besitos esos que damos por compromiso a la familia y conocidos, y que hacen más ruido que otra cosa. Esos no cuentan.

Los besos sin lengua
Son los más sensuales. Pero no debéis limitaros al mua: labios contra labios. Juega con ellos. Atrapa uno de los dos tu pareja con los tuyos. Besa sus comisuras. Extiéndete por toda su cara, sus mejillas, su frente, sus párpados… Roza sus labios con la punta de tu lengua (sin llegar a introducirla en su boca) entre beso y beso.

Los besos con lengua
Comportan una mayor carga sexual. Si están bien dados, claro. En caso contrario, casi revuelven el estómago y ya sabemos con quién no volver a salir en la vida. Porque no consisten en “meter la lengua hasta la garganta”, como muchos creen. También deberás tener en cuenta que tal vez a tu pareja le guste respirar de vez en cuando, así que no debemos agobiar con besos demasiado largos y profundos.

Cuando beses “con lengua” comienza introduciendo la punta de tu lengua suavemente en su boca para acariciar con ella la lengua de tu pareja. Juguetea dentro de su boca. Acaricia sus dientes, su paladar, explora su boca. Pero permitiendo que tu pareja también juegue en la tuya.

Lo mejor es alternar los dos tipos de besos para que resulte sensual y sexual al mismo tiempo. Los besos pueden ser considerados una señal de amor, así que no olvides besar a tu compañero/a con la mayor frecuencia posible.

Conoce los diferentes tipos de besos

Trompita o seco: Muy utilizado como saludo cariñoso. Puede dar pie a uno más apasionado. Sólo se trata de apoyar los labios de uno contra los del otro y ponerlos en forma de trompita. En algunos países es utilizado como un saludo común entre amigos, sin ningún tipo de connotación sexual.

Tímido: Significa que no hay demasiada confianza aún. No te preocupes, rápidamente se adquiere. Quizás sea el primero de la relación o uno a las apuradas. Hay un mayor compromiso que en el caso anterior, pero aún la pasión no ha desbordado a los enamorados.

Alien: El que besa se apodera de la boca del otro, hasta dejarlo casi sin respiración. Es como si quisiera apoderarse del otro. Demuestra que es un ser apasionado.

Cazador: El que lo da es desbordado por la pasión y muerde los labios del otro. Se recomienda utilizarlo una vez, para no dejar secuelas. El que lo recibe siente que quiere ser “comido” por el otro, poseído.

De película: Al mejor estilo Hollywood. Mientras se besa, se inclina al otro hacia atrás, como invitándolo a estar más cómodo. Este estilo se impuso en las películas de los años 50 y se convirtió en un clásico. Si bien no es utilizado con frecuencia, es muy romántico.

Apasionado o ardiente: Es inevitable que con este estilo de beso suba la temperatura de los enamorados. Porque ambos se olvidan del mundo y están entregados a los sentidos. Sin duda alguna es uno de los más eróticos.

En el cuello: Esta es una de las zonas más sensibles y eróticas del cuerpo. Complementa los otros estilos de beso e implica una mayor intimidad entre los amantes. El que lo recibe se entrega al otro. ¿Conoces otros tipos de besos?

 

Planes de Posicionamiento disponibles en Cherada.net

Loading...

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.