Un modelo especulativo que se hunde día a día