El Gobierno salvadoreño se esta beneficiando sin precedentes de la escalada de precios en el petróleo al recaudar más impuestos de los ya abatidos consumidores que ya no esconden su preocupación ante la imparable espiral de aumentos de los combustibles que está poniendo todos los precios de la canasta básica por las nubes.

[goodbye]apocalipsis[/goodbye]